Menú
El Porsche 356 Coupé "Ferdinand". De hijo a padre.

El Porsche 356 Coupé "Ferdinand". De hijo a padre.

El Porsche 356 es historia viva de la compañía. Es el vehículo con el que soñaba Ferdinand Porsche, y que tuvo que construir no el mismo, sino su hijo Ferry. Es finalmente el primer modelo en serie que se fabricó en Zuffenhausen. El origen que dio lugar a todo lo que significa Porsche hoy en día. El primer buque insignia de Porsche, que finalmente fue sustituido por el actual deportivo principal de la marca, el Porsche 911.

Pero hay uno de ellos muy especial, que es el que se conoce como 356 Coupé “Ferdinand”. El apodo que se le da a este vehículo es porque fue presentado por Ferry Porsche a su padre en 1950 por su cumpleaños.

Desgraciadamente, solamente un año después Ferdinand Porsche muere, por lo que el vehículo se convierte en un coche de pruebas durante muchos años. Era muy familiar para los mecánicos de Porsche, de ahí también el cariñoso apodo de Ferdinand, considerado por muchos como un padre.

Es sorprendente que el kilometraje de este 356 esté en torno a 300.000 km, poca broma para ser uno de los primeros en salir de fábrica.  Realmente es un 356 básico, con un motor flat four de 1.1 litros, que entregaba una potencia de 40 CV. Este motor permitía a este vehículo alcanzar una velocidad de 130 km/h. 

El precio de este se situaba en torno a los 10.000 marcos alemanes, lo que era una pequeña fortuna al comienzo de los años 50, pero claro, no estamos hablando de un vehículo cualquiera. Hablamos de un Porsche. Una joya de la ingeniería que actualmente se cotiza entre los propietarios de vehículos clásicos.

De esta manera, la mayoría de los primeros Porsche 356 que se fabricaron, no fueron vendidos en Alemania que atravesaba una complicada situación económica debido a las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial, sino que se exportaron a Suiza, a Noruega, a Francia o a Gran Bretaña. Pero el gran paso fue dado cuando en el otoño de ese mismo año, los tres primeros Porsche 356 se subieron a un barco rumbo a Estados Unidos.

Esto último es muy importante, puesto que los Estados Unidos se convierten en el mayor mercado para Porsche. Tanto es así que a mediados de los años 50, uno de cada dos Porsche que se fabricaban tenían destinatario final en América.

Entre 1950 y 1956 más de 78.000 Porsche 356 fueron construidos en Stuttgart, una cifra mucho más alta de la que esperaba Ferry Porsche, cuyas estimaciones rondaban los cientos de deportivos. Por esto, el 356 se convierte rápido en uno de los coches más exitosos de la historia y con el paso de los años en el Porsche clásico por excelencia.

Actualmente, el Porsche 356 “Ferdinand” se expone en el Porsche Museum. Se trata de un vehículo con las llantas cromadas, en color negro metalizado, con tapicería clara y volante en color blanco.

Tiene algunos detalles que le hacen distinto de sus contemporáneos , como el parabrisas en dos piezas, o el parachoques unido a la carrocería, pero similitudes por ejemplo en los faros redondos.

Si quieres conocer este modelo personalmente entre otros muchos, no pierdas la oportunidad de visitar el Porsche Museum donde una visión se hace realidad. Justamente al lado de la sede del Dr. Ing. h.c. F. Porsche AG en Stuttgart-Zuffenhausen, hoy puedes encontrar uno de los museos de automóviles más espectaculares del mundo. Inspírate por más de 80 vehículos en un área de exhibición de 5,600 metros cuadrados.

Compartir