Menú

Maria Sharapova: "Este año ha sido liberador”

En esta entrevista, la embajadora de marca Maria Sharapova habla sobre su Rusia natal, cómo el deporte formó su carácter y su regreso al mundo del tenis.
 

Maria Sharapova, has formado parte de innumerables sesiones de fotos. Sin embargo, es obvio que todavía disfrutas con esto. ¿Te sientes feliz de ser considerada una mujer muy atractiva?
No considero que la palabra atractiva me defina.
 

¿No te gusta que te digan que eres atractiva? De ser así, podríamos estar frente a un gran titular.
No me refiero a eso. Simplemente no me dedico a estar todo el día hablando sobre mí, tratando de averiguar qué o quién soy. No es algo relevante para mí.
 

El éxito conlleva un estatus social. Y ese estatus a su vez un aura. ¿Podrías describirnos tu aura por favor?
Es difícil evaluar la energía o el tipo de carisma que uno mismo irradia. Pero espero que por lo menos sea apasionado, natural y genuino. Y con un poco de humor.


Desde hace algún tiempo te has limitado casi en exclusiva ha contestar a preguntas sobre tu caso de dopaje. Has aceptado tu suspensión y ahora quieres seguir adelante.
Siento que la forma en que lidié con todo esto ha sido la correcta. Desde el principio, fui honesta y sincera. Hemos cometido un error, somos conscientes de ello.
 

¿Qué has hecho en tu tiempo libre durante la suspensión de tu carrera deportiva?
Un poco de todo. Cuando desde siempre has centrado tu vida en el deporte y en la competición, en gran medida pierdes parte del sentido del hogar, de la familia y de los amigos. Para mí, tener tanto tiempo ha sido como un regalo. He podido finalmente adaptarme a las necesidades de mis seres queridos. En lugar de que todo gire entorno a mí.

¿Cuáles has sido los aspectos más destacados?
Que he podido ser espontánea. Que he podido ir a donde quisiera. Que he podido hacer viajes con gente que me invitaba. Me encanta tener un horario apretado, pero para ser honesta este año ha sido liberador.
 

Después de la falta de práctica entrenando, ¿has perdido alguna de sus fortalezas mentales?
Cuando se entrena, uno simplemente no puede alcanzar un cierto nivel de concentración. Era algo que me faltaba. Era una situación interesante cuando empiezas a jugar a una edad tan temprana, entonces básicamente lo tienes dentro de ti. Realmente he tenido que trabajar muy duro de nuevo enfocándome en la mejora de esos aspectos.
 

Recientemente celebraste tu trigésimo cumpleaños, ¿aún conservas ese espíritu de lucha?
La lucha es una parte de mi carácter. Lo sé, y mi oponente también sabe que no me rindo ya esté teniendo un día bueno o malo. Soy perfeccionista, pero también sé que no soy perfecta. Por eso es que necesito motivación para mejorar. Si alguna vez siento que no tengo fuerzas para seguir adelante, entonces no tiene sentido continuar.
 

Por el momento, uno de tus oponentes más difíciles es el ranking de clasificación. Actualmente estás muy lejos de clasificarte automáticamente para los cuartos del Grand Slam. ¿Cómo quieres cambiar las cosas?
Volando a torneos y compitiendo. De una competición a otra.
 

Una vez dijiste que eras una guerrera. Es el tenis una especie de variación civilizada de un duelo.
Lo que quise decir sólo tiene que ver con mi ética de trabajo. Básicamente se ganan muchos partidos antes de salir a la pista. Fuerzas tu cerebro a seguir trabajando, incluso cuando nadie está mirando o cuando hace mucho frío, cuando hace demasiado calor, cuando es por la mañana temprano o por la noche. Más aún, cuando has jugado cinco días seguidos y el cuerpo básicamente no quiere seguir adelante. Esos son los momentos en los que disfrutas de tus pequeñas victorias personales, tan necesarias antes de lograr otras más grandes.
 

¿Siempre te has centrado en el tenis?
Hice gimnasia rítmica y me gustó bastante. Y un poco de boxeo.
 

Eres bastante alta para la gimnasia.
Así es, empecé a crecer y entonces se acabó.


 

Una vez mencionaste que tuviste una infancia dura. ¿Puedes recordar algún detalle?
Hay algunos. Mudarme sola con mi padre a otro país siendo tan solo una niña de siete años. Nadie me podía realmente ayudar allí. Después lo olvidas de nuevo. Pero muchos recuerdos han venido a mi mente en los últimos años cuando estaba escribiendo mi libro. Entonces es cuando piensas, "guau". Mi familia pasó por mucho.
 

¿Teníais suficiente dinero para comer y pagar el alquiler?
Sí. Y había amor y las mejores intenciones.
 

¿Te molesta cuando alguien como John McEnroe afirma que las jugadoras de tenis, específicamente nombró a Serena Williams, no son, en comparación con los hombres, suficientemente buenas?
Cuando era más joven, experimenté cómo Serena y Venus Williams lucharon como locas por conseguir un trato igualitario. Imagino lo difícil que debió ser. Y sé lo que Billie Jean King sudó para que pudiera llegar el momento en el que las mujeres recibieran el mismo premio que los hombres. Y entonces, cuando John McEnroe aparece en un programa tratando de anunciar su libro, crea titulares. Pero no tiene nada que ver con la realidad.
 

¿Crees que hemos dejado atrás este tema?
Todavía tenemos un largo camino por recorrer. No se trata sólo del trato igualitario entre hombres y mujeres, sino de respeto. Encajar los golpes no es fácil. Son verdaderos contratiempos.
 

El respeto es una buena señal. ¿Qué atletas respetas y admiras particularmente?
Hay muchos. Sin embargo, de lo que entiendo es de tenis. Los sacrificios que tienes que hacer, el compromiso, el estrés físico y mental, simplemente todo. El tenis no es sólo golpear una pelota. Sé lo que es ser feliz, pero también estar solo. Hablo mucho de Serena. Respeto cómo se mantiene adelante a una edad en la que ya lo ha logrado todo. Es increíble, la pasión, el espíritu de lucha.
 

Tú teóricamente tuviste la oportunidad, como tantos adolescentes en los Estados Unidos, de ir a la universidad, pero la carrera como deportista profesional se cruzó en tu camino. ¿Tienes la sensación de que te has perdido algo?
De ninguna manera. Lo que me dieron - una educación en el tenis - ha más que compensado todo. Por supuesto que no tengo un título. No tengo un sello en un pedazo de papel. En cambio, tengo un título en la vida y uno que nunca se puede obtener en una clase.
 

Y en cuanto a los negocios, te has convertido en uno de los atletas más exitosos. ¿A qué te tratas?
Me encantaría invertir más en arte moderno. Me encanta la arquitectura y el arte. Pero necesito más tiempo y tengo que aprender más sobre ello. Quiero mejorar mi educación. Quiero ir a Art Basel, pero nunca encuentro el modo de encajarlo en mi horario. No se trata realmente de los aspectos financieros. Tengo pinturas que realmente no son tan caras. Pero cuando vuelvo a casa y las veo, me hacen muy feliz.
 

Eres un rusa que vive en América. En la era Donald Trump y Vladimir Putin, las relaciones entre Estados Unidos y Rusia son muy tensas. ¿Cuál es tu posición? ¿Tiene ambos pasaportes?
No, solo el ruso. Cuando la gente me pregunta acerca de Rusia entonces les digo que ellos mismos tienen que conocer el país. No puedo poner decir con palabras lo que me gusta. Se trata de mi familia, de mi cultura, de la mentalidad. Por otro lado, me he acostumbrado a los Estados Unidos. A la vida, al pueblo, a las influencias y a la cultura. América no es tan dinámica como otros países. Pero me ha dado oportunidades y posibilidades. Uno puede lograr fácilmente las cosas aquí. Me da sensación de seguridad. Tengo los mismos sentimientos en Rusia, donde hablo mi lengua materna y puedo estar junto con mi familia en Sochi. En cuanto a la política, estoy poco enterada como para tener una opinión al respecto.
 

Después de la suspensión, vuelves a trabajar con Nike. La compañía que dio a Michael Jordan un nombre después de su carrera. ¿Estás luchando por conseguir algo similar?
Sin lugar a duda. Estoy trabajando duro para que un día, espero, también pueda construir algo en el mundo empresarial. Ya he realizado algunos pequeños proyectos, y me encanta. Me gustaría continuar por ese camino. Pero, por el momento, todavía sigo jugando. Todavía no me he retirado.

Compartir