Menú

Los mejores diseños de tapicerías de Porsche en cinco icónicos deportivos

Pepita no es solo un nombre de mujer. Es el apodo que recibió el tapizado de uno de los modelos de Porsche más codiciados de su historia, el 911 más antiguo del Museo Porsche, un 901 con el número de chasis 57. Si analizamos cada una de las piezas de un coche y hasta su tapicería tiene nombre propio, es porque cada una de ellas es importante. 

El interior de un coche será el encargado de abrazarte y darte cobijo cuando el coche ruja bajo tus pies. Los asientos, el volante, el tapizado. Los acabados, la elección de los tejidos. Todo debe conservar la esencia de Porsche de la misma forma que lo haría un alerón, la potencia de un motor o el chasis de un deportivo. 

Con el fin de darle a la tapicería el reconocimiento que merece, Porsche eligió a un grupo de tres expertos para seleccionar los cinco modelos de Porsche con las tapicerías más icónicas en sus más de 70 años de historia. Ivo van Hulten, Director del Interior Design Studio en Weissach; Cornelia Rosenbohm, experta en colores y tapicerías del Design Studio; y Ilaria Urbanati, estilista de algunos de los hombres más exitosos de la industria del cine como Ryan Reynolds, Bradley Cooper, Donald Glover o Rami Malek, fueron los encargados de elegir el top de los cinco diseños de tapicerías más asombrosos de Porsche.

Porsche 928

En el quinto lugar encontramos el diseño de la tapicería del Porsche 928. Este modelo salió a la venta en el año 1978 y debía tener la esencia y la elegancia de esos años en su interior. El contraste de las finas líneas blancas sobre un lienzo burdeos y sobre todo el detalle de la firma de Ferry Porsche en el reposacabezas fueron motivo más que suficiente para que este diseño en cuero y tela se colase en el ranking. 

Es original y tremendamente elegante. Tanto que, a pesar de que han pasado más de 40 años desde que lo vimos por primera vez, sigue resultando atractivo. “La simplicidad es la clave de la verdadera elegancia” tal y como decía Coco Chanel, y esta tapicería es el mejor ejemplo de ello. 

Porsche 911 Carrera 3.2 Coupé

En cuarta posición está la tapicería del Porsche 911 Carrera 3.2 Coupé. Esta vez el tejido de terciopelo en tono marrón combinado de nuevo con líneas blancas, es el complemento ideal para este Serie G, el último 911 de 3.2 litros que se fabricó en el año 1989. 

El estampado de rayas es un clásico que lleva años formando parte por ejemplo, de los trajes de caballero. Sigue siendo un estampado en tendencia que no pasa de moda, por muchos años que hayan pasado. Es vital que la tapicería combine con la pintura exterior, por eso el color blanco en contraste con el interior en tonos marrones convierten este deportivo en una elegante pieza de museo.

Porsche 911 Turbo "Louise“

El tercer puesto es en esta ocasión para otro de los estampados que vuelve a estar de moda una y otra vez. Surgió en Austria durante la Edad Media, y en el s.XVII se hizo popular en Escocia convirtiéndose en parte de la identidad nacional. El clásico tartán pasó de la alta sociedad a la moda alternativa como icono del punk y también ha formado parte de la historia en Porsche.

Lo hace con el Porsche 911 Turbo “Louise”, el primer motor turbo en una carrocería Carrera que tomó el nombre de Louise Piëch, hija de Ferdinand Porsche. El interior de este deportivo combina un precioso tartán en tonos azules y rojos con un cuero rojizo. Un diseño de cuadros vivos que impregna no solo los asientos, sino todo el interior del coche, haciendo de él un modelo único.

Porsche 901

Es la unidad más antigua del 911 que el Museo Porsche tiene en sus filas. Este 901 con el número de chasis 57 tiene la tapicería llamada “Pepita”, que ocupa el segundo puesto en el top. El estampado de este modelo de 1964 en color negro y blanco tiene uno de los patrones más característicos en la moda, un clásico pata de gallo en lana que se combina con el cuero en color negro.

El modelo se restauró durante tres años y ha tratado de mantenerse lo más fiel posible al original. La espléndida tapicería se complementa a la perfección con un brillante color rojo que le aporta tanta vida como el rugido del motor.

Porsche 911 Targa SC

Con un aspecto similar a la bandera ajedrezada de competición, esta tapicería de nombre Pasha es la que ocupa el primer puesto del top. Este Porsche 911 Targa SC de 1977 es un homenaje al 356, que en sus últimas unidades también utilizó las siglas SC “Super Carrera”.  Su estampado más psicodélico y extrañamente adictivo tiene una característica que solo se percibe en las distancias cortas: la combinación de cuadros azules y negros. 

Un homenaje a los detalles que muestra la historia tras cinco asombrosas tapicerías y un paseo por la moda que lleva presente en el mundo del motor desde sus inicios. Con estos cinco ejemplos sabemos que sin duda el interior es una parte fundamental en Porsche. 

Compartir