Menú

Porsche y TAG Heuer, la exclusividad unida por el automovilismo

Pensar en la marca de relojes de lujo TAG Heuer es hacerlo también en automovilismo. Sus cronógrafos podían verse en los coches de rallys ya a finales de los años 50 y en 1963 presentó su icónico modelo Heuer Carrera, un reloj que hace homenaje al romanticismo de las carreras sin olvidar su peligrosidad y que aún hoy, sigue teniendo su espacio en la marca. Relojes como el Heuer Formula 1 o el Heuer Monaco lanzado en 1969, son un ejemplo más de la vinculación de la marca suiza con el mundo del motor.

Como no podía ser de otra forma, Porsche y TAG Heuer estaban condenados a encontrarse en ese nicho compartido. Juntos participan del amor por el motorsport, algo que queda patente con el equipo TAG Heuer Porsche que participa en la Fórmula E, pero la relación de ambos se remonta a mucho antes y de una forma casi orgánica. Un ejemplo curioso es cómo sus caminos se cruzaron en la película “Le Mans” de Steve McQueen. El protagonista lucía un Heuer Monaco en su muñeca mientras conducía un Porsche 917. 

En la década de 1970, la marca de relojes se vinculaba con el automovilismo gracias al piloto suizo Jo Siffert, y a su vez cruzaba de nuevo su camino con Porsche. Siffert, a quien patrocinaba Heuer, corrió para Porsche de 1966 a 1971 ganando varias carreras de resistencia como las 24 Horas de Daytona junto a Hans Herrmann en 1968, las 12 Horas de Sebring con un Porsche 907 ese mismo año, o la Targa Florio en 1970. 

En 1985 TAG (Techniques d'Avant Garde), fabricante de componentes de alta tecnología, compraba Heuer, pasando a llamarse TAG Heuer. Este dato es importante porque Mansour Ojjeh, quien era CEO de la compañía en ese momento, también lo era de la escudería de Fórmula 1 de McLaren. El saudita es un ferviente admirador de Porsche y posee el único Porsche 935 Street que se hizo ex profeso para él en Porsche Exclusive, un departamento creado en los ochenta que se dedica a convertir en realidad peticiones especiales que modifican vehículos.

Y más allá de lo simbólico de la película de Steve McQueen o del maravilloso Porsche 935 Street que se creó en exclusiva para el que fuera CEO de TAG Heuer, a lo largo de su historia ambas marcas han compartido logros en el mundo del automovilismo. El "TAG-Turbo'' hecho por Porsche por ejemplo, ganó dos Campeonatos de Constructores (en 1984 y 1985) y tres Campeonatos de Pilotos (de 1984 a 1986) y se considera el impulsor de los coches de Fórmula 1 en la década de 1980. Un 911 con el corazón de un Fórmula 1, un motor biturbo V6 de gasolina de 1,5 litros y una potencia que se limitó a 510 CV que surgía cuando McLaren utilizó un Porsche 911 como banco de pruebas para testar uno de sus motores. 

En la década de los 90 TAG Heuer se convirtió en patrocinador de la Porsche Supercup y a día de hoy es también el patrocinador principal de la Porsche Esports Supercup. Este campeonato monomarca virtual, que desde el año pasado pasó a llamarse “Porsche TAG Heuer Esports Supercup”, comenzó en 2019 gracias a Porsche e iRacing, y ya ha completado las primeras carreras de esta edición.

Actualmente ambas marcas forman el equipo TAG Heuer Porsche para Fórmula E, en el que encontramos a los pilotos alemanes André Lotterer y Pascal Wehrlein que conducen unos impresionantes monoplazas eléctricos. Los Porsche 99X Electric que pilotan cuentan con un nuevo sistema de propulsión eléctrica que en diciembre ya probaron, rodando 1.522 kilómetros entre Lotterer y Wehrlein en el circuito Ricardo Tormo de Valencia. 

La primera cita de esta séptima temporada del Campeonato Mundial de Fórmula E de la FIA de ABB tendrá lugar el 26 de febrero en el entorno desértico de Diriyah, donde podremos ver este equipo TAG Heuer Porsche en acción. 

TAG Heuer Carrera Porsche Chronograph

La última colaboración de Porsche y TAG Heuer es un nuevo reloj Carrera. El término Carrera, que ambas marcas comparten desde hace décadas, se repite para una edición especial que acaba de presentarse. Una combinación de ambos mundos. En la esfera del reloj, un rotor visible que es un homenaje a los volantes de Porsche. Los colores rojo, negro y gris inundando el diseño evocan los modelos más históricos de Heuer y los colores de Porsche. 

El bisel cuenta con la inscripción “Porsche” que comparte una inconfundible tipografía también en los índices y la esfera, simulando el asfalto, nos recuerda lo que une a las dps marcas. Para la correa dos acabados, uno en lujosa piel de becerro con pespunte, homenaje a los interiores de un deportivo, o un brazalete de eslabones metálico cuyas líneas nos recuerdan a las pistas de carreras. 

El nuevo TAG Heuer Carrera Porsche Chronograph es mucho más que un reloj. Es el reflejo de la historia de dos marcas que están condenadas a cruzar sus caminos una y otra vez y que con este nuevo proyecto afianzan aún más una relación que durará años.

Compartir