Menú
Leipzig se ha convertido en uno de los motores de Porsche

Leipzig se ha convertido en uno de los motores de Porsche

Para que Porsche haya llegado a ser lo que es hoy en día, una de las marcas de deportivos con mayor prestigio entre los usuarios (por la historia, elegancia y calidad de sus vehículos) ha tenido que atravesar distintas fases de expansión desde la apertura de la pequeña oficina de ingeniería en Stuttgart.

La fábrica de Leipzig se construye por las necesidades de producción en serie moderna y distribución mundial, al convertirse Porsche en una de las marcas punteras a nivel global. De esta manera se mejoró la productividad y se pudo satisfacer la creciente demanda de vehículos.

El año clave en todo esto es 1998, cuando desde Porsche se decide comenzar a fabricar un SUV, el Porsche Cayenne. Para muchos en un principio se trató de algo inédito, ¿cómo iba a fabricar Porsche, una marca de vehículos asociada a los motorsports, un vehículo con más similitudes con un 4x4? Para los escépticos del momento, el resultado habla por sí solo siendo el Cayenne uno de los modelos más exitosos en toda su historia.

La construcción de la sede de Leipzig, fue necesaria puesto que en ese momento la fábrica de Zuffenhausen estaba ocupada con la producción del Porsche 911 y del Porsche Boxster, y no había espacio suficiente para la producción y montaje del Cayenne. Tras un exhaustivo estudio de viabilidad, Leipzig fue seleccionada dentro de un total de 17 ubicaciones potenciales como una nueva ubicación para la marca de Stuttgart.

En agosto del año 2002, la fábrica finaliza su construcción. Solamente un mes después el primer Porsche Cayenne está listo para abandonar la línea de producción. Entre los años 2003 y 2006 la fábrica de Leipzig también introduce la producción del superdeportivo de Porsche del momento, el Carrera GT.

Situándonos en el año 2006, encontramos otro hito importante para el concepto moderno de Porsche. Desde Stuttgart se toma la decisión de introducirse en el segmento de las berlinas de lujo, y como ocurrió en su momento con el Cayenne, el lanzamiento del Porsche Panamera es observado con recelo por los puristas. De nuevo, Porsche consigue revolucionar un segmento en el que no tenía experiencia, para convertirse en un referente.

Para el desarrollo y fabricación del Panamera. se construye una nueva planta de producción de 25.500 metros cuadrados y un centro logístico de prácticamente la misma dimensión para proporcionar los componentes y ensamblajes necesarios para la berlina deportiva de Porsche.

Durante los sucesivos años se fueron añadiendo salas de producción para nuevos modelos. La introducción más importante fue la del Macan en 2011, un nuevo reto para Porsche al tratarse de su primer SUV compacto. Por tercera vez consecutiva, la respuesta en los diversos terrenos en los que fue probado y su precio más abierto al público, hicieron del Macan un superventas.

A partir de 2014 se agregaron en Leipzig los diversos espacios para la fabricación completa del Panamera. Además en la actualidad alberga en un área total de 2,300 metros cuadrados, talleres de capacitación y varios espacios enseñanza y sociales. Los aprendices en Porsche Leipzig estudian mecatrónica automotriz, mecatrónica y mecánica industrial. En abril de 2017 se inauguró un nuevo centro de formación.

Desde 2017 el Cayenne se dejó de fabricar en Leipzig, siendo toda la instalación preparada para el futuro de la movilidad eléctrica. Actualmente Porsche Leipzig incluye más que una planta de producción en la que se pueden diferenciar hasta 8 diferentes espacios:

- Centro de Experiencias y atención al cliente: el eje central para cada visitante. Un lugar donde los visitantes están invitados a relajarse, a explorar y, sobre todo, a maravillarse.

- Centro Administrativo I

- Línea de ensamblaje: aquí se convierten los cuerpos de Panamera y Macan en vehículos que son de una clase propia. Satisfacer los deseos de los clientes es nuestra la prioridad aquí.

- Centro de calidad: cubre más de 6,000 metros cuadrados con todos los departamentos involucrados en la optimización de vehículos.

- Taller de carrocería Macan: cientos de piezas individuales de acero y aluminio que se unen paso a paso para formar la capa metálica del vehículo.

- Taller de carrocería Panamera: tecnologías conjuntas innovadoras, mezcla de múltiples materiales y uso de aluminio a gran escala: el taller de la planta Porsche en Leipzig es una de las instalaciones más modernas e innovadoras de su tipo en la industria automotriz.

- Centros Administrativos II y III

- Taller de Pintura: una de las instalaciones de pintura más avanzadas del mundo.

Como ya hemos dicho es la forja desde la que salen el Panamera y el Macan, pero se puede encontrar mucho más que la excelencia en ingeniería en Porsche Leipzig. También es un lugar donde se puede experimentar el atractivo fascinante del deportivo en cada faceta. con las visitas para clientes y el centro de experiencias.

Compartir 

Otros artículos que te interesarán