Menú

El TAG-Turbo y su influencia en la Fórmula 1

Porsche lleva mucho tiempo siendo pionera en tecnología e ingeniería y a lo largo de su historia no solo ha desarrollado motores para sus deportivos. La del motor 2623 es también la historia de cómo un motor diseñado por Porsche terminó siendo ganador de 25 Grandes Premios entre 1984 y 1987.

En otoño de 1981 la escudería británica McLaren y el grupo empresarial TAG (Techniques d’Avant-Garde) se fijaron en Porsche y su capacidad para crear ganadores. Querían que toda la experiencia que había demostrado Porsche con el implacable 935 pudiese pisar también la Fórmula 1, así que le encargaron el proyecto de desarrollo de un motor turboalimentado.

Dos años más tarde el propulsor con denominación interna 2623 estaba listo. Hans Mezger, Director del Departamento de Diseño de Vehículos de Competición en aquella época, fue el encargado del proyecto que se convertiría pronto en una de sus grandes obras, a la altura del motor bóxer de seis cilindros refrigerado por aire del 911 que también salió de su cabeza, o del V12 a 180 grados del 917. 

No era el primer​​ proyecto de Fórmula 1 de Porsche para Hans Mezger. En 1960 participó en el desarrollo del Tipo 753 de 1.5 litros y ocho cilindros, así como del correspondiente chasis del 804. Pero con este nuevo motor haría historia.

El ingeniero creó un V6 biturbo destinado a revolucionar la Fórmula 1 con solo 1.5 litros de cilindrada y 700 CV en su primera fase. El piloto John Watson condujo por primera vez el TAG Turbo con el chasis McLaren el 29 de junio de 1982, aunque después se fueron retocando aspectos del motor para darle aún más potencia.

Lograron que alcanzara los casi 900 CV a un régimen de giro de 12.000 revoluciones por minuto, lo que suponía más 350 km/h sobre el asfalto en un monoplaza. Este increíble motor es considerado el impulsor de los coches de Fórmula 1 en la década de 1980.

Ligero, compacto, eficiente y, como todos los motores Porsche, muy fiable y con un rendimiento excelente que fascinó en la Fórmula 1. Esta colaboración entre Porsche, McLaren y TAG consiguió un total de 25 Grandes Premios entre 1984 y 1987 y el Campeonato del Mundo de Constructores en los años 1984 y 1985. 

El famoso piloto Niki Lauda llevó el diseño del TAG Turbo de Hans Mezger a la victoria en el Campeonato del Mundo de Fórmula 1 de 1984, y con el motor de Porsche McLaren ganó 12 de las 16 carreras de la temporada. El compañero de Niki Lauda, Alain Prost, conseguía en 1985 y 1986 dos de sus cuatro títulos mundiales con ese motor TAG-Turbo. 

Cuando en 1985 TAG adquirió Heuer, una empresa suiza de relojes de lujo, se comenzaba a afianzar la estrecha relación entre TAG y Porsche. Y es que durante años TAG Heuer ha sido patrocinador de la Porsche Supercup y es el actual patrocinador principal de la Porsche Esports Supercup. El que fuera el CEO de TAG Heuer en los ochenta, Mansour Ojjeh, era poseedor del único Porsche 935 Street que se hizo ex profeso para él en el departamento Porsche Exclusive, un ejemplo más de la unión entre Tag Heuer y Porsche.

Se han hecho relojes que son un vínculo vivo entre ambos, como el TAG Heuer Carrera Porsche Chronograph, y ahora se han embarcado en la segunda temporada del Campeonato del Mundo de Fórmula E ABB FIA con el equipo TAG Heuer Porsche, formado para competir con el Porsche 99X Electric. Juntos corren por la victoria con los monoplazas que son el relevo de ese primer motor TAG Turbo que les llevó a la gloria.

Compartir