Menú

Porsche Engineering está desarrollando el vehículo inteligente del futuro con Game Engines

Porsche Engineering, proveedor de servicios tecnológicos y filial de Porsche AG, está utilizando Game Engines, una compañía procedente del sector de los videojuegos, para desarrollar el vehículo inteligente del futuro. Para juegos de ordenador y de vídeo, Game Engines genera imágenes realistas y garantiza el comportamiento físicamente correcto de los objetos. Entre otros usos, Porsche Engineering utiliza este software para el desarrollo y las pruebas virtuales de funciones de conducción altamente automatizadas. Esto acorta los tiempos de desarrollo, ahorra costes y hace que la movilidad sea más segura. Está previsto que, dentro del configurador de Porsche, Game Engines ayude a los clientes con la configuración de su vehículo.

“Utilizamos una gran variedad de tecnologías para desarrollar y probar el vehículo del futuro, inteligente y conectado”, afirma Dirk Lappe, Director de Tecnología de Porsche Engineering. “Ahí Game Engines tiene un papel clave, junto con la inteligencia artificial. Los sistemas de asistencia al conductor se ajustan con datos de sensores virtuales. De este modo, se pueden reproducir en detalle todas las situaciones y eventualidades”.

Los algoritmos de los sistemas de asistencia al conductor requieren un proceso largo de ajuste y validación. Sin embargo, durante las pruebas reales de conducción no se producen todas las situaciones que hay que ensayar. “La conducción simulada con la ayuda de Game Engines tiene la ventaja de que pueden repetirse tantas veces como sea necesario y controlarse hasta el más mínimo detalle”. Además de las pruebas reales y virtuales, Porsche Engineering también implementa formas mixtas: por ejemplo, un vehículo real puede reaccionar ante objetos virtuales.

El uso de Game Engines va más allá del ajuste de los sistemas de asistencia al conductor: en el diseño de vehículos se utiliza para reducir el número de prototipos reales, lo que ahorra tiempo y costes. Para ello, Porsche Engineering recurre a la herramienta Visual Engineering Tool, desarrollada internamente, que se puede utilizar con gafas de realidad aumentada (AR) o realidad virtual (VR), a partir de la base de datos CAD. De esta forma es posible, entre otras cosas, dilucidar sobre cuestiones como la disposición óptima de los componentes de forma rápida y rentable.

En el futuro, Game Engines también mejorará la experiencia de compra de los clientes. Porsche está probando actualmente un configurador de realidad virtual. Los clientes de los Centros Porsche podrán ver una simulación tridimensional absolutamente realista de su vehículo, configurado a través de un PC de juegos conectado a gafas de realidad virtual.

Con los nuevos métodos de desarrollo, también se están abriendo paso nuevos tipos de trabajadores en la industria del automóvil. “Los desarrolladores de software con formación en juegos están dando forma al futuro de la movilidad, igual que los ingenieros mecánicos y los expertos en IA”, continúa Lappe. “El vehículo inteligente y conectado se crea combinando conocimientos avanzados en automoción con conocimientos de software. Somos apasionados de los coches a los que, además, les gusta programar”.

Acerca de Porsche Engineering

Porsche Engineering Group GmbH es un socio tecnológico internacional de la industria del automóvil. La filial de Dr. Ing. h.c. F. Porsche AG desarrolla para sus clientes el vehículo inteligente y conectado del futuro, incluyendo funciones y software. Alrededor de 1.500 ingenieros y desarrolladores de software se dedican a las últimas tecnologías, por ejemplo, en los campos de las funciones de conducción altamente automatizadas, la movilidad eléctrica  junto a los sistemas de alta tensión, la conectividad y la inteligencia artificial. Llevan hacia el futuro la tradición del estudio de ingeniería de Ferdinand Porsche, fundado en 1931, y desarrollan las tecnologías digitales de los vehículos del mañana. Para ello, combinan una profunda experiencia en vehículos con conocimientos digitales y de software.

Compartir