Menú
Del 754 al 911: Una historia de evolución

Del 754 al 911: Una historia de evolución

El Porsche 356 fue el primer automóvil de serie fabricado por la marca automovilística alemana entre 1948 y 1965. Era un deportivo de 4 plazas con motor trasero derivado del Volkswagen 4 cilindros bóxer de 1.131 centímetros cúbicos y ubicado justo delante del eje trasero, bastidor de aluminio y chasis de acero tubular. Además, el primitivo 356 de 40 caballos a 4.000 RPM estaba disponible en carrocerías coupé y roadster.

Sin embargo, a finales de los años 50 el Porsche 356 se encontraba en el límite de sus capacidades. Ya que el potencial del motor, el chasis y la carrocería se habían debilitado casi del todo. Así que, después de varias ideas preliminares que incluían un 4 plazas, las primeras especificaciones para un sustituto del 356 fueron tomando forma.

Evolución, no revolución

En este sentido, es muy significativa la lista de objetivos anotada en papel cuadriculado por 'Ferry' Porsche que incluía las siguientes propiedades:

  • 2 plazas con 2 cómodos asientos reclinables.
  • Espejo retrovisor integrado.
  • Entrada más fácil.

Por su parte, el Departamento de Ventas de Porsche añadió las especificaciones siguientes:

  • Conservar la línea anterior de Porsche.
  • No es un automóvil fundamentalmente nuevo.
  • Carácter deportivo.

La dirección general era clara: evolución, no revolución.

Asimismo esta premisa se aplicaría a a la tecnología. El principio de conducción se mantendría, incluido el motor plano en la parte trasera, pero el concepto del chasis se modernizaría.

Porsche Type 754 T7
 

En esos años Porsche no tenía todavía un Departamento de Diseño y la decisión sobre la forma era parte del proceso de desarrollo del vehículo. Así que, al principio, el foco se centró sobre la forma de la futura serie de deportivos. Así, se consideraron varias propuestas de los ingenieros de la marca y de reconocidos diseñadores de la época. Sin embargo, ninguno de ellos obtuvo la aprobación de 'Ferry' Porsche. A pesar de que en algunas de las mismas el futuro modelo había sido dibujado con gran elegancia. Pero el director de la compañía no las sentía como un Porsche.

Así las cosas, llego una idea nueva para el futuro coche de un recién incorporado a la compañía en 1957: Ferdinand Alexander 'Butzi' Porsche. De modo que en 1959 el hijo de 'Ferry' Porsche diseñó un modelo de coupé que por primera vez se acercaba a las ideas del fundador. Y, sobre la base de sus diseños, se creo en 1960 el Porsche 695, un prometedor deportivo 4 plazas también conocido como prototipo T7.

Era el principio del modelo que con el paso de los años y la evolución del diseño y la tecnología se convertiría en el Porsche 911.

El principio de la evolución: el precursor del 911
 

El proyecto de 'Butzi' Porsche para el Porsche Type 754 de 1959 ya presentaba la mayoría de las icónicas características típicas del diseño moderno que apreciamos en el Porsche 911. Como el capó aplanado entre las aletas independientes. O los faros inclinados incorporados. O los pilares en A con el parabrisas. Y como la elegante sección trasera.

Asimismo, casi todos los requisitos de las especificaciones mencionadas se habían cumplido en el diseño de FA Porsche, como lo llamaron sus colegas. Con una sola  excepción: el estilo 'fastback' que se había exigido para la carrocería. Además 'Ferry' Porsche insistió en esta característica, lo que significaba rechazar el 4 plazas para conseguir que el parabrisas trasero formará un plano continuo con la cola. Y, como un compromiso, la distancia entre ejes de 2,40 metros del diseño anterior se acortó hasta los 2,20 metros.

Presentación del nuevo Porsche Type 901
 

Así, en 1962 se comenzó a trabajar en el desarrollo del coupé fastback con una disposición de asientos de 2x2. Su número de tipo era el 901. La noche del viernes 9 de noviembre de 1962 el primer prototipo salió de las puertas de la fábrica del distrito de Zuffenhausen en Stuttgart para una prueba de conducción. Y se siguió trabajando en él.

Pero para septiembre de 1963 se necesitaba ya un automóvil listo para conducir, de modo que la presentación mundial se pudiera celebrar en el Salón del Automóvil de Fráncfort, IAA por sus siglas en alemán (Internationale Automobil-Ausstellung) que tendría lugar ese mes. Sin embargo, los ingenieros de Porsche trabajaban fuerte no solo en el futuro 901 sino también en toda una gama de solicitudes de diseño. Hay que tener en cuenta que entonces Porsche era una demandada oficina de diseño de automóviles para otras escuderías, además de fabricar sus propios deportivos. Y una complicación adicional fue que Reutter, el proveedor de la carrocería, se mostró reticente a realizar la inversión necesaria para el nuevo modelo.

De modo que, para asegurar que la producción en serie del nuevo modelo fuera incluso posible, Porsche tomó una decisión transcendental. Y en el verano de 1963 la compañía alemana se hizo cargo de la planta de prensado.

Porsche Type 901 de 1963
 

Ya superados todos los inconvenientes, en el IAA de Fráncfort, Porsche celebró la presentación mundial de su modelo 901 con un vehículo de serie previa, a pesar de que sus especificaciones todavía estaban por completarse.

Así que no fue hasta mayo de 1964 cuando el desarrollo del vehículo había avanzado hasta una etapa en la que el nuevo modelo podría presentarse a los profesionales de la industria. El motor plano de 6 cilindros con 8 cojinetes en el cigüeñal era un desarrollo nuevo por completo. La lubricación de cárter seco garantizaba un suministro adecuado de aceite, incluso con altas aceleraciones longitudinales y laterales. El árbol de levas rotado en cada una de las culatas estaba impulsado por ejes intermedios y una cadena. Y el el motor, con una relación de compresión de 9:1, rendía una potencia de 130 caballos a 6.200 revoluciones por minuto desde un desplazamiento de 1.991 centímetros cúbicos.

Además, en el lateral del tubo de escape, Porsche adoptó para su nuevo 901 un enfoque testado en el 356 para la calefacción del vehículo a través de intercambiadores de calor. Así, las tuberías de calefacción se redirigieron a las cajas del alféizar, con respiraderos a la altura del espacio para los pies. Por su parte, la ventana trasera y el parabrisas recibían aire caliente de forma directa a través de los orificios del sistema antihielos. Y con el fin de evitar cualquier reducción de la comodidad en comparación con los vehículos refrigerados por agua fabricados por los competidores, se dotó a la parte delantera del Porsche 901 de calefacción adicional de serie. Asimismo se utilizó una transmisión de 5 velocidades recién desarrollada que se instaló en el Porsche 904 Carrera GTS, que debutó al mismo tiempo que el Type 901.

Del 901 al 911: producción en serie y cambio de nombre
 

Un año después de su presentación oficial en el IAA de Fráncfort, a mediados de septiembre de 1964, el Porsche 901 comenzó a producirse en serie. Y, como comentábamos en el artículo 'Sabías qué el Porsche 911 se denominó 901' , cuando en octubre de ese año se presentó el flamante nuevo deportivo en el Salón del Automóvil de París empezaron los problemas. Porque Peugeot decidió vetar la denominación del nuevo modelo. El motivo era que el fabricante de automóviles francés había registrado la designación de modelos con 3 cifras y un 0 en el centro. Así que la designación de Type 901 resultaba una violación de la protección de los derechos de autor y de la marca francesa.

Tras valorar la demanda, el equipo de Administración de Ventas de Porsche sugirió que se cambiese el número del modelo de forma simple: solo reemplazando el '0' por un '1'. Además, con esta sencilla y pragmática solución se conseguía el beneficio añadido de no tener que realizar grandes cambios en los diseños que ya se habían preparado para copias de ventas, folletos de publicidad, instrucciones de funcionamiento y otros documentos similares.

Así, el jueves 22 de octubre de 1964, 'Ferry' Porsche ordenó que se cambiara el nombre. A partir de ese día, el Porsche 901 pasó a ser el Porsche 911. La evolución desde el 754 al 911 había concluido.

Además, ese mismo día se estaba fabricando un vehículo Type 901 en el Departamento de Producción que ya saldría a la carretera con el nuevo nombre de Porsche 911. Fue el tercer y último vehículo construido ese jueves. Era un coupé rojo con el número de chasis 300 057. En la actualidad el 'Número 57' es el orgullo y la alegría del Museo Porsche de Stuttgart, Alemania.

Asimismo, hasta el cambio de nombre se fabricaron un total de 82 unidades del Porsche 901. Hoy por hoy alguno de ellos todavía rueda por las carreteras del mundo y todos ellos son ejemplares excepcionales y piezas muy apreciadas por los coleccionistas.

Compartir 

Otros artículos que te interesarán

Etiqueta: Porsche 901