Menú

La historia del prototipo Porsche para toda la familia: el Typ 542

Durante los setenta años de la historia de Porsche no solo se han fabricado automóviles deportivos. La magia que comenzó la marca en 1948 cuando el Porsche 356 se convirtió en su primer automóvil fabricado en serie, no ha dejado nunca de estar presente en todos sus modelos. Hasta en los modelos más desconocidos.

La idea de fabricar un Porsche para cuatro llevaba rondando la cabeza de los ingenieros de la marca desde mucho antes de que el Panamera se diera a conocer el 19 de abril de 2009 en el piso 94 del World Financial Center de Shanghái, cuando se presentó para muchos el que fue el “911 para cuatro”, el Panamera G1. 

Antes de él, mucho antes de que se gestara el Panamera que ya ha cumplido su primera década, nació el Porsche Typ 542. En el año 1952 esta berlina, la primera en estar equipada con un V6 a 120 grados, se convirtió en el primer vehículo de Porsche con cuatro plazas. Fue un prototipo hecho por Porsche para Studebaker, un fabricante de automóviles con sede en Estados Unidos.

La idea de ser la marca que poseería el Volkswagen americano fue lo que terminó por convencer a Richard Hutchinson para embarcarse en este proyecto de la mano de Porsche. Necesitaban un automóvil con el que competir con Ford, Chrysler y General Motors, los llamados Big Three en la década de los cincuenta. Max Hoffman, importador estadounidense de vehículos Porsche, fue quien tras conocer a Ferry Porsche en 1951 convenció a Richard Hutchinson para desarrollar el proyecto y conseguir un coche de la calidad de los que Porsche fabricaba, pero bajo la marca estadounidense.

La idea inicial era crear un sedán más corto y ancho de lo que era el Studebaker Champion, y desde Stuttgart Ferry Porsche presentó el Porsche 530 en una primera instancia, un cupé con motor trasero que era una versión ampliada de cuatro asientos del 356. El motor de 4 cilindros y 1,5 litros de este modelo les resultó demasiado pequeño y acabó siendo rechazado. Tras él, y con un nuevo motor V6 de 120 grados con dos litros, se presentó el Porsche Typ 542, también llamado por Studebaker el Z-87.

El motor se desarrolló bajo dos versiones, una refrigerada por aire (542L) de 98 CV y otra refrigerada por agua (542W) de 106 CV. La segunda terminó siendo la elegida para la fabricación final de un prototipo, tras comprobar que la eficacia del motor enfriado por agua era mejor y más práctica.

En el año 1954, Ferry Porsche condujo la única unidad producida en Stuttgart hasta el Salón del automóvil de Ginebra. Una majestuosa pieza en color azul que se convirtió en la única de la historia, ya que nunca llegó a fabricarse en serie. En ese mismo año, los cambios en la dirección de Studebaker y la posterior compra de la marca por parte de Packard, dejaron en el limbo el proyecto que Porsche había creado.

No fue hasta 1956 cuando el director del departamento técnico, John Z. DeLorean probó la que ya era la primera versión de un Porsche con cuatro asientos. Pero el diseño le resultaba demasiado europeo, con sus líneas elegantes, redondeadas y suaves. No era lo suficientemente americano para Studebaker, que después de una década terminó por cerrando, fabricando su último coche en 1966.

Pero para Porsche sí fue un coche histórico, uno que merece un lugar en la crónica de nuestros logros. Uno que comenzó como un proyecto y que terminó siendo solo un prototipo del que nadie parece acordarse. 

Para nosotros el Porsche Typ 542 siempre será esa semilla de la que brotó el Panamera, el Porsche de cuatro plazas que a día de hoy, es uno de los grandes pilares de nuestra marca.

Compartir