Menú
Museo Autobau

Una pasión compartida

“Puede ser que esté un poco obsesionado con los coche…” Viniendo de Freddy Lienhard, posiblemente se queda corto. Incontables Porsches se encuentran exhibidos en su museo Autobau.

El ex-piloto de carreras se ha adueñado de una gran colección de vehículos, la cual – a diferencia de muchos otros – eligió compartir con los demás, en vez de mantenerla escondida al público. Su colección está exhibida en un fascinante museo conocido como Autobau, un lugar que todavía es relativamente poco conocido en Alemania.

Los edificios de ladrillos rojos parecen sacados de otro lugar; es como si el histórico edificio del siglo 19 fuera parte de un desfile de modelos, una réplica idílica del romanticismo de la era industrial. Se encuentra en condiciones impecables y demasiado ‘perfectas’ para la era actual. Pero, esto no es una miniatura a escala 1:87 en el país de las maravillas; es un paraíso automotriz escondido en el extremo oriental de Suiza. Es una gema que virtualmente nadie ha visto – nadie al norte del lago Constance. El empresario industrial y ex-piloto de carreras Fredy A. Lienhard escogió el nombre ‘Autobau’ para este fascinante museo que almacena su variada colección. En particular, para los visitantes procedentes de Alemania, este museo es un inesperado tesoro escondido.

Una de las figuras más exitosas de Suiza en el mundo de las carreras

 

Ahora con 69 años de edad, un Lienhard mucho más joven fue durante décadas una de las figuras más exitosas de Suiza en las carreras. Incluso cuando era un niño pequeño, sabía que su lugar estaba al volante, inspirado por su padre Alfred, que también era un gran corredor: inicialmente en una moto, luego en un Porsche, y más tarde incluso en un bobsleigh. Con apenas diez años de edad, Fredy participó en su primera carrera de cajas de madera. Luego pasó a un vehículo motorizado, antes de ponerse al volante de su primer kart y llevar su pasión por el automovilismo al siguiente nivel.

“Empezamos con muy poco”, afirma Lienhard, recordando las muchas tardes y semanas que pasó con sus amigos en el pequeño taller del sótano de la empresa metalúrgica de su padre, entreteniéndose con coches de Formula Vee hechos a base de piezas de Beetles. “Todos pusieron su granito de arena. Yo era bueno buscando piezas desechadas, limpiándolas y pintándolas. Yo también controlaba las cuentas cuando era un estudiante”. Sonríe: “Los coches de carreras son como las mujeres - no puedes compartirlos. Ya entonces lo sabíamos, es por ello que cada uno del grupo tenía el suyo propio, es su propio color. El mío era azul”.

Las carreras tuvieron que esperar - pero no por mucho tiempo

 

Por aquel entonces, ¿pensaba que se dedicaría profesionalmente a la carrera? Lienhard no puede responder a esta pregunta, porque en 1970, a la edad de 22 años, un giro cruel del destino le obligo a tener que tomar una decisión difícil: La muerte repentina de su padre significaba que tenía que gestionar la empresa familiar y sus 400 empleados. Las carreras tuvieron que esperar, pero no por mucho tiempo. Mirando hacia atrás, Lienhard no se arrepiente: "Es bueno que me haya dedicado a los negocios, me ha permitido seguir involucrado en este deporte, que no resulta barato, por más tiempo”.

Muchos automóviles están exhibidos en el museo Autobau 

 

En 1971, Fredy volvió al volante para competir en unas cuantas carreras de Fórmula Super Vee. "Conducir era importante para mí", explica hoy - a pesar de que el regreso casi termina en una catástrofe al volar su coche fuera de la pista durante la carrera de Hemberg. "No estaba bastante familiarizado con la pista, y confundí una curva cerrada con una curva rápida que se toma en tercera", recuerda Lienhard. Derribó tres árboles y saco el monoplaza fuera del circuito. "En la hierba suave, la barra de rodaje se hundió, y el resultado fueron tres fracturas vertebrales. Si eso ocurriera de nuevo hoy, no sobreviviría." Por suerte para Lienhard, su casco de seguridad se atascó en el sistema de roll-over y ayudó a mantenerlo en su lugar. "Ese accidente fue el más grave de toda mi carrera. Por suerte, todas las lesiones sanaron sin necesidad de cirugía. Dos semanas más tarde, estaba de vuelta al volante en Hockenheim. Necesitaba demostrarme a mí mismo que aún podía correr..."

Un Porsche 911 S/R y un 911 S Targa naranja

 

Fredy todavía podía competir, pero debía tomar otra importante decisión: ahora se alejaría de los coches de carreras abiertos. En 1972, comenzó a competir con un Porsche 911 S/R; Ya poseía un 911 S Targa de color naranja: "Sabía que quería un coche de carreras con techo". Dos años después, sustituyó al S/R por un RSR: "Era un gran coche, listo para conducir directamente de la fábrica. Eso era realmente importante para mí en ese momento; Yo era un hombre de negocios, no un ingeniero. Gané prácticamente todas las carreras en el campeonato suizo con ese coche, e incluso superé la competencia internacional en Hockenheim. El alto valor de reventa también supuso una ventaja importante".

El coleccionista ahora lamenta su decisión de vender. Más tarde, por casualidad, tropezó con el 911 S/R amarillo - y ahora ha sido cuidadosamente restaurado para una de las exposiciones en el Autobau. Incapaz de conseguir el RSR rojo, Lienhard había construido una réplica fiel.

Su éxito más importante: en 2002 ganó las 24 Horas de Daytona

 

En 1975, Lienhard regresó a las carreras de coches abiertos. Hasta 1984, participó en la Fórmula 2, y luego en la serie de la Fórmula 3000, antes de cambiar a los prototipos de Le Mans. Cada vez era más asiduo situarse en la parrilla de salida al otro lado del océano en los EEUU, y en 2002 ganó las 24 horas de Daytona, su "éxito más grande del motorsport". Seis años más tarde, Lienhard había completado el círculo con la compra de un Porsche RS Spyder. Como tantos otros profesionales que han conducido el 478hp, LMP2 de dos plazas, está convencido de que "era el coche de carreras perfecto". Lienhard, de 61 años, se clasificó para la serie europea Le Mans en ese coche y también ganó el Michelin Energy Challenge "porque el Porsche era tan increíblemente eficiente. El rendimiento me habría calificado para las 24 Horas de Le Mans. Pero cuando mi hija me dijo que iba a ser abuelo, decidí que se había acabado". Con una poco de arrepentimiento, añade: "Desafortunadamente, no tengo nada que probar en Le Mans o en la Nordschleife en Nürburgring".

Para Lienhard, la carrera nunca fue un fin en sí misma; El empresario lo vio como una oportunidad para promover su negocio, que fabrica armarios de primera calidad para herramientas y equipamiento de taller. "La industria del automóvil siempre ha sido un cliente clave para nosotros", explica el gerente, que sigue comprometido con una amplia gama de intereses. Cuando se hizo cargo de la empresa siendo muy joven, facturaban 36 millones de francos suizos al año. Diez años más tarde, el volumen de negocio había aumentado a 100 millones, superando finalmente la marca de 400 millones y contando con una plantilla de casi 2.000 empleados. "Hemos promovido Lista y suministrado a los equipos, y esto nos ha permitido establecer contactos en la industria de la fabricación de automóviles. Este enfoque, es lo que nos ha convertido en líder del mercado en los Estados Unidos. Incluso cuando tienen que soportar mucho peso, nuestros cabinas duran 50 años o más”.

Un maestro de la escuela primaria se acercó a Lienhard

 

Lienhard guardó muchos de sus coches de carreras originales, y redescubrió y trajo de vuelta algunos modelos que anteriormente había vendido. Su colección cuenta con más de 100 series de coches, prototipos y otras rarezas valiosas, incluyendo - por supuesto - muchos Porsche: desde el 75 hp 356/C de 1964 y su 911 de carreras hasta un RS Spyder y un impresionante Porsche 962 que se remonta al Grupo C era. Un 918 Spyder, híbrido de Zuffenhausen super deportivo, trae la colección hasta la actualidad. La colección también incluye grandes vehículos americanos, coches italianos de color rojo fuego, auténticos Fórmula 1, piezas únicas hechas a mano y modelos exclusivos de series pequeñas, incluyendo un Vector W8 - para cualquier persona que recuerde el Lamborghini Challenger de 390 km/h...

Lienhard convirtió su visión en realidad

 

En un edificio en el Egnacherweg 7, en Romanshorn junto al lago de Constanza, Fredy ("podría ser un poco loco con los coches...") Lienhard convirtió su visión en realidad. La colección se exhibe ahora en un antiguo almacén del alcohol, que fue construido en 1892, cerrado en 1996, y descubierto por Lienhard en 2007. En abril de 2009, reabrió el edificio bajo el nombre del Autobau. Hoy en día, los magníficos edificios se muestran más resplandeciente que nunca: Las oficinas están situadas en la entrada, mientras que las largas salas, brillantemente iluminadas, se ubican detrás de las salas de la colección, cuidadosamente dispuestas en dos plantas, así como una cafetería y espacios para eventos. El museo incluso tiene su propia pista - en la que sólo se circula en el sentido de las agujas del reloj, a menos que el conductor cambie de dirección, pero aun así, sigue siendo bastante impresionante. El "polígono" es una nueva zona incorporada al museo. La construcción de ladrillo de 12 lados, rodea un sólido tanque de acero remachado que una vez tuvo 2,8 millones de litros de alcohol industrial. Pronto, una nueva parte de la colección se exhibirá aquí. "Nuestro museo es como un coche de carreras: nunca está terminado", dice Lienhard con una sonrisa. "Estamos continuamente desarrollando Autobau, y ya tenemos planes para próximos proyectos".

"Para mí, la pasión por los coches es lo más importante", dice el coleccionista, que está feliz de permitir que los visitantes del museo puedan sentarse en sus coches. "Realmente soy muy afortunado. Autobau me permite compartir mi pasión con los demás”.

Compartir 

Otros artículos que te interesarán