Menú
Cartel 911 Targa, por Hanns Lohrer

El cartel publicitario del primer 911 Targa, por el virtuoso Hanns Lohrer

En 1966, el cartel original creado por Hanns Lohrer (1912-1995) para la promoción de la nueva versión cabriolet del Porsche 911 fue considerado uno de los trabajos más logrados que el artista elaboró por encargo de Porsche.

Esta creatividad es nuestro particular y moderno homenaje al increíble trabajo del pintor y diseñador gráfico comercial de Stuttgart, que, con sus obras, conseguió ir mucho más allá de la publicidad tradicional de los coches.

Este trabajo publicitario del Porsche 911 Targa es una muestra más de su extraordinaria capacidad para asombrar al público con sus diseños, ya sea con su audaz y acertada selección de los colores, sus adecuados motivos deportivos de élite; o, incluso, con sus exclusivas creaciones de oportunos elementos visuales para la marca, como el caniche y su famoso eslogan: "Potente elegancia guiada con facilidad".

Al principio, el Porsche 911 solo estuvo disponible en su versión coupé, pero, más tarde, se incorporó al mercado la carrocería ‘cabriolet de seguridad’. Fue denominada Targa, que, en el inglés de la edad media, se traducía como un tipo de escudo. Es, a su vez, un juego de palabras porque, en realidad, al modelo se le dio ese nombre en honor a la célebre carrera siciliana Targa Florio y las 11 victorias de Porsche en la misma.

El coche fue presentado en el Salón de Frankfurt  de 1965 como el descapotable más seguro del mundo después de la fiebre de seguridad que sufrió el mercado estadounidense. Su innovador arco de acero antivuelco fue diseñado para proteger a los pasajeros y se caracterizaba por encajar con el techo y la luneta trasera, ambos extraíbles.

Lohrer aunó todos estos elementos y concibió este deslumbrante diseño para el lanzamiento del Porsche 911 Targa. Sugiere brillantemente, con la forma y la disposición de los colores, el clásico escudo de guerra antiguo, de estilo vikingo, con la intención de transmitirnos visualmente que el nuevo modelo se distingue por su formidable seguridad y confort a la vez que, por supuesto, conserva la línea deportiva y elegante del coche estrella del mercado.

Las sublimes creaciones de Hanns Lohrer combinaban a la perfección el mensaje de la marca con el estilo artístico del diseñador gráfico.

El autor desempeñó un papel fundamental en la apariencia visual de Porsche, una marca todavía incipiente por esa época en el mercado automovilístico desde su fundación en 1948. La calidad atemporal de sus obras contribuyó efectiva y categóricamente en la creación y prolongación de una imagen positiva de la marca. Lohrer siempre ha emocionado a quienes contemplan su trabajo y permanece, todavía hoy, como inspiración para muchos expertos de la publicidad.

Compartir 

Otros artículos que te interesarán