Menú

El récord con más alma de Porsche

Ferdinand Porsche dijo que “todo se reduce a no rendirse nunca”. Esta frase, ya mítica, refleja no solo la constancia y perseverancia de Porsche como marca, encierra la esencia de su paso por el mundo del motorsport. 

La historia de Porsche está irremediablemente vinculada a las carreras. No es posible imaginar algunos de los deportivos más aclamados de la historia si no es sobre el asfalto, compitiendo por el triunfo danzando entre las curvas de un circuito. Los deportivos de Stuttgart han corrido y ganado a lo largo de los años competiciones en todo el mundo y el motorsport siempre ha estado presente no solo en la sala de trofeos de Porsche sino en el mismo diseño de cada uno de los coches que salen de fábrica. 

Las carreras suponen un reto continuo que ayuda a mejorar la ingeniería de los coches día tras día. Dentro de todos los campeonatos existentes las carreras de resistencia y GT son en las que Porsche más ha competido. Repasar las victorias absolutas y de categoría de los diferentes campeonatos es una tarea titánica, pero si hay una carrera en la que Porsche destaca es en las 24 Horas de Le Mans.

Durante más de seis décadas ha sumado un total de 19 triunfos absolutos en la mítica carrera de resistencia e innumerables éxitos en todas las categorías en las que ha participado, lo que le hace poseedor del récord de victorias en esta competición. Porsche logró su primera victoria absoluta en Le Mans hace 50 años, el 14 de junio de 1970, con un 917 KH de 580 caballos de potencia. Ese primer triunfo provocó que un año más tarde 33 de los 49 inscritos fueran Porsches, récord que aún sigue imbatido.

En 1971 un Porsche 917 KH repitió victoria y en 1976, Porsche logró con el 936 Spyder la que fue la primera victoria de un coche con turbo en la historia de Le Mans. Ese mismo coche consiguió la victoria un año más tarde, en 1977 y en 1979 ganó un Porsche 935 K3 de un equipo cliente.

Entre 1981 y 1987 los Porsche consiguieron el periodo de victorias más largo en la historia de las 24 Horas de Le Mans. El hito comenzaba con el tercer y último triunfo del Porsche 936 Spyder en 1981. En 1982 el nuevo 956 se hizo con los tres primeros puestos, copando el podio y asegurando el reinado de Porsche. En el año 1983, nueve Porsche 956 consiguieron estar entre los diez primeros puestos en la carrera consiguiendo el mejor resultado histórico de una marca. Y en 1984 y 1985, ocho de los diez primeros puestos volvían a ser para Porsche. 

Ya en la década de los 90, Porsche obtuvo cuatro victorias absolutas: en 1994 con el Porsche 962 Dauer Le Mans GT, en 1996 y 1997 con el WSC Spyder, y en 1998 con un Porsche 911 GT1. En 2014 corría por primera vez el Porsche 919 Hybrid con una potencia total de unos 900 caballos, que le valió para conseguir tres victorias consecutivas de 2015 a 2017.

Porsche continúa siendo el fabricante con más podios en los 100 años de historia de Le Mans. El Porsche 911 RSR, por ejemplo, compitió con cuatro coches en las 24 Horas de Le Mans de 2018 y el “Pink Pig” con el dorsal 92 se hizo con la victoria en su categoría. 

Pero Le Mans no es la única carrera dónde Porsche ha dejado su sello. Ganó la Fórmula CART en 1989 en manos del piloto italiano Teo Fabi en un monoplaza Porsche 2708 con motor V8 de 2.6 litros y 750 caballos. Se hizo con el Rallye Montecarlo en cuatro ocasiones, en 1968, 1969, 1970 y la última en 1978 en manos de Jean-Pierre Nicolas. 

Consiguió un doble triunfo en el Dakar con René Metge como piloto en el año 1984 con un Porsche 953 y en 1986 con un Porsche Porsche 959. Ha ganado 40 Campeonatos de Europa de Montaña y se ha hecho con la victoria 11 veces en la Targa Florio. Y esto es solo un pequeño ejemplo del amplio palmarés de Porsche.

Según declaró Oliver Blume, Presidente del Consejo de Dirección de Porsche AG, "las carreras de resistencia son parte del ADN de nuestra marca”, lo que ha impulsado que Porsche presentara recientemente un prototipo LMDh con el que competirá en la que será a partir de 2023 la nueva categoría superior del Campeonato del Mundo de Resistencia FIA.

Este prototipo es un sinónimo del hambre de victorias que tiene Porsche y de su pasión por la competición, y será una nueva oportunidad de seguir sumando victorias a un palmarés que está plagado de récords.

Compartir 

Otros artículos que te interesarán