Menú
La exótica Mille Miglia

La exótica Mille Miglia

Donde la tradición y el futuro se dan la mano: el final de la temporada del Museo Porsche en Japón.

Kazumi Araki, entusiasta japonés de Porsche, está absolutamente emocionado; acaba de descubrir que su Porsche 550 Spyder, número de producción 65, está junto al modelo del Museo Porsche que ha sido restaurado durante un período de dos años: el número 64. Se trata de una coincidencia, ya que Porsche solo hizo 130 de estas gemas automotrices, que valen millones. Los dos vehículos se encuentran entre los 120 coches antiguos de primera clase que se han presentado en el vigésimo sexto rally japonés de Mille Miglia, una visión exótica del famoso rally italiano de vehículos clásicos que abarca casi 1.400 kilómetros y se conoce aquí en Japón como "La Festa Mille Miglia".

¿Qué podría ser mejor para el Museo Porsche que terminar la temporada de automoción de este año con un evento especial en la lejana Asia? 
“Como el 70 aniversario Porsche llega a su fin, queríamos hacer algo completamente nuevo para nosotros mismos y aparecer en un mercado totalmente diferente ", dice Achim Stejskal, gerente del Museo Porsche. "Y Japón es un mercado tradicional de Porsche, donde hay una verdadera cultura automovilística".

Cuatro modelos de la colección de la compañía en la línea de salida en Tokio

Toshiyuki Shimegi, director general de Porsche Japan, junto con su copiloto, el periodista Yoshio Fujiwara, tendrá el honor de conducir al invaluable 550 RS Spyder a través de la metrópolis de Tokio, el hogar de 25 millones de personas, situado en pleno centro de Japón. El coche de carreras homologado para calle estará flanqueado por un Porsche 356 Speedster blanco de 1955, conducido por el famoso chocolatero japonés Sadaharu Aoki junto con el periodista Kazuhiro Nanyo. También habrá un 1962 356 B 1600 Super 90 en la línea de salida, conducido por un equipo formado por Achim Stejskal y el editor Michael Schröder, y un Porsche 356 A 1600 de 1956, atendido por Alexander Klein, jefe de gestión de vehículos en el Museo Porsche, y el editor Roland Löwisch. "Al igual que en Japón, se otorga igual importancia a mantener una tradición viva y centrarse en el futuro en el Museo Porsche" dice Klein, quien también es responsable de los eventos históricos de conducción y la colección de la compañía. "Y estamos encantados de ver qué tan bien los espectadores y fanáticos japoneses están respondiendo a nuestros Porsche clásicos, y recibir una cálida bienvenida". ¡Como los únicos alemanes aquí, somos una minoría!

El público japonés en la carretera ha sido muy entusiasta

El público japonés en la carretera y en las etapas especiales y estaciones de estampado ha estado muy entusiasmado con la exquisita flota de coches antiguos, y especialmente con los cuatro vehículos con matrícula alemana. Klein: “El entusiasmo que la gente está mostrando por nuestros coches significa que el esfuerzo que ponemos en esta empresa exótica realmente ha valido la pena. Como parte de esta histórica empresa de relaciones públicas, es maravilloso experimentar por nosotros mismos cómo se practica la tradición viva. Japón y Porsche tienen más en común que lo que podrías pensar a primera vista. El hecho de que nuestro futuro y nuestros orígenes están inextricablemente anclados en la cultura es un fuerte paralelismo".

Cuatro etapas, una distancia total de casi 1.400 kilómetros

La primera etapa mostrará la ciudad moderna y vibrante de Tokio, hogar de millones: después de la tradicional bendición de los coches y participantes en la línea de salida, el Santuario Meiji. La ruta original utilizada en las primeras ediciones japonesas de la carrera se está recorriendo por primera vez desde el desastre de Fukishima, inicialmente, recorriendo muchos kilómetros de autopistas y luego hacia la aldea del techo de paja de Ouchijuku, antes de llevar a los corredores a la estación del lago Urubandai, ubicada a 370 kilómetros de distancia. 
Desde aquí, los participantes conducen un bucle de 340 kilómetros, que incluye etapas especiales en la pista Link, y una visita al Fukushima Sky Park, que está cubierto de niebla esta vez, y a los Castillos Shiroishijo y Tsurugajo. El tercer día, los participantes conducen 444 kilómetros por las colinas británicas hasta el castillo de Komine, a Hunter Mountain, y a Narita a través del circuito Hero-Sinoi. El último día de conducción parece muy corto a 236 kilómetros, por el impresionante complejo del Templo Shinshoji en Narita, las numerosas etapas especiales a lo largo del circuito del bosque de Sodegaura, una visita a la peculiar Aldea Alemana cerca de la ciudad y el viaje de regreso a través de la congestionada Tokio.


El límite de velocidad es de solo 40 o 50 km/h en muchos caminos rurales 

La carrera es un verdadero reto para personas y coches - especialmente para los equipos alemanes: en Japón la gente conduce por la izquierda, los conductores ni siquiera usan el claxon en la capital, los semáforos tardan mucho tiempo en cambiar, tienen que detenerse completamente en los pasos a nivel, y el límite de velocidad es de solo 40 o 50 km/h en muchos caminos rurales. “Las regulaciones vigentes en Japón tienden a ralentizar el estilo de conducción más deportivo que se vería en el rally en Italia. Aquí, es más un viaje que una carrera ", comenta Stejskal, refiriéndose a las estrictas normas de tráfico. Sin embargo, los cuatro coches clásicos del Museo Porsche muestran de qué están hechos, por ejemplo, en carreteras empinadas y sinuosas o en pistas de carreras. Aquí, el cuidado y la preparación que los mecánicos de Porsche han invertido en los coches realmente valen la pena. El equipo del taller viajaba ligero: solo tres cajas de herramientas y una rueda de repuesto se consideraron suficientes.

¿Y el resultado? 44 de los participantes no logran llegar a la meta - pero los cuatro coches del museo no dan ningún problema. Los cuatro vehículos sobreviven al recorrido de 5,600 kilómetros sin apenas un rasguño, por no hablar de una avería, los equipos comentan sus impresiones de los templos, rascacielos, autobuses anfibios y la gran cantidad de gente cosmopolita y amigable que han encontrado en el camino. Estas nuevas visiones hacen que sea fácil superar el hecho de que algunas áreas se parecen a los circuitos de Eifel o Allgäu. Los babuinos alrededor de las aguas termales de Miyagi, los casi cuadrados Kei Cars y la excelente cocina japonesa están obligados a abrir los ojos a quienes dudan de la belleza exótica de este país único.

Por cierto, aunque, al igual que los otros equipos de los coches alemanes, el piloto de Spyder, Kazumi Araki, no ganó la japonesa Mille Miglia, recibió el Premio Especial del Museo Porsche por su compromiso. El premio, una cubitera de champán Porsche Design en forma de un cilindro Porsche enfriado por aire, fue presentado por Alexander Klein en la noche de gala, a la que asistió la patrocinadora del evento, la princesa Akikko de Mikasa, Japón.

Compartir