Menú
El sueño de Magnus Walker

El sueño de Magnus Walker

Gran parte de su historia ya es conocida, ya que Magnus Walker es un nombre familiar en la escena Porsche en todo el mundo. ¿Pero cuáles son las raíces de su pasión por Porsche? 9:11 Magazine se encontró con el Urban Outlaw, donde comenzó todo, en su ciudad natal de Sheffield, Inglaterra.

"Esta ciudad casi me destruye", recuerda Magnus Walker, mientras mira a través de los tejados de su ciudad natal. "Pero también me hizo fuerte. Si no fuera por Sheffield, probablemente me hubiera hundido sin dejar rastro cuando vine a Estados Unidos", recuerda Urban Outlaw. Magnus Walker tuvo un comienzo difícil en esta ciudad del norte de Inglaterra, que una vez fue un bastión de la industria del acero. Después de turbulentos días escolares y varios conciertos como músico, desempeñó un breve período como yesero, pero se desilusionó por completo a la temprana edad de 19 años. Dio la espalda a la ciudad y al sur de Yorkshire para bien.

Aunque Walker no tenía un plan, sí tenía un destino en mente: Estados Unidos. Quería olvidarse de todo y alejarse lo más posible. Sin embargo, algunas cosas fueron difíciles de olvidar: un recuerdo en Londres en 1977, cuando Magnus, de diez años, asistió al International Motor Show en Earls Court con su padre. Ahí es donde puso los ojos en un Porsche 911 Turbo 930, con sus llamativos colores de Martini Racing. Desde esa visita, regresó al 911, una y otra vez, explorando cada detalle, y descubrió que los otros coches no le interesaban en absoluto.


Magnus Walker descubre su pasión por el 911 a los diez años


"Me encontré completamente enganchado, de inmediato. El gran alerón trasero... ese Porsche parecía tan rápido, a pesar de que no se movía. Era el automóvil en muchos de mis sueños cuando era niño, y de repente mi sueño se había materializado ”, cuenta con entusiasmo el rebelde de Porsche. Finalmente, el joven Walker tuvo que irse a casa desde el Salón del Automóvil, pero se llevó el deportivo como un recuerdo grabado en su mente. El 911 blanco se convirtió en una especie de faro para él: a veces se desvanecía en la niebla, pero nunca desaparecía.

Walker llegó a América a la edad de 19 años. Mientras iba a fiestas salvajes y hacía giras con leyendas del rock como Alice Cooper, se le ocurrió la idea de crear su propia marca de moda, una idea forjada en algún lugar en el espacio entre su madre que le enseña a coser de niño, y su gran amor por la música rock. Sus estilos distintivos y marcados resultaron ser muy populares en la escena del rock, y el dinero comenzó a fluir.


Walker posee una impresionante colección 911

Más tarde, Walker recordó el Porsche en Londres y decidió que finalmente era hora de vivir el sueño de comprar su primer Porsche: un 911 en Indian Red. Walker trabajó para comprar su siguiente Porsche, un 911 T; fue este modelo el que el fabricante de juguetes Mattel también creó para los soñadores más jóvenes, y que completó con el familiar 277 en el frente.

Hoy, toda la era de Porsche air-cooled se puede examinar en todo su esplendor en el garaje de Walker: tiene más de cincuenta deportivos en su loft en el centro de Los Ángeles.

9:11 Magazine conoció a Magnus Walker en su ciudad natal de Sheffield, y estuvo a su lado cuando vio el Porsche que lo inició todo, 41 años después.
 


 

Compartir 

Otros artículos que te interesarán