Menú

Hilary Duff, disfruta de la deportividad en un 911 Carrera S

Hilary quizás no sea la rubia más famosa de Hollywood, pero es una de las actrices más queridas y con mejor gusto de L.A. Como tantos iconos de la música americana con nociones de coches y estilo, esta milenial elige el Porsche 911 Carrera S cuando está al volante.

¿Quién es en realidad Hilary Duff? Nació en Houston, Texas, y desde muy pequeña sintió una fascinación absoluta por el cine y el teatro. De hecho, con seis años ya había estado viajando con su hermana mayor para el Cecchetti Ballet. Con diez, tenía clarísimo que su vida iba a ser actuar y cantar. Entre sus apariciones tempranas están Coraje de Mujer (1997), Guía de almas (1998) y Casper y la mágica Wendy. Lo que catapultó como un cohete a la fama a la Hilary niña fue, sin embargo, su papel protagonista en la serie Lizzie McGuire. En esta serie adolescente Disney Channel consiguió mostrar al mundo que podía producir creaciones propias de calidad. En esta producción y en la película que se estrenaría tras el éxito de la serie, vemos a Hilary establecerse como cantante.

Cuando Hilary firma con Hollywood records, el mundo es suyo. Su sencillo Metamorphosis y su álbum recopilatorio Most Wanted alcanzan platino y llenan estadios con temas como este. ¿Te suena?

Si crees que esta actriz se parece a todos los niños ricos de Hollywood, te equivocas. A diferencia de otros actores y músicos a los que la fama les afecta de forma negativa, ella se ha dedicado a construir una carrera musical, cinematográfica, empresarial (con su propia línea de ropa) e incluso como escritora, con la publicación de una trilogía. Con todo esto, le ha dado tiempo a ser mamá de dos niños. 

Pero vayamos a lo importante. Hilary Duff es conocida por los  coches que conduce, que incluyen un Porsche 991 Carrera S, Mercedes G55, Aston Martin DBS, y el Porsche Panamera. ¿Su favorito para el día a día? El Porsche 911 Carrera S. Chica lista. Con este icono de la elegancia Hilary lleva a cabo su rutina diaria. Así es imposible no tener estilo.

Nadie que vea un 911 en el asfalto se queda indiferente. El 911 es la suma de sus predecesores. Deja ver la tangencia entre los modelos que marcan la historia de los automóviles y una visión de futuro eterna. Tiene un diseño absolutamente atemporal y, por dentro, el alma de Porsche: una tecnología inspirada en las grandes victorias con la que soñar sin límites.


Escrito por: Javier Del Campo

Compartir