Menú

Porsche y Jägermeister, una decoración icónica

Eckhard Schimpf es un periodista, escritor y piloto de carreras alemán que nació en 1938 y cuya vida siempre ha estado vinculada al mundo del motor. Con apenas 17 comenzó a participar en carreras como copiloto hasta finalmente se decidió a dar el salto y tomar el control del volante.

En 1985 había participado en 350 competiciones y en más de 250 carreras en toda Europa de las cuáles algunas, fueron con un Porsche. El amor de Eckhard Schimpf por los vehículos clásicos y deportivos y su pasión por el motorsport, le convierten en un coleccionista nato que cuenta en su haber con una selección de vehículos Porsche con algo en común, la mítica decoración de Jägermeister.

A Eckhard Schimpf siempre le habían llamado la atención los Porsche, su elegancia y potencia, y cuando se decidió a participar en el Rally de Montecarlo supo qué coche sería el elegido: un compacto 914/6 con motor central que compró en el concesionario Max Moritz de la ciudad alemana de Reutlingen. Fue la chispa que encendió la llama de Jägermeister y Porsche. 

Sin cambiar apenas el coche, comenzó a competir en diferentes carreras y rallyes pero necesitaba financiación. Por suerte su primo era Günter Mast, el director ejecutivo de la empresa familiar Mast-Jägermeister que comercializaba licores de hierbas. Cuando Schimpf le pidió ayuda para participar el Rally de Montecarlo como patrocinador, Günter Mast dobló la cifra que pedía y le entregó 1.000 marcos con los que podría competir sin problemas. A cambio, el coche debía llevar una decoración que dejara claro quién era el mecenas.

Tras participar en el Rally de Montecarlo de 1971 y terminar fuera de la carrera tras un accidente, Eckhard Schimpf regresó para hablar con su primo, temiendo que la financiación terminara tras no lograr la victoria en la carrera. Pero nada más lejos de la realidad. 

Al principio el Porsche 914/6 se pintó de color verde oscuro, el mismo tono de las botellas de licor, pero Günter Mast consideró que "no era lo suficientemente llamativo" así que se aplicó el clásico tono naranja que ahora es tan conocido en el mundo de la competición. El empresario tenía la vista puesta en un objetivo mayor, montar un equipo de pilotos y coches con el que dejar huella. Esa primera semilla germinó tiempo más tarde con el equipo Jägermeister Racing Team que sería muy conocido durante las siguientes décadas. 

Entre los años 1972 y 2000 más de un centenar de pilotos estuvieron al volante de los Jägermeister. El bicampeón del mundo Graham Hill, Vic Elford, Niki Lauda, Hans-Joachim Stuck, Stefan Bellof, Ronnie Peterson, Jochen Mass y Jacky Ickx son solo algunos de los nombres que se asociaron al flamante color naranja y el ciervo. 

Tras la amarga derrota de ese primer Rally de Montecarlo que disputó Eckhard Schimpf, en 1972 se hizo con un 914/6 GT que también patrocinó Jägermeister y que durante dos años consiguió varias victorias en diversas carreras, aunque el Porsche con el que triunfaría sería un 911 3.0 RSR. Eckhard Schimpf se sentó al volante de su RSR naranja en 84 carreras y consiguió 39 victorias entre 1974 y 1977. 

Con un motor bóxer de 330 CV, este precioso y ágil deportivo con los colores de Jägermeister sería comprado por John Byrne en los años ochenta, después de convertirse en todo un ganador. Por suerte para Schimpf años más tarde podría volver a sentirlo al comprarlo de nuevo y conseguir que fuera uno de los hermosos clásicos que forman parte de su exclusiva colección. 

El ciervo volvía a casa como un ejemplo perfecto de la simbiosis Jägermeister y Porsche. Una decoración icónica que sigue siendo historia del motorsport.

Compartir