Menú
El Porsche 356 SL en 1951. Primer triunfo en Le Mans.

El Porsche 356 SL en 1951. Primer triunfo en Le Mans.

Es bien sabido por los porschistas que en el año 1948 se desarrolla y fabrica el primer Porsche de la historia, el ligero 356, el sueño del Dr. Ferdinand Porsche. La fábrica ya funcionaba con normalidad cuando debido a su relación directa con las carreras de coches, Porsche lleva el desarrollo del pequeño deportivo hasta convertirlo en una máquina específica para competición, el Porsche 356 SL Coupé. 

A pesar de que Porsche no tenía un departamento como el actualmente dedicado a los motorsports, Ferry Porsche se dio cuenta de que un camino para aumentar las ventas estaba en conseguir la mayor cantidad de victorias en carreras. Esto rebajaría la necesidad de campañas publicitarias costosas, ya que las victorias en la pista de carreras serían bien cubiertas por la prensa automovilística y esto serviría como publicidad no pagada.

La decisión inteligente, audaz y decisiva de Ferry Porsche para construir deportivos para acudir a las carreras fue el primer paso que lanzaría a la joven empresa al foco de los motorsports, y que como ha demostrado el tiempo, les brindaría un importante reconocimiento internacional y grandes triunfos.

Esto surgió tras una reunión entre Ferdinand, Ferry Porsche, y Charles Faroux, organizador de la carrera de Le Mans, que tuvo lugar en el Salón de Ginebra de 1950. En esta reunión, se acordó que Porsche iba a inscribirse con dos vehículos en la carrera del año siguiente. Era la tercera edición de la carrera de resistencia por excelencia desde el final de la Guerra, lo que también convirtió a Porsche en el primer fabricante alemán en ingresar. 

El año clave para este vehículo por lo tanto es 1951, cuando sesenta coches de competición se colocaban en la parrilla de salida de la decimonovena edición de las 24 Horas de Le Mans. La fecha, el 23 de junio, primera carrera para el Porsche 356 SL en Le Mans y primera incursión de la compañía de Stuttgart en el gran circuito internacional de motor.

El motor del 356 SL era un motor bóxer derivado del Volkswagen de 4 cilindros y 1100 cc que desarrolló 46 CV y le otorgaba una velocidad máxima de alrededor de 160 km / h. El rendimiento fue brillante gracias a la filosofía de los inicios de Porsche "ligero pero ágil", un sello que la compañía llevó grabado durante muchos años. De hecho, las siglas  "SL" del coche significaba "Super Leicht" (Super Light). 

El 356 SL presentaba placas en lugar de las ventanas traseras del habitáculo, y las ruedas estaban cubiertas por carenados aerodinámicos. Los frenos hidráulicos reemplazaron el sistema de freno de tambor accionado por cable que se instaló en los autos Gmünd 356. Mientras que los paneles de la carrocería se fabricaban de aluminio, el chasis y las puertas estaban hechos de acero.

Teniendo en cuenta que la estructura del techo era simple aluminio y que el automóvil carecía de barras de seguridad internas o cinturones de seguridad, solo se puede admirar la valentía de los conductores.

Se hizo un trabajo considerable para reducir el peso en el automóvil, y para ello se retiró el sistema de calefacción, mientras que también se instaló un volante ligero. Pero, por otro lado, las alfombras se mantuvieron en el automóvil al igual que el encendedor de cigarrillos, así como una bobina adicional en el compartimiento del motor y una bomba de combustible eléctrica que se instaló en el panel interior del lado del conductor. Para hacer frente a los rigores de las 24 horas, se instalaron en el frente amortiguadores telescópicos de doble acción Hemscheidt. 

Los dos Porsche 356 SL se prepararon específicamente para la carrera de Le Mans de 1951. El coche #46 fue conducido por Edmond Mouche y Auguste Veillet. El número 47 fue dañado en los entrenamientos por Rudolph Sauerwein y no participó finalmente en la carrera.

En su primera participación en el circuito de la Sarthé, Porsche logró un merecido puesto 20 en la clasificación general, pero sobre todo, la victoria de clase en 751-1100 cc, el origen de la laureada historia de nuestra marca en Le Mans.

Después de la victoria, Porsche envió ese mismo año tres 356 SL a Max Hoffman, su distribuidor en Estados Unidos, numerados con chasis #054, #055 y #063. Estos vehículos ganarían carreras importantes en territorio americano lo que supuso la promoción de la marca gracias a sus hazañas.

El último capítulo en la vida del #063 se produjo cuando coleccionista de Porsche, Cameron Healy, se enteró que éste 356 buscaba nuevo garaje. Junto con Rod Emory, se dispusieron a descubrir más de la historia del automóvil, ya que quedó claro que existía una gran posibilidad de que fuera el automóvil de Le Mans de 1951. Pese a  no ser el verdadero ganador de clase de Le Mans de 1951, es un auténtico "Gmünd" Porsche 356 SL actualmente en exhibición en el Museo Porsche.

Compartir 

Otros artículos que te interesarán