Menú
 El Fetzenflieger

El Fetzenflieger

Un apodo extraordinario para un vehículo excepcional: a pesar de su discapacidad física, el piloto austriaco Otto Mathé celebró muchos éxitos al volante de su coche construido por él mismo con un motor de carreras Porsche de fábrica.

Otto Mathé, nacido en Austria, queda con un brazo funcional después de un accidente de moto durante una carrera en septiembre de 1934, lo que provoca que su brazo derecho quede paralizado por debajo del codo. No es que le impida seguir participando activamente en deportes de motor, sino todo lo contrario. Mathé toma un enfoque de "doble o nada" y cambia a cuatro ruedas. Renunciar nunca es una posibilidad, y desde ese momento su pasión por los automóviles se centra en Porsche. A mediados de la década de 1950, es cada vez más conocido por llegar a sus pistas favoritas con un vehículo bastante inusual: el "Fetzenflieger".

Aunque combinar los componentes de Volkswagen con el rendimiento del motor Porsche técnicamente hace que el monopolaza sea un coche de Fórmula 2, Mathé siempre tiene a su disposición un conjunto de guardabarros atornillados, luces, un segundo asiento y una rueda de repuesto, por lo que en poco tiempo su dispositivo está listo para competir en otras series de carreras donde fuera necesario. Con la palanca de cambios instalada a la izquierda, el lado de su mano aún funcional, se apoya en el volante para cambiar de marcha: una postura que hace que el austriaco sea mundialmente famoso. Y a pesar de su discapacidad física, Mathè supera regularmente a la competencia, dejando a los conductores más agudos en su lugar.

La peculiar carrera de Porsche turbocharges de Otto Mathé. El coche de carrera de fabricación propia, con revestimiento de aluminio hecho a mano que aloja un motor de carreras de fábrica de 1.5 litros (Spyder), y más tarde un motor Fuhrmann del 356 A Carrera GT, es sin duda uno de los coches de carreras Porsche más inusuales que se hayan visto. El centro de gravedad extremadamente bajo, la corta distancia entre ejes y el motor instalado en la parte delantera del eje trasero dan como resultado características de conducción extraordinarias, mientras que un peso en vacío de solo 395 kilogramos y 130 CV permite una aceleración de más de 200 km/h. Pero no es solo por esas cualidades que el extraño apodo de "Fetzenflieger" o "shreds flyer" se acuñó para este coche.

Mathé deja el panel lateral abierto para facilitar un cambio más rápido de las bujías cuando sea necesario. Todo lo que protege a los carburadores de la suciedad entrante son dos lonas de tela superpuestas, que también funcionan como filtros de aire y, en ocasiones, fallos en el encendido prenden la tela, y el vehículo a alta velocidad deja fragmentos llameantes en la pista detrás de ella.

El Fetzenflieger se usó principalmente en carreras de pista de arena y carreras de hielo; Un ejemplo de esto último es la legendaria carrera que conmemora al Dr. h.c. Ferdinand Porsche en Zell am See. Otto Mathé estableció un tiempo récord allí en 1956, completando el curso de hielo de cuatro kilómetros en solo 157 segundos, dejando atrás al jefe de Porsche PR y al piloto de carreras Huschke von Hanstein y Richard von Frankenberg. Ese día, unos 3,000 fanáticos del automovilismo fueron cautivados por el Fetzenflieger al pie del Großglockner.
 

Compartir