Menú
Porsche Experience Center Leipzig, el diamante de Porsche

Porsche Experience Center Leipzig, el diamante de Porsche

Porsche es conocida como la marca y fábrica de coches de Stuttgart. Pero como es lógico y por necesidades de producción y distribución, al convertirse en una de las marcas automovilísticas punteras a nivel global se construyeron distintas plantas de producción para satisfacer la demanda y mejorar la productividad. Entre ellas la de Leipzig, junto a la que se encuentra el Porsche Experience Center Leipzig.

La clave y comienzo de toda esta historia surge en 1998, cuando Porsche tomó la decisión de producir el Cayenne. En un comienzo como muchos sabréis, se trató de una decisión arriesgada y con muchos críticos, pero finalmente resultó ser una de las más beneficiosas de su historia.

Como en ese momento la planta en Zuffenhausen, estaba ocupada con la producción del Porsche 911 y del Porsche Boxster no había suficiente espacio para la producción y montaje del Cayenne. Por lo que tras un exhaustivo estudio de viabilidad, Leipzig fue seleccionada de un total de 17 ubicaciones potenciales como una nueva ubicación de producción.

Finalmente, la planta de producción comenzó a funcionar en agosto del año 2002, completando un mes después el primer Porsche Cayenne y entre 2003 y 2006 albergó la producción del Carrera GT.

Aquí nos encontramos ante otra de las grandes claves que hacen que Porsche Experience Center Leipzig sea lo que es. En el año 2006 comienza el desarrollo del Panamera, para lo que se construye una nueva planta de producción con 25.500 metros cuadrados y un centro logístico de prácticamente la misma dimensión para proporcionar los componentes y ensamblajes necesarios para la berlina deportiva que revolucionó el mercado.

Tras esto, durante los sucesivos años se fueron añadiendo salas de producción para nuevos modelos como el Macan en 2011 o diversos espacios para la fabricación completa del Panamera a partir de 2014. Además en la actualidad alberga en un área total de 2,300 metros cuadrados, talleres de capacitación y varios espacios enseñanza y sociales. Los aprendices en Porsche Leipzig son de mecatrónica automotriz, mecatrónica y mecánica industrial. En abril de 2017 se inauguró el nuevo centro de formación.

Actualmente Porsche Leipzig incluye más que una planta de producción. Como ya hemos dicho es la forja desde la que salen el Panamera y el Macan, pero se puede encontrar mucho más que la excelencia en ingeniería en Porsche Leipzig. También es un lugar donde se puede experimentar el atractivo fascinante del deportivo en cada faceta.

El concepto final es Porsche Experience Center Leipzig, que se utiliza para eventos de todo tipo y tamaño en las instalaciones de la fábrica. El edificio base, junto a la fábrica se asemeja a la forma de un diamante y consiste en una base sólida hecha de concreto en capas y una torre circular, con forma de torre, con paneles de metal de 32 metros de altura. En este edificio, encontramos cinco plantas, cada una de ellas con distintas funcionalidades  y espacios, como por ejemplo el Auditorio Porsche o el exquisito restaurante.

Pero sobre todo, hay que destacar la última planta, que ofrece a los visitantes la oportunidad de experimentar una parte de la historia de Porsche. El museo alberga muchos vehículos originales raros y valiosos. Con una serie de temas cambiantes, también se puede utilizar como un lugar para recepciones, cenas de gala o un descanso para tomar café durante una conferencia.

El Porsche Experience Center de Leipzig permite al cliente ingresar a un mundo donde se respira emoción, ya sea para recoger su nuevo Porsche, para realizar un tour por la fábrica, para conducir sobre el asfalto de las distintas pistas adyacentes (circuito on-road, circuito dynamic o circuito off-road) o asistiendo a un evento de cualquier tamaño en sus amplias instalaciones.

En definitiva, el Porsche Experience Center de Leipzig ha llevado a un nuevo nivel la conexión entre el cliente y la marca, ofreciéndole sentirse verdaderamente una parte importante de ella al acercarse y poder tocar y respirar el espíritu y la historia de Porsche.

Compartir