Menú

Mark Webber, de la Fórmula 1 a ser parte de Porsche

Mark Webber, nacido el 27 de agosto de 1976 en Queanbeyan (Australia), debutó en la Fórmula 1 en el año 2002. Logró un más que impresionante quinto puesto con el equipo de Minardi en una complicadísima carrera que daba el pistoletazo de salida a su vida profesional en esta competición. Su experiencia dejaría estos datos: 42 subidas al podio, 13 pole position y 19 vueltas rápidas en los 12 años que duró su carrera profesional en la Fórmula 1.

Pasó por los equipos Jaguar Racing y Williams F1 hasta que finalmente llegó a Red Bull Racing en 2007 y dos años más tarde, logró su primera victoria en el Gran Premio de Alemania. En sus años en la Fórmula 1, el reconocido piloto ha sido doble campeón de los Grandes Premios de Mónaco y Gran Bretaña y ha subido 42 veces al podio. 

Un campeón que soñaba con las victorias y que no permitía que las excusas dominasen su discurso en el asfalto ni en la vida. El mismo afirma que “obtendremos lo que nos merecemos, y a nadie le interesa la lista de excusas por las que no va a pasar. Solo tienes que salir y hacerlo". 

Cuando en 2013 terminó su carrera en la Fórmula 1, por su sangre corría la velocidad. El tacto del volante y el rugido del motor es algo que nunca te abandona una vez que lo pruebas, y esa pasión le conducía irremediablemente a continuar su historia con una marca por la que siempre había sentido una profunda admiración. 

En el año 2011 Porsche decidió regresar al Campeonato del Mundo de Resistencia y a Le Mans, la competición en la que más había brillado a lo largo de su historia. No solo tuvo que construir un prototipo de clase 1, sino toda la infraestructura para llevarlo a cabo, desde edificios hasta el equipo técnico dedicado a ello. Y como no, reunir a un equipo que se encargara de llevar a la victoria de nuevo a Porsche en su competición más legendaria. 

Mark Webber cumplió un sueño en el año 2014 cuando pasó a formar parte del equipo de Porsche que competiría en el Campeonato Mundial de Resistencia de la FIA en la clase LMP1. El idilio con Porche comenzó y Webber tuvo en sus manos el Porsche 919 Hybrid, un prototipo empezado de cero y con propulsión híbrida, diseñado para cumplir con la nueva reglamentación del campeonato que se haría efectiva a partir de ese 2014. 

Los 900 caballos de potencia del Porsche 919 Hybrid nacían de la combinación entre un motor V4 turbo de casi 500 CV con dos sistemas de recuperación de energía y un motor eléctrico con más de 400 caballos de potencia. Este prototipo recogía la energía no solo de la frenada, sino también de los gases del tubo de escape.

Con esta bestia y junto a Brendon Hartley y Timo Bernhard, Mark Webber y Porsche construyeron un sólido equipo que se hizo en 2015 con la victoria en el Campeonato del Mundo de Resistencia. Según el propio Webber, “la preparación para Le Mans es realmente de la vieja escuela y eso me encanta. Tiene tanta tradición e historia, que eso sólo, muestra lo grande que es todo el evento”. 

Le Mans se convirtió en la gran victoria de la carrera como piloto de Mark Webber, y aunque su equipo consiguió acumular 8 victorias y 14 podios en tres temporadas y ayudaron a que Porsche se hiciera con el título mundial de fabricantes dos veces, ese Le Mans se convirtió en un sueño hecho realidad que cualquier piloto perseguiría: hacerse con la victoria en la carrera más dura del mundo.

En el año 2016, Mark Webber se retiró de la competición como piloto, pero su vinculación con Porsche es un sólido compromiso. Ahora no solo es embajador de la marca, sino que su experiencia como experto es un pilar fundamental para el futuro de Porsche en la competición. Mark Webber se ha convertido en sinónimo de Porsche y en uno de los miembros de esta gran familia.

Nueve veces ganador del Gran Premio de Fórmula 1, campeón mundial de resistencia de la FIA, orador, deportista nato, piloto de helicóptero y por encima de todo, amante de Porsche.

 

Compartir