Menú

La reinvención de Porsche tiene nombre de SUV

En 1998 Porsche decidió dar un paso al frente y dar luz verde al que se convertiría en el primer SUV de la marca. Algunos pensaban que con este proyecto se ponía en riesgo el alma deportiva de Porsche y que la marca se alejaría demasiado de su esencia, pero un todoterreno deportivo era posible y Porsche los sabía. El ADN del Cayenne era en realidad el mismo que el del 911 más rápido. 

El Cayenne comenzaba a tomar forma en Leipzig, pero no fue hasta el año 2002 cuando comenzó la fabricación del que se convirtió en el primer SUV de Porsche.

Este proyecto, con el que Porsche hacía una pequeña incursión en el mundo de los SUV, se convirtió en un punto de inflexión para la marca. De este proyecto nacieron tres generaciones del Cayenne y se desarrollaron después más vehículos que se alejaban del icónico 911, como el Panamera o el Macan, pero que nunca han perdido su deportividad. Porsche lograba con su primer todoterreno reinventar parte de su historia y convertirse en mucho más que una marca de deportivos de lujo. 

Parte del desarrollo de ese primer Cayenne se realizó en España, concretamente en Bassella, un pueblo de la provincia de Lérida. Sus capacidades 4x4 fueron puestas a prueba y refinadas en Cataluña con el objetivo de que no solo fuera un SUV de altas prestaciones y alma deportiva, sino convertirse en el todoterreno de lujo que cualquiera desearía. Su potencia unida a su capacidad para hacerse con el control en cualquier terreno, le convirtieron en un auténtico campeón cuyas capacidades iban más allá del asfalto y las carreteras convencionales.

En esta primera generación del Porsche Cayenne pudimos ver cuatro modelos, el Cayenne con una potencia de 250 CV, el Cayenne S con 340 CV, el Cayenne Turbo con 450 CV y el más potente de todos que alcanzaba los 520 CV con un motor V8 biturbo de 4.5 litros, el Cayenne Turbo S. 

En el año 2016, 14 años más tarde de que ese primer Cayenne pisara la calle, se alcanzó la cifra mágica de 750.000 unidades vendidas. Un número que sigue creciendo -en marzo de 2019, la cifra de venta alcanzaba ya las 864.200 unidades- y que ese primer SUV de Porsche ni imaginaba cuando conoció el mundo. 

La demanda del Cayenne se disparó desde su lanzamiento y Porsche democratizó el sueño de los porschistas poniendo este vehículo al alcance de muchos enamorados de la marca que hasta ese momento consideraban imposible hacerse con uno.

La segunda generación del Porsche Cayenne llegó aligerando el peso en todos los modelos -de los 2.245 kg que pesaba el Cayenne S se pasaron a 2.085 kg, por ejemplo-. Una generación que ganaba dinamismo y que mejoraba también la motorización en todos sus modelos.

Sin perder la esencia de la marca, el Cayenne continuaba su evolución hasta alcanzar con el Cayenne Coupé su máximo esplendor. Con la presentación mundial del Cayenne Coupé en 2019 Porsche ampliaba la tercera generación de su gama SUV y lo hacía con un modelo más deportivo que nunca y mucho más ligero que sus antecesores, pero ganando aún más potencia.

Formas más limpias, un spoiler posterior adaptativo, una línea de techo más inclinada y con caída hacia atrás que le aporta un aspecto aún más deportivo… Todos los detalles abrazaban el alma de Porsche y lo hacían en dos modelos, uno con un motor de seis cilindros turbo con 340 CV de potencia que aceleraba de 0 a 100 km/h en 6 segundos, y otro con un fantástico motor V8 de 4 litros con doble turbo que alcanzaba los 550 CV de potencia y que conseguía rebajar la cifra de 0 a 100 km/h a unos impactantes 3,9 segundos. Con estas cifras estamos sin duda ante un SUV muy deportivo se mire por donde se mire.

El Cayenne se ha convertido en un modelo tan importante para Porsche que es otro de los incluidos en el camino de la electromovilidad y ya tiene una variante híbrida enchufable. El Cayenne Turbo S E-Hybrid Coupé se presentaba al mundo con una impresionante potencia de 680 caballos.

La historia del Cayenne no ha terminado. Este modelo, nacido para reinventar Porsche, está entrando en la recta final de su segunda década en la familia y tiene puesta la mira en continuar el legado que comenzó en 2002. Y lo hará siendo más deportivo que nunca.

Compartir