Menú

El aplastante triunfo de Porsche en Le Mans 1976: “Nuestra victoria es tu beneficio”

En la edición de 1976, el ligero, potente y fiable Porsche 936 recuperaba para la marca el trono de Le Mans de la mano de la leyenda belga del automovilismo Jacky Ickx y el holandés Gijsbert van Lennep.

Este cartel posterior a la carrera es una muestra más del extraordinario legado de Porsche plasmado en imágenes a través de la exquisita labor de arte gráfico que desarrolló en sus anuncios durante toda la segunda mitad del siglo XX.

La ocasión, sin duda, lo merecía. El prototipo Porsche 936 se impuso en la categoría absoluta con una superioridad aplastente sin precedentes. Mientras lideraba la prueba, ya pasada la noche, llevaba tanta ventaja al segundo clasificado que los mecánicos pudieron reparar un escape agrietado durante más de 30 minutos sin perder la primera posición. No quisieron arriesgar después de que, a lo largo de la mañana, el coche hermano quedara fuera de la carrera por una rotura en la transmisión.

Al final batieron un récord y acabaron la carrera con 11 vueltas de ventaja, unos 140 kilómetros de distancia con su más inmediato perseguidor, el Mirage GR8 Ford de los pilotos franceses François Migault y Jean-Louis Lafosse.

La clasificación de los 10 primeros en la carrera se puede apreciar en el póster debajo del legendario Porsche 936 que asoma sobre el asfalto dispuesto a encarar la mítica recta de Les Hunaudières (en la que alcanzaba sus 350 km/h de velocidad máxima) y justo encima del atractivo eslogan “Nuestra victoria es tu beneficio”; el de todos los ‘porschistas,’ claro.

El prototipo de carreras que devolvió a Porsche a la senda del triunfo en su competición fetiche continuaba con la tradición de utilizar un motor bóxer de 6 cilindros. Con tan sólo 2,1 litros de cilindrada, aunque turboalimentado en este caso, el Porsche 936 llegaba hasta los 540 CV. No era la primera edición en la que los motores turbo aparecían por el circuito de La Sarthe, pero sí la primera vez que varios de los favoritos, a priori, a la victoria, montaban en sus propulsores esa tecnología.

El chasis era del tipo multitubular compuesto de aluminio y sujetaba una innovadora carrocería de fibra de vidrio que lo permitía pesar en torno a los 700 kilogramos. Sus dimensiones eran 4,96 m (largo) x 1,92 m (ancho) x 1,27 m (alto).

El equipo Porsche Martini volvía de manera oficial al circuito de La Sarthe. Acompañando a los dos Gr.6 de 2,1 litros que disputaron la prueba, había varios Gr.5. centrados alrededor del 935 con motor de 2,9 litros turbo y dos antiguos 908 con el mismo motor que el de los 936. Los 934 y 911 copaban la categoría del Gr.4.

Compartir