Compartir 
Porsche Motorsport
Formula E
Porsche

Larga vida a la Fórmula E

Muchas grandes historias comienzan con garabatos en una servilleta. El Escudo de Porsche, por ejemplo, comenzó como un boceto que Ferry Porsche dibujó sobre una de ellas, lo primero que tenía a mano en ese momento. De la misma manera Alejandro Agag contaba en 2011 su idea a Jean Todt, presidente de la FIA, garabateando sobre una servilleta un sueño: el primer campeonato internacional de monoplazas totalmente eléctricos del mundo. 

Desde entonces, la Fórmula E que se dibujó en el reverso de una servilleta, ya ha ganado el estatus de Campeonato Mundial para convertirse en el ABB FIA Formula E World Championship. Debutó tres años después de que en ese restaurante de París comenzó a fraguarse en la noche del 3 de marzo de 2011 lo que hoy conocemos como Fórmula E. 

Su fundador, Alejandro Agag, junto con la Federación Internacional del Automóvil, crearon la  competición de automovilismo que más rápido ha crecido en la historia. La idea era que gracias a estas carreras se fomentase la investigación y desarrollo de coches eléctricos y que estos ganasen popularidad entre el gran público.

El 13 de septiembre de 2014, un total de diez equipos compitieron por primera vez en el ePrix de Pekín con sus prototipos Gen1 que demostraban ya lo interesante de la electromovilidad también en el motorsport. Con una tecnología de batería eléctrica que nunca se había probado en una pista de carreras, los prototipos que corrieron en esa primera pista sentaron el precedente de la Fórmula E. Desde entonces solo ha habido evolución. 

Con el fin de hacer que las carreras sean aún más interesantes, los coches cuentan con el famoso Fanboost desde ese primer campeonato, que permite a los fans tener un papel activo en la carrera mediante el voto para otorgar a su piloto favorito un impulso adicional de potencia. Solo los más votados lo consiguen.

El calendario inaugural llevó la Fórmula E a 14 países y se ha encargado de mostrar la competición eléctrica como un ejemplo vivo de que el futuro eléctrico es posible y de que la movilidad sostenible es apasionante. Y lo mejor es que lo ha hecho poniendo el foco en las grandes urbes, porque una de las características más interesantes de la Fórmula E es que sus carreras se viven en pistas urbanas en el corazón de ciudades como Londres, Miami, Pekín o Berlín.

Durante la segunda temporada se cambió la normativa, permitiendo que los equipos diseñaran sus propios motores, cajas de cambios y suspensión trasera. En la tercera temporada se vivió un hito histórico al celebrarse una doble carrera en la ciudad de Nueva York, la primera que se celebraba en la Gran Manzana desde 1896.

En la cuarta temporada del campeonato se introdujo la novedad de que los pilotos ya no tendrían que cambiar de vehículo y en la quinta, se comenzaron a usar los Gen2. Vehículos con más potencia y una batería más ligera de 250 kW (225 bhp), que permitía una velocidad máxima de 280 km/h (174 mph). Este aumento de las baterías eliminó las paradas en boxes haciendo que los coches pudieran cumplir con el nuevo formato de 45 minutos en carrera, sin pausas.

El Modo Ataque se incorporó en esta quinta temporada, la de 2018/19, como una de las opciones que pueden usarse durante la carrera. Se trata de una zona de activación por la que pueden pasar durante la carrera para conseguir 35 kW de potencia adicionales e ir así más rápidos en las siguientes vueltas. Una herramienta que aumenta las posibilidades estratégicas para cada piloto y en cada carrera.

Uniendo el deporte, la competición y la tecnología, Porsche no podía perderse esta cita y desde la temporada 2019/20, la sexta de este campeonato, el equipo TAG Heuer Porsche forma parte de la Fórmula E como una de las marcas participantes.

André Lotterer consiguió en la primera carrera de Porsche un segundo puesto, en el Diriyah E-Prix disputado en Riad (Arabia Saudí) con el Porsche 99X Electric número 36. Desde aquella primera carrera y del excelente debut del eléctrico de Porsche, los ingenieros de Weissach hicieron importantes mejoras en el sistema de propulsión de cara a la temporada 2020/21. 

Porsche cree en el futuro de la Fórmula E y está más implicada que nunca, por eso ha decidido estar presente en la temporada 2022/2023 del Campeonato del Mundo de Fórmula E ABB FIA con los nuevos monoplazas Gen3.

La electromovilidad busca, en un futuro ya muy presente, reducir las emisiones que los coches producen. Pero no es algo reñido con la deportividad, el motorsport ni mucho menos la velocidad, y eso es algo que la Fórmula E ha demostrado con creces y que Porsche seguirá evidenciando en cada carrera. 

El mañana de este campeonato de eléctricos y de Porsche augura grandes momentos y su proyección sigue creciendo. Larga vida a la Fórmula E.

Otros artículos que te interesarán

Neel Jani completa con éxito un lanzamiento de Porsche
Formula E / Porsche Motorsport / Porsche racing

El proyecto Formula E de Porsche Motorsport ha logrado un hito.

Neel Jani (...

07/03/2019
Porsche / Porsche Motorsport / Le Mans

Con el objetivo de sustituir un coche mítico, el Porsche 936 que ganó tres años en Le...

13/02/2020