Menú

Walter Röhrl prueba el nuevo Cayenne de altas prestaciones

Walter Röhrl ha estado poniendo a punto un prototipo ligeramente camuflado de un nuevo y potente Cayenne, durante una dura sesión de pruebas para analizar su potencial. El bicampeón del mundo de rallyes y embajador de Porsche completó numerosas vueltas al volante de este SUV de altas prestaciones en el trazado de Gran Premio del circuito de Hockenheim. En su valoración sobre la dinámica de conducción del vehículo, describía al nuevo Cayenne como un “gran paso adelante en comparación con todo lo que hay hasta el momento. Este coche redefine el significado del término SUV”.

Desde su lanzamiento en 2002, el Cayenne ha mantenido el tipo de rendimiento que se espera de un Porsche, combinado con una gran versatilidad que facilita el uso diario. El Cayenne Turbo S de los primeros tiempos era especialmente dinámico, con una potencia de 521 caballos (383 kW), excepcional para el año 2006. Después, a partir de 2007, los modelos GTS fueron específicamente afinados para lograr la máxima deportividad. “Eran vehículos todoterreno que se podían conducir como deportivos; una verdadera sensación en aquel momento”, comenta Röhrl al mirar atrás hacia la primera generación del Cayenne, que tenía la denominación interna 'E1'. Con el nuevo modelo, que actualmente se está sometiendo a las pruebas finales y a su optimización como parte del desarrollo para la producción en serie, Porsche pretende reivindicar una vez más las mejores prestaciones de la categoría. El enfoque de esta versión se ha centrado en un rendimiento extraordinario en carretera, sin descuidar el confort de conducción y la facilidad para el uso cotidiano. La nueva variante está basada en el Cayenne Turbo Coupé actual, pero ha sido diseñada y desarrollada para proporcionar una dinámica longitudinal y lateral óptimas.

Todos los sistemas de chasis y control enfocados al rendimiento

Junto a otra serie de mejoras para todos sistemas de chasis y de control, el sistema de estabilización activa Porsche Dynamic Chassis Control tiene una contribución importante en el comportamiento de este Cayenne, con una nueva configuración más orientada al rendimiento. “El PDCC siempre mantiene la carrocería equilibrada y nivelada, incluso en las curvas más exigentes”, explica el piloto de pruebas de Porsche Lars Kern, que ha participado en el desarrollo del coche desde el principio. También ayuda en ese comportamiento exquisito un eje delantero completamente renovado: “En comparación con el Cayenne Turbo Coupé, las llantas delanteras son ahora media pulgada más anchas y la caída negativa se ha incrementado en 0,45 grados, para proporcionar un área de contacto mayor de los neumáticos deportivos de 22 pulgadas, desarrollados especialmente para este modelo”, comenta Kern, quien recientemente invitó a Walter Röhrl a Hockenheim para participar en los test.

Aunque los elementos visuales más destacados del nuevo Cayenne todavía permanecen ocultos bajo un camuflaje negro, Röhrl ya pudo sacar conclusiones detalladas del excelente potencial del nuevo Cayenne en cuanto a cualidades dinámicas se refiere. Acompañado por el rotundo sonido del nuevo sistema de escape de titanio, equipado con dos tubos que salen por la parte central trasera, el embajador de la marca dio varias vueltas a la pista de Hockenheim y quedó impresionado con los resultados: “El coche es increíblemente estable, incluso en curvas rápidas, y su comportamiento es muy preciso en las trazadas. Más que nunca, tienes la sensación de estar sentado en un deportivo compacto en lugar de en un SUV de gran tamaño”.

Compartir