Menú

Muscle Car 3: Illegal Street, velocidad y potencia Boxster

Muscle Car 3: Illegal Street llegó en 2003 de las manos de Global Star Software. El juego de carreras era un homenaje a grandes muscle cars que han desfilado por nuestra historia, donde se incluía el Porsche Boxster (986) de una parrilla de 26 coches diferentes. Para mayor diversión del jugador los desarrolladores prepararon nueve pistas diferentes ambientadas en lugares como Roma, Chicago y Bangkok, con la posibilidad de desbloquear 6 pistas adicionales.

Homenaje a los muscle cars

¿Quién no ha soñado nunca ponerse al volante de coches como un Porsche Boxster? En Muscle Car 3: Illegal Street los jugadores no sólo podían conducir estos supercoches si no que podían personalizarlos con el dinero ganado en el circuito ilegal de carreras callejeras.  Podías modificar prácticamente todas las piezas de los mismos, desde los tubos de escape, las llantas, los alerones hasta las tomas especiales para el motor. Una vez tenías el coche a tu gusto solo tenías que dejar hablar tus neumáticos.

El juego ofrecía 4 modos de carrera diferentes: carrera rápida, carrera de “fantasmas”, persecución de policías y carrera. Si elegías el modo de persecución policial tomabas el volante de un coche de policía, persiguiendo y multando a los infractores de la velocidad.

Atravesar el centro de la ciudad haciendo carreras callejeras ilegales por dinero en el modo carrera al volante de cualquiera de los 26 coches de alta potencia era pura adrenalina para los verdaderos fans del mundo del motor.

Porsche Boxster al rescate

Los jugadores pudieron desfilar con el Porsche Boxster por las calles de Roma, Chicago o Bangkok, desplegando toda su potencia para salir victoriosos. No era de extrañar que los jugadores se inclinasen por este coche. El  primer Porsche Boxster, conocido internamente como 986 Boxster, surgió en el año 1996 como una evolución natural del Porsche 968. El roadster adoptó la mecánica, el frente y el interior del Porsche 911 (996), lanzado poco después.

La primera generación del Boxster tenía un motor de 2,5l 201hp que permitía una aceleración de 0 a 100km/h en 6,9 segundos y una velocidad máxima de 240 km/h. La posición central trasera del motor "fla-tsix" proporcionó una casi perfecta distribución del peso y un manejo neutral.

Porsche, sin embargo, ha tenido varios coches considerados Muscle Cars a lo largo de su historia. Modelos como 911 Carrera RS Lightweight, un coche diseñado con el mundo de la competición en mente y que ha llegado a ser considerado como uno de los mejores deportivos surgidos en los años 70. El 911 T, un modelo base con menos caballos pero muy manejable y bastante adecuado para el uso en ciudad y carretera o el 930 Turbo, un coche deportivo potente y con una conducción exigente fabricado entre 1975 y 1989, conocido por el público como el 911 Turbo, son algunos de los ejemplo perfectos de lo que conocemos como muscle cars, además de representar a la perfección todo el ADN Porsche.


Escrito por: Iván Burgos Murillo

Compartir