Menú

Los Centros Porsche de España y Portugal, motor de las donaciones

Porsche Ibérica y su red de Centros Porsche en España y Portugal están consiguiendo sumar una importante cantidad de dinero para sus proyectos solidarios. La reactivación de la actividad, que en el caso de Porsche se está recuperando de forma muy positiva tras los meses de incertidumbre vividos, permite que la recaudación para los Bancos de Alimentos aumente a un ritmo espectacular.

Durante los momentos más duros de la pandemia nació Porsche Compromiso Social (PCS), un nuevo “sello” de la marca para identificar movimientos solidarios con los que colaborar de forma directa. La iniciativa de Porsche Ibérica se puso en marcha de inmediato para entregar un total de 6.000 comidas preparadas en el comedor de la empresa, que se destinaron a las personas más desfavorecidas.  

Prácticamente en paralelo se fue gestando el segundo proyecto, denominado Porsche SUMA, y que consiste en un acuerdo con la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL) y su homónima portuguesa, Rede de Emergencia Alimentar, para llevar a cabo en tres fases. La primera consistió en una donación de 30.000 euros que hizo Porsche Ibérica a FESBAL. Y ahora, en la segunda fase que se prolongará hasta finales del presente mes de julio, está siendo la colaboración conjunta entre la marca y sus concesionarios de España y Portugal la que se ocupa de seguir recaudando dinero para entregar íntegramente a los Bancos de Alimentos.

Por un lado, por cada coche vendido entre el 1 de abril y el 31 de julio se destinará una cantidad para el Banco de Alimentos donde se ubica el Centro Porsche correspondiente. Por otro, los clientes y cualquier persona que quiera ayudar tendrán la opción de hacerlo ingresando la cantidad que estimen oportuna a la cuenta corriente destinada a tal fin. Para ello, en las exposiciones de los concesionarios se ha dedicado una zona específica a explicar el proyecto y la forma de participar en él, donde también hay un coche rotulado y la cartelería con los datos de la acción. Además, en la página web www.porsche-compromisosocial.com, que informa igualmente de en qué consisten estas acciones solidarias, se ha puesto un enlace para que pueda dejar su aportación quien lo desee.

Desde el reinicio de la actividad, los concesionarios van recuperando sus cifras habituales y el ritmo actual es muy alentador. “Estamos encantados con la respuesta de nuestros clientes”, señala Tomás Villén, Director General de Porsche Ibérica. “Una vez que se han dejado atrás los momentos más difíciles de la crisis sanitaria, esta gente apasionada por nuestra marca ha querido encarar el futuro con optimismo y hemos cerrado un mes de junio con ventas similares a las del pasado año, que fue especialmente bueno. Está claro que la completa y atractiva gama de producto que tenemos no deja a nadie indiferente y, con el recién estrenado Taycan, damos una vuelta de tuerca más al mundo de la deportividad, en este caso cien por cien eléctrica y sostenible”.

Gracias a estos buenos datos, las expectativas de recaudación son verdaderamente optimistas. Entre las comidas solidarias, la donación inicial y lo que se estima recaudar para los Bancos de Alimentos, Porsche Ibérica espera que la aportación total a finales de año estará en torno a los 400.000 euros.

Una vez que termine esta segunda etapa, el proyecto Porsche SUMA culminará con el Taycan Electrotour, un recorrido alrededor de la península ibérica con el primer deportivo eléctrico de la marca, que convertirá el total de kilómetros realizados en kilos de alimentos para completar esa cifra global estimada de recaudación.

Según explicaba hace unos meses Miguel Fernández, Director General de la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL), la pandemia ha hecho que en España aumenten un 50% las solicitudes de ayuda de este tipo. El dinero que aportará Porsche Ibérica tiene un valor muy superior al contable, pues los acuerdos que tiene FESBAL con productores y distribuidores le permite conseguir precios bastante más competitivos que los de mercado, por lo que a esos 400.000 euros se les sacará un enorme provecho.

“Nuestra satisfacción no puede ser mayor, pues en este caso la reactivación del negocio lleva implícita una recaudación que destinamos a las personas más desfavorecidas”, comenta Tomás Villén. “Como empresa, Porsche ha mantenido la misma filosofía desde sus inicios: tenemos la obligación de devolver a la sociedad todo lo que, por fortuna, recibimos de ella”.

 

Compartir