Menú
Porsche 901

El camino de la perfección: Prototipo 901 en el Tour de Francia de coches

Porsche tomó la determinación de participar en el Tour de Francia de automóviles de 1964 con el número 5 de su recién estrenado prototipo 901. Lo hizo de la mano de dos pilotos de carreras alemanes: el polivalente Huschke von Hanstein y el especialista en carreras de montaña Edgar Barth.

El Tour de Francia de automóviles fue una histórica carrera de coches deportivos que se celebró de forma irregular en las carreteras galas. Se disputó, aunque no todos los años, principalmente entre 1951 y 1986; aunque existen registros que indican que ya se celebraba por 1899.

Fue una competición que tampoco llegó a definirse muy bien, sobrevivió formando parte, un poco a caballo, tanto del Campeonato de Europa de Rally y como del Campeonato del Mundo de Resistencia. Quizá esa falta de una naturaleza clara y la enorme importancia que fue adquiriendo Le Mans con el paso del tiempo la terminó condenando a desaparecer en 1986. Actualmente, existe una versión moderna de la carrera con otro nombre.

Aquella competición de 1964 coincidía con las fases finales de desarrollo de los últimos prototipos del 901 antes de pasar a su producción en serie. El evento comenzaba en Lille, pasaba por Reims, Rouen, Le Mans, Clermont-Ferrand, Monza y concluía en Pau.

Porsche pretendía lanzarse un poco al vacío con esta aventura con el objetivo de seguir innovando y perfeccionando su prometedor prototipo. Fue el desafío final para poner a prueba su gran lanzamiento antes de dar el salto definitivo a la producción en serie y al éxito y reconocimiento internacional.

Fue un escaparate tan bueno como muchos otros. Porsche lo tenía muy claro: solo innovando y experimentando en auténticas aventuras por carretera se puede llegar a ser un icono legendario. El camino a la perfección, si es que esta existe, no se recorre sin poner a prueba los límites de cada prototipo.

Esto nos hace volver a la eterna pregunta: ¿cuántos 901 se fabricaron realmente antes del cambio de nombre a 911? La teoría con más fuerza es la de las 82 unidades según el famoso libro de producción de la época con datos registrados a mano que indican que el 911 era el número 83 de la producción.

Pero nadie sabe realmente cuántos 901 se construyeron, este registro no significa que fuera exactamente esa cifra. Lo que sí está claro es que este prototipo coincide más o menos en el tiempo con la demanda de Peugeot y llevaba el nombre de 901, por lo que prototipos como el número 5 fue de los últimos chasis testados, aunque se desconozca exactamente cuándo se tramitó la ya célebre demanda de la marca francesa, que llegó tras el Salón del Automóvil de París de ese año.

Alexander Klein, el jefe de gestión de vehículos del Museo Porsche, ya declaró en una entrevista que piensa que ninguno de los primeros cien automóviles 901/911 era igual que otro. “Cada ejemplar era una pieza única, las series llegaron más tarde. Se podría decir que los primeros clientes eran como conejillos de indias: cuando alguno se quejaba de que entraba agua, el próximo automóvil se construía con otra junta. Si fallaba el mecanismo de cierre, el próximo se dotaba de otro valor de presión. Si se atrancaba la manilla de la puerta, las siguientes de diseñaban de otro modo. En el primer año de producción, 1964, se construyeron un total de 232 unidades del 901/911".

Sus palabras nos reafirman la determinación que tenía Porsche para ensayar y corregir en aquella época con el único objetivo de mejorar, modificar, evolucionar y perfeccionar poco a poco su mejor producto de entonces. Por eso, entre otras cosas, más de medio siglo después, sigue siendo el icono y el deportivo con más historia del mundo.

Compartir