Menú
Targa Florio, reino de Porsche

Targa Florio, reino de Porsche

Porsche intenta dejar siempre detrás de sí un halo de victorias en cada competición en la que participa. Es el sello y el ADN de la marca. No podía ser de otra manera en la famosa carrera italiana, la Targa Florio, celebrada por las sinuosas carreteras de la isla de Sicilia.

El cartel realizado para celebrar los 70 años de la marca sirve como homenaje a los triunfos de Porsche en la competición, representando al último Porsche que ganó en tierras sicilianas en el año 1973, el Porsche 911 Carrera RSR .

Esta increíble carrera se comenzó a disputar a principios del siglo XX y se dejó de celebrar en el año 1977, dejando a Porsche como la marca que más victorias ostentaba, haciendo un total de 11 triunfos.

Vincenzo Florio el promotor y creador de la carrera, era un multimillonario decidido a montar una competición de resistencia en los alrededores de la ciudad de Palermo. Consiguió, en el año 1906, reunir a un grupo importante de pilotos que decidieron poner a prueba los todavía prehistóricos vehículos por las peligrosas carreteras de la isla italiana, y por el increíble recorrido de casi 150 kilómetros.

Posteriormente, el recorrido y la distancia se fueron adaptando a la realidad, quedando en la última etapa de la historia de la carrera (es decir entre 1951 y 1977) en un recorrido de 72 kilómetros que mantenían la esencia y la intensidad de la carrera, con una distancia más asequible para los pilotos y escuderías.

De manera que los pilotos y vehículos tenían que recorrer el trazado varias veces hasta cubrir los 720 km de distancia total que proponía la organización. Toda una prueba de resistencia al volante, que en su época dorada encontraba tiempos totales de entre 6 y 7 horas.

Pero, comencemos a hablar de lo que hay detrás del cartel publicitario. Y no es, ni más ni menos que una historia de victorias. Todo comenzó en los años 1922 y 1924 cuando todavía la marca Porsche no existía como tal, pero Ferdinand Porsche ya comenzó a inscribir el nombre de la familia en la historia, ayudando a los triunfos de Daimler como ingeniero.

Entonces, ¿cuándo fue la primera victoria de Porsche como tal? Corría el año 1956, y tras ganar en los 1000 km de Nürburgring en su categoría, el Porsche 550 Spyder conducido por Umberto Maglioli, logra abrir la veda para las victorias de Porsche en territorio siciliano. Ello supuso además la primera victoria de Porsche en el Campeonato del Mundo de Constructores con un coche de cilindrada menor a sus rivales.

Tras esta inesperada victoria, la soberanía de Porsche en la Targa Florio es innegable, ya que los triunfos no dejaron de sucederse al igual que los modelos y prototipos que competían por las carreteras.

La siguiente victoria fue en 1959, gracias al 718 RSK Spyder, siendo la victoria consecutiva en 1960 con el Porsche 718 RS 60 Spyder. En 1963, de nuevo Porsche sube al podio en primer lugar con el 718 GTR, llegando en 1964 el esperado 904 Carrera GTS, una auténtica revolución en los vehículos de carreras.

La aparición del 911, supuso sendas victorias en 1966 y 1967, con el Porsche 906 Carrera 6 y el Porsche 910, ambos prototipos basados en el Porsche 911. La guinda al pastel fue la triple victoria conseguida en 1968. Entre los pilotos, se encontraba Umberto Maglioli, el pionero en los triunfos de Stuttgart.

Tras las nuevas regulaciones del año 1969, Porsche acude a la competición con el 908/02 Spyder que logró batir el récord de tiempo en carrera gracias a los pilotos Gerhard Mitter y Hugo Schütz. El 908/03 de 1970 volvió a establecer un nuevo récord y a ocupar el podio.

Y por último, llegamos a la que sería la última victoria de Porsche en la Targa Florio, 1973 con el impresionante Porsche 911 Carrera RSR, abanderado con los característicos colores del equipo Martini. Gijs Van Lennep y Herbert Mülle logran una victoria muy significativa para la marca. Además este vehículo servirá como base para el futuro Porsche 911 Carrera RSR Turbo, una impresionante máquina con la que Porsche desarrollará los turbocompresores en vehículos ligeros.

Compartir