Menú
Fuego sobre el hielo

Fuego sobre el hielo

La legendaria “Carrera de Hielo” en Zell am See, Austria, será resucitada. Las leyendas de Porsche motorsport, estarán tras los volantes.

Aunque fue poco más que diversión para los vistantes de Suiza en la decada de 1930, rápidamente los austriacos transformaron la actividad en un espectacular evento. En St. Moritz, era un asunto bastante tranquilo, que involucraba poco más que a varios caballos sin jinete que tiraban de una cuerda que arrastraba a los esquiadores sobre el lago congelado.

El paisaje alrededor de Zell am See tenia las mismas cualidades celestiales que St. Moritz, con el amenazante Bergsee, un impresionante fondo alpino de imponentes picos blancos que brillan con el aire frío del invierno, y que ha sido aún más bendecido cuando el profesor Ferdinand Porsche decidió hacer su hogar familiar en esta ubicación de postal al pie del Schmittenhöhe.

Gran Premio en el hielo

Con un agudo sentido de cómo presentar un gran espectáculo, el residente de Zell reemplazo los pesados equinos de Engadin por motocicletas, lo que impulsó a los esquiadores más intrépidos a cruzar el lago a velocidades increíbles. El skijöring (esquí tirado) de Zell am See ofreció todo lo que el público esperaba ya en 1937, aunque realmente comenzó a florecer tras la Segunda Guerra Mundial. Desde 1952 el evento se llevaba a cabo en memoria del gran diseñador Dr. Prof. h.c. Ferdinand Porsche, cuando se convirtió en algo así como un Gran Premio sobre el hielo, con clasificaciones separadas de motos y coches.

El siguiente paso natural para el emergente fabricante de vehículos deportivos, fue adoptar la carrera como algo propio, enviando a un equipo completo de corredores sobre hielo desde su propio establo: el Porsche 356 Coupé, y más tarde el 550 Spyder de carreras con motor central, con conductores de la fábrica como Richard von Frankenberg y Huschke von Hanstein al volante, y conductores locales como Otto Mathé y Ernie Vogel. Mathé (un conductor de un solo brazo de Innsbruck) estaba simplemente sobre su elemento y era casi imbatible con su Porsche Monoposto que él mismo había desarrollado y construido. En su vida profesional Ernie Vogel fue un fabricante; como presidente de Porsche Club Austria, sabía lo suficiente sobre velocidad, como para ganar a Graf Berghe von Trips, uno de los mejores pilotos de clima húmedo en Europa central, en un RSK Spyder de fábrica.

Estos reyes del hielo y la nieve se deleitaron en un mundo de enormes derrapes y caídas en cascada hasta que el hielo se derretía, casi literalmente: en 1974, un Unimog junto con su conductor, se hundió en el lago durante la limpieza de la nieve, por lo que el evento de carreras sobre hielo en Zell am See parecía estar consignado a los libros de historia.

Ahora, Ferdinand Porsche, bisnieto del pionero de la tecnología y nieto del fundador de la compañía, está listo para relanzar este espectacular evento los días 19 y 20 de enero. La primera carrera de hielo del milenio se llevará a cabo en el aeródromo de Zell am See, mostrando todo lo que el deporte tiene que ofrecer, incluidos turismos y vehículos vintage.

Los pilotos también son leyenda por derecho propio, con la créme de la créme que se encuentra alrededor de los diversos vehículos deportivos de Porsche, incluido el ganador de Le Mans Hans-Joachim Stuck, los actuales corredores de GT como Richard Lietz, el campeón mundial de resistencia Mark Webber así como el dos veces campeón del mundo de rally Walter Röhrl. 

Compartir