Menú
Mantener la cabeza fría

Mantener la cabeza fría

Viajar con seguridad sobre el hielo y la nieve, éste es el objetivo de los cursos de conducción de invierno. En un artículo de invitado, Walter Röhrl explica de qué tratan los cursos.

Mis colegas pilotos de rally tienen la misma opinión que yo: que sólo cuando un vehículo se encuentra en condiciones de inestabilidad se puede convertir la conducción en algo similar a una forma de arte. Para los pilotos de carreras activos, conducir así es básicamente parte de su día a día, mientras que los conductores normales deberían practicar regularmente en este tipo de condiciones para poder aprender sobre las medidas de seguridad y sobre cómo controlar un vehículo.

Conducir puede convertirse en algo parecido a un arte
 

Idealmente, los conductores deberían asistir a cursos de conducción especial para este propósito, como los que ofrece Porsche Driving Experience. Estas condiciones de conducción inestables ocurren mucho más a menudo sobre superficies de hielo y nieve que sobre el asfalto o el hormigón, debido al coeficiente de fricción significativamente menor. Los neumáticos traseros pierden su control direccional mucho más rápido, y el vehículo patina. Pero no hay que entrar en pánico. Este tipo de condiciones se pueden simular mucho mejor sobre el hielo y la nieve que sobre el asfalto, ya que las velocidades son mucho más lentas y todo parece ocurrir a cámara lenta. Puedes practicar ampliamente conduciendo en esta clase de condiciones en un circuito de entrenamiento apropiado. Nosotros organizamos un curso de este tipo en el estado austríaco de Salzburg.

Las reglas de oro de la conducción sobre hielo y nieve
 

Como cabría esperar, siempre se aplican varias reglas de oro: ajustar tu velocidad (lo cual significa aminorar), y colocar neumáticos de invierno con un perfil más grueso y un compuesto de caucho más suave para darle a tu vehículo significativamente más agarre. Puedes experimentar el espectro del deslizamiento (aunque la parte más baja) a través de unos ejercicios prácticos, incluyendo un eslalon sobre hielo, un circuito, una prueba de frenos y una pista de conducción. Por lo general, un coche en una posición inestable se controla no sólo usando el volante, sino también el pedal acelerador. Basta con un golpecito en el acelerador mientras estás sobre el hielo para que los neumáticos traseros pierdan el control direccional y la parte trasera patine hacia fuera. El eslalon ofrece una muy buena oportunidad para practicar mientras conduces sorteando los conos.

En la interacción entre el acelerador y el freno, los pequeños movimientos marcan la diferencia

 

Las ruedas delanteras deben estar rectas, y luego debes presionar el acelerador – pero no recurras únicamente a la acción sin sentido, como un volantazo frenético, ya que esto puede conducir a la pérdida del control en la parte posterior. En la interacción entre el acelerador y el freno, los pequeños movimientos pueden marcar una gran diferencia: presiona el acelerador suavemente, luego gira el volante con cuidado hacia un lado y seguidamente hacia el otro. La parte de atrás se desplazará entonces en la dirección contraria, provocando el siguiente cambio de dirección.

Prácticamente todos los modelos de Porsche se ofrecen con tracción total inteligente, y los distintos conceptos de transmisión – motor frontal, motor central, motor trasero – ofrecen una gran oportunidad para familiarizarse con la dinámica y la física de la conducción. Mientras que los modelos con motor frontal tienden naturalmente hacia el subviraje (lo cual significa que el vehículo se desliza hacia adelante a través de las ruedas delanteras), los modelos con motor central y motor trasero son mucho más ágiles y, como resultado, también son más juguetones. El circuito es un buen lugar para practicar el cambio de dirección controlado, que se manifiesta de manera muy diferente con el sistema de tracción total inteligente que con una tracción trasera pura.

La práctica marca la diferencia
 

En mis vehículos de rally con tracción total (rígida), tuve que aprender a frenar con el pie izquierdo para evitar el subviraje. Gracias a la tecnología moderna, se puede hacer mucho con el pedal del acelerador: con un solo golpecito del acelerador, la parte de atrás se desliza hacia afuera y empezamos a cambiar de dirección, pero podemos controlar el radio y la velocidad con el acelerador.

A fin de cuentas, la práctica marca la diferencia: una vez que las condiciones se vuelven inestables, puedes ver quién tiene realmente su vehículo bajo control. Tras un día de entrenamiento intenso sobre el hielo y la nieve, deberían ser siempre todos los participantes del curso.

Ver más fotos

Compartir 

Otros artículos que te interesarán