Menú

Porsche logra un crecimiento sostenible en el ejercicio fiscal 2020

Porsche AG ha establecido un nuevo récord en el ejercicio fiscal 2020: su facturación creció hasta los 28.700 millones de euros, lo que supera la cifra del año anterior en más de 100 millones de euros. El resultado operativo fue de 4.200 millones de euros. En el ejercicio precedente fue de 4.400 millones de euros, antes de considerar partidas especiales, y de 3.900 millones de euros después de anotar estas. El margen obtenido sobre las ventas fue del 14,6% en 2020, en línea con el objetivo estratégico marcado, a pesar de la compleja situación económica. Por lo tanto, las sólidas cifras de 2019 no quedaron muy lejos, sobre todo, teniendo en cuenta el cierre temporal de la producción. En total, Porsche entregó más de 272.000 vehículos a los clientes de todo el mundo. Esto supone solo un tres por ciento menos que el año previo, que fue el mejor de la historia. El beneficio antes de impuestos llegó a 4.400 millones de euros, por encima del alcanzado en 2019.

“El ejercicio fiscal 2020 fue un éxito para Porsche, en unas circunstancias difíciles”, comenta Oliver Blume, Presidente del Consejo de Dirección de Porsche AG. “Hay cuatro razones para ello: nuestra atractiva gama de producto, unos excelentes modelos electrificados, la fortaleza innovadora de la marca y la determinación con la que hemos afrontado la gestión de la crisis. Hemos vendido más de 20.000 unidades del Taycan, el primer deportivo completamente eléctrico de Porsche. Eso le convierte en el deportivo eléctrico más exitoso de su clase. Más de 50 premios internacionales acreditan esta afirmación. Entre otros, el Taycan fue elegido el ‘coche más innovador del mundo’. Porsche es sinónimo de solidez en su negocio principal, de actuación sostenible, de responsabilidad social y de tecnologías innovadoras”.

“Estamos muy orgullosos de estos resultados”, explica Lutz Meschke, Vicepresidente del Consejo de Dirección de Porsche AG como responsable de Finanzas y Tecnologías de la Información. “A pesar de los numerosos desafíos, hemos logrado el objetivo estratégico marcado, con un margen operativo sobre las ventas del 14,6%”.

Según Lutz Meschke, el hecho de que se alcanzaran esas cifras récord a pesar de la difícil situación mundial fue posible gracias a la rápida reacción para ajustar los costes y mantener la solvencia. “Nuestra máxima prioridad en la crisis fue la liquidez. Necesitábamos reducir todos los costes que no eran absolutamente necesarios”. En ningún momento Porsche perdió de vista su dirección estratégica a largo plazo. “No escatimamos nada en lo que respecta a temas de futuro. Seguimos avanzando a toda velocidad en la transformación, digitalización y electrificación. Intentar economizar en estas áreas tendría como resultado una rápida pérdida de competitividad. Nuestra gestión de costes y liquidez ha sido un punto de referencia. Protegimos nuestro negocio para que podamos volver a ponernos en marcha a pleno rendimiento una vez que termine la crisis”.

Perfeccionamiento del programa de rentabilidad

Con esto en mente, Porsche perfeccionó una vez más su ambicioso “Programa de Rentabilidad 2025”. “Nuestro nuevo objetivo es mejorar el resultado acumulado hasta los 10.000 millones de euros para 2025, y en 3.000 millones de euros anuales a partir de entonces”, explica Lutz Meschke. “Lo más importante de nuestro plan de rentabilidad es que no se trata únicamente de ahorro, sino también de innovación. No es cuestión de recortar gastos, sino de la optimización inteligente de nuestros procesos y del desarrollo de nuevas ideas de negocio”. En un ambiente de mercado difícil, Porsche ha mantenido constante el número de empleados, que se sitúa en unos 36.000. “Nadie tiene que preocuparse. Hemos cerrado un acuerdo sobre seguridad de los puestos de trabajo que garantiza el empleo hasta 2030”, comenta Lutz Meschke. “No hemos recortado empleos ni nos hemos deshecho de ninguna empresa subsidiaria. Por el contrario, estamos invirtiendo en nuestros trabajadores y en nuestro futuro, lo que va dando sus frutos. Porsche ha aumentado su eficiencia y rebajado su umbral de rentabilidad. Desde esta posición, también queremos alcanzar el objetivo estratégico de un margen del 15% sobre las ventas en 2021, a pesar de la difícil situación económica”.

Porsche tiene como objetivo la huella de carbono neutra para 2030

Frente al continuo cambio climático, Porsche AG se fijó otro objetivo ambicioso: “La sostenibilidad es una parte importante de nuestra Estrategia 2030, tanto desde el punto de vista económico como ecológico y social”, dice Oliver Blume. “Lanzamos un programa integral de descarbonización con un objetivo firme en mente: para 2030, Porsche quiere tener una huella de carbono neutra en toda la cadena de valor. Lo lograremos evitando y reduciendo sistemáticamente las emisiones de CO2. Todas las plantas importantes, como Zuffenhausen, Weissach y Leipzig, tienen emisiones neutras de CO2 desde 2021. Hemos destinado más de mil millones de euros para la descarbonización durante los próximos 10 años. Ya se ha alcanzado el primer hito, pues el Taycan Cross Turismo, que se presentó a principios de marzo, es el primer vehículo neutro en CO2 durante toda la fase de uso”.

En 2020, un tercio de todos los vehículos Porsche entregados en Europa estaba electrificado total o parcialmente, mientras que a nivel mundial el porcentaje fue del 17%. En 2025, la mitad de los nuevos Porsche que se vendan tendrá un motor eléctrico. Para 2030, más del 80% será eléctrico.

Para Porsche, la acción responsable también entra en el ámbito de la gestión sostenible. En línea con esto, la compañía lanzó su programa “Porsche helps” (“Porsche ayuda”) durante la pandemia. Un altísimo número de empleados dedicó su tiempo o su dinero a proyectos benéficos. Para mitigar los efectos del coronavirus, Porsche aumentó sus donaciones hasta los 5 millones de euros, al mismo tiempo que se duplicaron las entregas de alimentos para organizaciones de ayuda humanitaria.

Rendimiento sólido en ventas

En lo que respecta a ventas, Porsche se benefició de su sólido posicionamiento global. El número de vehículos deportivos entregados a los clientes se mantuvo bastante estable. El coche más demandado fue el Cayenne, con 92.860 unidades entregadas. Esto supone un incremento del uno por ciento en comparación con el año anterior. Del Taycan se vendieron un total de 20.015 unidades en 2020, a pesar de que la producción estuvo parada durante seis semanas en primavera, justo cuando empezaba la fabricación del nuevo modelo y se presentaba en numerosos países. China se mantiene como el mayor mercado, con 88.968 vehículos entregados en 2020, lo que equivale a un aumento del tres por ciento en comparación con 2019. Las regiones de Asia-Pacífico, Oriente Medio y África también continuaron creciendo, con 121.641 vehículos entregados en 2020 (+4% respecto a 2019). Porsche vendió un total de 80.892 automóviles en Europa. En América la cifra fue de 69.629. 

Compartir