Menú

El Porsche 928 regresa a Super Chase: Criminal Termination

Super Chase: Criminal Termination es un juego de carreras arcade lanzado en 1992 por Taito. Es una de las secuelas de la famosa saga Chase H.Q.

Los fans del primer juego volvían a encontrarse con Tony Gibson y Raymond Broady, pero esta vez tenían la perspectiva de verse desde del interior del coche. La que también regresó en esta versión fue Nancy, pero esta vez la podíamos ver en una pantalla de video dentro del coche antes del comienzo de la etapa.

Escenarios de pura adrenalina 

Esta vez nuestro personaje se enfrentaba a nuevos enemigos y escenarios. El escenario inicial era Beverly Hills donde tenías que perseguir y detener a una banda de delincuentes que estaba atracando una joyería de forma violenta. Tu oponente tenía a sus mandos un Blue Buick Skylark convertible y tu un Porsche 928 rojo, un coche que alcanzaba los 277 km/h, perfecto para las persecuciones que ofrecían el juego.

Después viajabas a Nueva Orleans donde varios terroristas detonaban una bomba volando una casa por los aires. Lograbas descubrir la ubicación de los delincuentes con la inestimable ayuda de Nancy y dependía de ti perseguir y arrestar al líder de la banda. En esta ocasión tus enemigos tenían a su disposición un Jeep verde Wrangler Sahara, mientras tu vehículo era un Jeep rojo Wrangler Renegade.

Ya en Nueva York tu propósito era detener a la pandilla Gangrene que había robado a un hombre rico y pedía un rescate por su novia mientras se escapaban a toda velocidad por una carretera suburbana. Para lograr tu objetivo contabas otra vez con el Porsche 928. Los vehículos enemigos estaban compuestos por una Harley-Davidson Fat Boy, un Buick Skylark rojo descapotable y un Pontiac Firebird Trans Am 1970 púrpura.

En Texas debías detener a tus enemigos después de que el tren en que transportaban sus drogas se estrellase en la frontera del estado. Para ayudarte tenías a tu Porsche 928 rojo y un tractor-remolque Kenworth Amarillo. Tu oponente conducía el mismo modelo de tractor pero en color azul. 

Terminabas el juego en Chicago, donde debías arrestar al peligroso Arnold, un asesino que acababa de disparar a unos cuantos guardias y a un político y se escapaba en un vehículo desconocido. Tanto tú como tu enemigo teníais en vuestras manos un Porsche 928.

Altas revoluciones para los más exigentes

En el primer lanzamiento de Chase H.Q ya pudimos ver que Tony Gibson era un verdadero amante de Porsche, su coche de confianza para perseguir a los “malos”. En Super Chase: Criminal Termination el policía se sube de nuevo a su Porsche 928 rojo, un coche con un motor V8 delantero. Pero en el juego no sólo tú tenías el privilegio de conducir este coche espectacular, Arnold, tu último oponente también lo hacía, estirando al máximo la pelea por lograr el objetivo.


Escrito por: Iván Burgos Murillo

Compartir