Menú
 Zuffenhausen, destino final: el Porsche 919 Hybrid rueda desde Weissach hasta el Museo Porsche

Zuffenhausen, destino final: el Porsche 919 Hybrid rueda desde Weissach hasta el Museo Porsche

El triple ganador de Le Mans, por las carreteras de Alemania

Una caravana incomparable: ayer, el Porsche 919 Hybrid entró en el Museo Porsche por la puerta grande. Con la autorización y la escolta de las autoridades, Mark Webber y Marc Lieb condujeron dos prototipos de Le Mans desde el Centro de Investigación y Desarrollo de Porsche, en Weissach, hasta el Museo de Zuffenhausen. Los dos pilotos hicieron los 25 kilómetros que separan el número 911 de Porschestraße del número 1 de la Porscheplatz, llevando a través del tráfico los más de 2.000 caballos de potencia que suman ambos vehículos. Parte de la ceremonia de bienvenida para estos exitosos coches de competición fue una lectura del libro “Legendary – The Porsche 919 Hybrid Project” (“Legendario: el Proyecto Porsche 919 Hybrid”), que estará en el mercado el próximo mes de diciembre. Dietmar Wunder, conocido por ser la voz en alemán de Daniel Craig, el actor que interpreta a James Bond 007, fue el encargado de dicha lectura.

Mark Webber (42 años, Australia) fue el piloto que se puso al volante del 919 Evo, un vehículo que tiene 1.160 caballos. El Evo ha sido el último desarrollo del 919, con el que Neel Jani batió el récord de calificación de un Fórmula 1 en Spa-Francorchamps, en abril de 2018, y Timo Bernhard estableció la mejor marca de todos los tiempos en la pista de Nürburgring-Nordschleife, el pasado junio. Webber, vencedor absoluto de nueve grandes premios de Fórmula 1 y campeón del mundo de resistencia con el Porsche 919 Hybrid en 2015, comentaba: “Ha sido una experiencia loca, pero divertida, llevar a esta bestia entre el tráfico alemán. Es típico de Porsche tratar de realizar cosas tan fascinantes como ésta. El 919 y los años en el Campeonato del Mundo de Resistencia FIA han significado mucho para mí. Ahora, ha sido un honor traer el 919 Evo a casa”.

Marc Lieb (38 años) condujo el segundo Porsche 919 Hybrid con las especificaciones que tenía para correr en el Campeonato del Mundo de Resistencia FIA (WEC, por sus siglas en inglés). “El trayecto de hoy ha sido un gran final para Porsche, para el 919 y para mí personalmente”, señalaba satisfecho. Lieb, nacido en Stuttgart, ganó las 24 Horas de Le Mans y el Campeonato del Mundo de 2016 con el 919. “Todos los días hago este recorrido desde mi casa, en Ludwigsburg, para llegar al trabajo en Weissach. De ahora en adelante, cuando esté en mi Cayenne siempre recordaré cómo era la visión en el 919, sentado mucho más abajo.

Fritz Enzinger, Vicepresidente del Proyecto LMP1, entregó los coches a Achim Stejskal, Director del Museo Porsche. “Quiero agradecer a las autoridades que nos hayan permitido hacer este viaje de trabajo final para el 919”, destacaba Enzinger. “Para todo el equipo, el recorrido hasta el museo marca el final de una era muy especial. Tres victorias en Le Mans y un total de seis campeonatos del mundo entre 2015 y 2017, además de los récords conseguidos en Spa y el Nordschleife en 2018 que han sido la guinda del pastel; no se puede pedir más. El equipo y yo queremos dar unas enormes gracias a todo el Comité de Dirección y a las familias Porsche y Piëch por su gran apoyo. El nuevo libro ‘Legendary’ y el álbum de fotos cuentan y muestran las experiencias y logros del equipo LMP1. Esto significa mucho para mí”.

El Director del Equipo, Andreas Seidl, también estaba exultante: “Con el proyecto 919 Hybrid hemos podido explorar distintos campos de la tecnología para Porsche y demostrar el rendimiento que la moderna tecnología híbrida proporciona. Lo último han sido las vueltas récord del ‘919 Evo’ en su “Tour Homenaje 2018”. En este punto quiero dar las gracias de una manera muy especial a nuestros socios. Sin ellos, no hubiéramos podido financiar el programa. Los últimos kilómetros por carretera cierran la etapa LMP1 para nosotros y pasamos página: Porsche se enfrenta al nuevo reto de la electromovilidad para los coches de calle y de competición. Estamos teniendo una respuesta muy positiva sobre nuestra entrada en la Fórmula E, prevista para finales de 2019. Supondrá un empujón extra de motivación para, una vez más, buscar los límites”.

La historia:

De vuelta a 2011, el Comité de Dirección de Porsche decidió regresar al Campeonato del Mundo de Resistencia y a Le Mans con un prototipo de la clase 1, después de que se aprobara la nueva reglamentación que requería la propulsión híbrida de 2014 en adelante, junto a una gran libertad en términos de desarrollo. Esta normativa ofrecía el contexto para una innovación relevante y la seducción que siempre inspiró a la compañía. Ferry Porsche creía en la presión que ejerce la competición como el mejor acelerador para el desarrollo. Porsche está unida a la leyenda de Le mans más estrechamente que cualquier otro fabricante, pero no lograba una victoria absoluta en la carrera desde 1998, y la gloria se iba desvaneciendo.

El coche de carreras fue tomando forma a partir de una hoja en blanco. Porsche compitió contra Audi y Toyota, que tenían prototipos más experimentados. En 2011, en Weissach, no existían ni el equipo ni la infraestructura para el programa. Desarrollo técnico, edificios, contratación, todo había que hacerlo al mismo tiempo. Hubo dudas, pasos atrás, situaciones dramáticas con un brutal accidente y la primera victoria; todo en intervalos de tiempo de minutos.

El Porsche 919 Hybrid, que se había creado en estas difíciles circunstancias, se convirtió en un ganador récord. Después del tercer año consecutivo de éxitos en 2017, Porsche tenía ya 19 victorias absolutas en Le Mans, más tres títulos en el Campeonato de Constructores y otros tantos en el de Pilotos. El tour para batir récords de 2018 haría al coche verdaderamente legendario. El vídeo de YouTube con la vuelta de Timo Bernhard en el Nordschleife tiene, por ahora, tres millones de visualizaciones.

La tecnología:

El Porsche 919 Hybrid ha sido un laboratorio rodante para futuras tecnologías. Con las especificaciones del WEC generaba alrededor de 900 caballos de potencia total (662 kW), provenientes de un compacto motor V4 turbo de gasolina y dos litros (casi 500 CV/368 kW) combinado con dos sistemas diferentes de recuperación de energía, uno que recoge la energía de la frenada del eje delantero y otro la de los gases de escape. Mientras que el motor de combustión mueve el eje trasero, un motor eléctrico hace lo propio con el delantero, con más de 400 caballos de potencia (294 kW). La energía generada en la frenada y por el escape se almacena temporalmente en una batería de iones de litio con refrigeración líquida. Sobre todo, la tecnología del sistema de 800 voltios será pionera para los deportivos completamente eléctricos de Porsche, que llegarán al mercado en 2019.

Para la versión Evo, desarrollada para la obtención de récords, el hardware del tren de propulsión se mantuvo invariable, pero se quitaron las restricciones que imponía el reglamento del WEC. Sin limitaciones de energía, tanto de la procedente del combustible como de los sistemas de recuperación, el 919 podía ofrecer todo su potencial. Utilizando el mismo combustible (con un 20% de bioetanol), las actualizaciones de software lograban que la potencia total del sistema llegara a los 1.160 caballos. Todo aquello que no era necesario para dar una vuelta rápida se suprimió del vehículo, lo que supuso reducir el peso en 39 kilos hasta dejarlo sólo en 849. Dispositivos activos para la aerodinámica, un sistema de frenos por cable para las cuatro ruedas, junto a una suspensión más rígida y unos neumáticos especialmente desarrollados por Michelin para soportar la mayor carga aerodinámica, ayudaron a incrementar las prestaciones.

“Legendary – The Porsche 919 Hybrid Project” (“Legendario: el Proyecto Porsche 919 Hybrid”):

El libro tiene 272 páginas y el álbum de fotos 340. Desde diciembre de 2018, ambos estarán disponibles como un pack (en inglés y en alemán) en las librerías y en el Museo Porsche (ISBN 978-3-667-11554-6), a un precio de 68 euros. 

Compartir