Menú
Porsche 718 RSK

El 718 RSK, el Spyder con el que Porsche empezó a conquistar el mundo

El Porsche 718 representó a la marca en múltiples competiciones entre los años 1957 y 1962, en los que cosechó gran variedad de victorias. Fue producto del excelente desarrollo del laureado Porsche 550 A, con mejoras en la carrocería, la suspensión, los frenos y el motor. Se llevó el apodo de 'RSK' debido a su marco frontal, que se puede asemejar a la letra K.

Al principio fue un coche deportivo de 1,5 litros y dos asientos, pero más tarde se adaptó para competir en una buena serie de fórmulas diferentes. Debido a los múltiples cambios en la regulación a lo largo de los años, fue actualizado y modificado para cumplir con cada una de las nuevas reglas de cada carrera.

En origen, el coche tenía un diseño de motor central y era propulsado por los 142CV que desarrollaba el litro y medio de motor del tipo 547/3, introducido por primera vez en el 550A. Como curiosidad, en 1959, a petición de varios clientes, Porsche construyó algunos RSK con motores traseros que permitían colocar el volante a la izquierda o a la derecha.

El vehículo pesaba unos 570 kg, tenía una caja de cambios manual de cinco velocidades y un chasis de bastidor espacial, específico para los coches de carreras. Estos chasis ya se fabricaban con una estructura muy estable cuyo principal objetivo era (y lo sigue siendo) proteger la integridad física del piloto y evitar que la carrocería se deformase en caso de un accidente o colisión con los demás durante una carrera.

El debut en las carreras del Porsche 718 fue en 1957 en las 24 Horas de Le Mans, pilotado por Umberto Maglioli y Edgar Barth. Desafortunadamente, el automóvil no llegó a terminar la prueba debido a un accidente. Pero regresó a Le Mans un año más tarde, donde logró el primer puesto de su clase y el tercero en la general.

En 1957, la Fórmula 2 se restableció como la Fórmula Junior de la Fórmula 1. Las reglas requerían entonces motores de 1500cc sin sobrealimentación y monoplazas de ruedas abiertas elegibles. Porsche logró éxitos tanto con el 550 A como con el RSK. Ambos demostraron el enorme potencial de estos diseños de Porsche. Desarrollado aún más como un monoplaza, el 718/2 ganó el campeonato mundial de fabricantes de Fórmula 2 de 1960.

En la Targa Florio de 1958, el piloto francés Jean Behra finalizaba segundo a bordo de un 718 RSK para, un año más tarde, conseguir doblegar a Ferrari y ser el ganador absoluto de la carrera. Porsche demostró la enorme superioridad de su deportivo sobre el resto ocupando el podio entero ese año.

El Porsche 718 RSK también consiguió una formidable incursión en el Campeonato Europeo de montaña, imponiéndose dos años seguidos durante los años 1958 y 1959. Porsche emprendía así su larga relación en competiciones de distintas clases a la vez que empezaba a labrarse un nombre entre los mejores fabricantes del mundo con la gran versatilidad y fiabilidad de su nuevo desarrollo.

Es raro encontrar un diseño de Spyder más evocador que el Porsche 718 RSK. Algunos nostálgicos pueden inclinarse hacia los modelos de Spyder 356 y 550 por lo llamativos y compactos que eran, pero lo cierto es que el tipo 718 es el desarrollo y la evolución de estos, por lo que fue un modelo más moderno, fiable y eficiente. Marcó el principio del dominio de Porsche en su ascenso hasta la cima como fabricante de coches.

La suspensión mejorada aumentaba el manejo del nuevo automóvil. Los frenos de tambor también fueron optimizados. Además, el 718 era también mucho más liviano que su predecesor. Por lo tanto, aunque utilizó el mismo motor bóxer de cuatro cilindros y 1,5 litros que se había usado en el 550, el rendimiento general del 718 RSK aumentó considerablemente.

El chasis mejorado 718-023 se completó en marzo de 1959 por el departamento de carreras de Porsche. Originalmente construido según las especificaciones del 1500 RSK, el automóvil recibió entonces un motor mejorado, el mismo que ha conservado hasta el día de hoy y se expone en museos y colecciones. A partir de entonces, cruzó el charco y vivió también múltiples éxitos y aventuras a lo largo y ancho del continente americano.

El 718 RSK celebró éxitos en todo el mundo: en Le Mans, en Nürburgring, en Argentina, en Riverside, California y en numerosas carreras de escalada.

Compartir