Menú
La próxima generación

La próxima generación

Celebrando el espíritu de Porsche con un viaje por carretera con las ocho generaciones del icónico 911.

Con el lanzamiento del Porsche 911 de octava generación, llega el momento no sólo de reflexionar sobre el espíritu de esta máquina atemporal, sino también de celebrar su futuro. Y no hay mejor manera de celebrarlo que reuniendo a un representante de cada época del 911 para un viaje por carretera de fin de semana - apodado el "Espíritu de Porsche".

Mientras que en algunos lugares los modelos tempranos y coleccionables de 911 son considerados simplemente como objetos de museo, en Tailandia muchos propietarios adoptan un enfoque bastante diferente, utilizando sus 911 para explorar las exigentes y muy variadas carreteras que recorren el país. Esto lo convirtió en el lugar perfecto para reunir por primera vez a las ocho generaciones de 911 en las carreteras públicas. Y debido a la naturaleza histórica del evento, sólo se sintió bien que la ocasión fuera documentada por diferentes generaciones de fotógrafos, todos ellos apoyados por otra marca emblemática alemana, Leica.

Stefan Bogner, entusiasta de Porsche desde hace mucho tiempo y editor de la revista Curves Magazine, que aúna su pasión por Porsche, el diseño y la conducción, es un diseñador de profesión. Hace 5 años tomó una cámara porque los fotógrafos que estaba contratando eran demasiado lentos para el estilo de reportaje que quería, y no pasó mucho tiempo antes de que su estilo único ganara reconocimiento mundial - la revista Curves Magazine se publica ahora en dos idiomas y es tan popular en Seattle como en Stuttgart.

Al otro lado del espectro fotográfico se encuentra Yik Keat, un joven fotógrafo urbano de Singapur que trabaja también como videógrafo y cuenta con casi 300.000 seguidores de Instagram. Habiendo soñado siempre con tener un Porsche, el viaje de 280 km no lo dejó indiferente, ya que pudo disfrutar de la oportunidad de captar la evolución de la silueta icónica del 911.

Y había muchos ejemplos para fotografiar, gracias a la sorprendente cantidad de Porsches únicos e inusuales que han llegado a Tailandia a lo largo de los años.

Acompañando el 911 Carrera S (tipo 992) se unió una mezcla ecléctica de predecesores: un 912, 911 Club Sport y un 964 Speedster, el trío perteneciente al coleccionista de Porsche Isarin Chaleiysilpa, un 996 GT3 RS con tan sólo 800 km de distancia en el cuentakilómetros, un 997 Turbo prístino y un 993 RS. Este último se considera el único en el país.

Maetup T-suwan, cuyo padre ha sido propietario de una serie de 911 a lo largo de los años, también trajo su 991 GT3, un coche de uso diario, mientras que el primer 992 en el país fue proporcionado por AAS Auto Service, el único importador y distribuidor autorizado de Porsche en Tailandia.

El viaje empezó en la ciudad sureña de Surratthani, en el Golfo de Siam, y atravesó el istmo de la Kra, cruzando Krabi y llegando a Phuket, en la costa de Andamán. Desde el bullicioso Surratthani las carreteras atraviesan vastas plantaciones, la densa selva tropical, pasando por vertiginosos karst de piedra caliza y rodales de árboles de caucho impenetrables hasta la luz del mediodía, antes de llegar a las espectaculares vistas de la bahía de Phang Nga, que se ha hecho famosa gracias a la emblemática película de James Bond, "El hombre de la escopeta de Oro".

El parentesco entre los conductores fue palpable durante las comidas de la picante cocina del sur de Tailandia, con una conversación animada y muchas risas; una verdadera familia 911 formada por una pasión intergeneracional.

Maetup T-suwan se hizo con su GT3 a finales del año pasado. Su padre ha tenido varios 911 y ha dicho: "Créeme, hijo, Porsche fabrica los mejores coches del mundo".

"Al principio no estaba seguro, pero creo que tiene razón", dijo Maetup, en un refrescante caso de acuerdo generacional, algo que parece demasiado raro en el mundo actual.

Isarin Chaleiysilpa podría haber elegido cualquiera de sus tres vehículos, pero en su lugar pasó mucho tiempo al volante del 912, entusiasmado con su increíble equilibrio y velocidad sin esfuerzo, y maravillado con las capacidades de un coche de la misma edad que él.

Como era de esperar, Vutthikorn Inthraphuvasak, que acababa de ganar una carrera en su Panther/AAS Motorsport GT3 en el Blancpain GT World Challenge Asia, se inclinó hacia la maquinaria más moderna: "Soy un hombre de los deportes de motor, por lo que me atrae la tecnología de los 911 más recientes". Cuando conduzcas el GT2 RS, vas a subir los niveles de adrenalina. Es más rápido que mi coche de carreras!" También elogió la facilidad de uso diario de los nuevos 911, haciéndose eco del consenso del resto del grupo.

Y aunque todos los participantes apreciaron claramente los coches más nuevos, fueron los miembros más jóvenes del grupo los que se sintieron más cautivados por la tecnología moderna que se ofrecía. Natthapon Sahawat, un joven de 21 años que viajaba con su padre, sonreía después de conducir el 992. "Me encanta el interior," dijo entusiasmado, "pero también me gusta el diseño exterior, se ve increíble. A mi generación le gustan los coches más anchos".

Sin embargo, después de darse un breve momento para considerar lo que acababa de experimentar al volante del 992, explicó que la verdadera atracción del 911 sigue siendo su facilidad de uso. "Quiero un coche para todos los días. Algo que es deportivo pero no difícil de conducir" - un atributo que es atractivo para todas las generaciones.

De hecho, tanto si se trata del nuevo 992 Carrera S, Speedster o cualquiera de los modelos Club Sport, RS o GT3 más deportivos, el alma del 911 brilla. Y aunque cada generación mejora respecto a la anterior, con ocho generaciones de 911 juntas en carreteras reales, es obvio que está en el ADN del 911 no sólo ser deportivo, sino también ser realmente útil en el día a día - una conclusión, que incluso en la exótica costa del sur de Tailandia es francamente ineludible.

Compartir 

Otros artículos que te interesarán