Menú
James Dean y Porsche: el destino de una talentosa leyenda

James Dean y Porsche: el destino de una talentosa leyenda

El destino quiso reunir a James Dean y Porsche. El mito se hizo tan popular en nuestra cultura que todos saben cómo murió la leyenda de Hollywood. En este post, os contaremos la sólida relación que James Dean tenía con los coches deportivos y las carreras de coches. Se decidió por construir su carrera en el mundo del motor sintiendo una verdadera pasión por Porsche. James Dean no solo era un actor joven y carismático, sino que también era un piloto prometedor que participaba en competiciones de carreras y se esforzaba por tener éxito en ellas.

El estilo de vida glamuroso de James Dean

Muy pocas estrellas en la historia han alcanzado el estatus icónico que James Dean representa hoy para todos. Elvis Presley, Marilyn Monroe, Steve McQueen ... todas esas estrellas de Hollywood se convirtieron en leyendas no sólo por sus logros, sino también por lo que simbolizan para el público. Para James Dean, todo comenzó con la adaptación al cine de East of Eden en 1955 del libro de Steinbeck. Y representó el papel a la perfección, porque se alineaba perfectamente con su vida real: sin madre, creado en una granja y sufriendo la falta de amor.

Pero la verdadera consagración vino con Rebelde sin causa, lanzada el mismo año y que se convirtió en una de las mejores películas de culto. Dean encarnó a un adolescente rebelde, apasionado y tierno: un personaje que se pegaría a él para el resto de su vida. En los años 50, Estados Unidos representaba el mundo libre, el espíritu de aventura y James lo encarnaba maravillosamente, se rebeló, estaba ansioso por el éxito y quería disfrutar plenamente de la vida.

Se sabía que James tenía historias de amor turbulentas con hombres y mujeres. Pero una de sus mayores pasiones fueron las carreras y los coches... James Dean era un gran entusiasta de los coches y es una de las pasiones que vendría a definirlo para aquellos que lo conocieron. Los coches también influyeron en gran medida en la leyenda que lo rodeó en los años posteriores a su muerte. Tenía muchos coches diseñados para carreras y, entre ellos, el más famoso sigue siendo el Porsche 550 Spyder, también apodado  "Little Bastard" por el mismo James Dean.

James Dean y el Porsche 550: reunión de dos leyendas

No mucho después de grabar East of Eden, Dean comenzó a llenar su garaje con todo tipo de interesantes coches y motocicletas. Adquirió una motocicleta Triumph antes de lanzarse a por un Porsche Super Speedster de 1955, que compró justo antes de rodar Rebelde sin causa. Con el Speedster, Dean adquirió sus habilidades de alta velocidad en el infame Mulholland Drive, que tenía fama de ser un tramo de carretera bastante peligroso. En 1955, en Palm Spring terminó segundo y noveno en Bakersfield. Después de eso consideró seriamente convertirse en un piloto a tiempo completo. "La velocidad, es todo lo que importa", dijo James Dean a su primo Markie.

Hablando del Porsche 550 Spyder, fue el primer coche de carreras puro de Porsche, el padrino de los modelos 917, 956, 962, etc... No es extraño que el 550 fuese un modelo notoriamente difícil de poseer, ya que muchos pilotos y celebridades estaban deseando tener uno de los pocos modelos. ¿Y por qué? Este fue un coche que conquistó su clase en Le Mans y en la Carrera Panamericana. Era todo lo que Dean estaba buscando. Estaba realmente enamorado de este exclusivo modelo Porsche con tan solo 70 ejemplares producidos para el público. James colocó a su amado 550 la etiqueta con el número "130", dos franjas rojas en los alerones traseros exactamente similar al Spyder 550 de la Carrera Panamericana.

Vive rápido muere joven: nace la leyenda.

Es un hecho que, el Porsche Spyder 550 ya era muy famoso por su éxito en todo el mundo, pero la leyenda del coche alcanzó otro nivel con la historia de James Dean con su coche. El 30 de septiembre de 1955, James Dean se dirigió a una carrera de coches en el norte de California dejando su casa en Los Ángeles temprano, junto con su mecánico Rolf Wütherich de copiloto.

Durante el viaje, es detenido por un control policial y multado por exceso de velocidad. Se fue de nuevo siempre conduciendo rápido, temiendo llegar tarde a la carrera ... Después de conducir casi 4 horas, James Dean cruzaba la pequeña ciudad de Cholame, California.

Es precisamente en ese momento cuando un joven estudiante, Donald Turnupseed, apareció desde la Ruta Estatal 41 de California conduciendo un Ford Sedan mientras James conducía por la Ruta 466. El joven estudiante tenía prioridad sobre el Porsche 550, que llegó bastante rápido. James Dean vio el otro coche, pero no se detuvo ya que ni siquiera frenó; intentó evitarlo, sin éxito. Los dos coches chocaron y el Spyder 550 se lanzó por el aire y se estrelló.

24 años es una edad demasiado temprana para que alguien muera, y mucho menos alguien capaz de dejar una impresión tan indeleble como Dean en sus películas. Pero mientras que tener 24 años es ser joven, no es tan joven para convertirse en leyenda y vivir para siempre en su crisol.

Compartir 

Otros artículos que te interesarán