Menú

Nürburgring y Porsche en cinco récords históricos

Pegados al asiento, con las manos sujetando el volante como si fuera una extensión misma de los dedos. Las curvas medidas, cada centímetro calculado. Nada se deja al azar y cada movimiento está estudiado con mimo. La pista de Nürburgring es para Porsche un examen que superar en el que el objetivo es siempre la matrícula de honor. 

Repasamos cinco récords que han hecho historia en el mundo del motor y que convierten a Porsche en el rey del Infierno Verde.

El Porsche 956 C, un récord de Nürburgring que duró más de 30 años

Durante 35 años, Stefan Bellof fue el piloto más rápido de Nürburgring. El récord lo consiguió manejando un Porsche 956 C durante la sesión de clasificación de los 1.000 kilómetros de Nürburgring. En mayo de 1983 lograba una vuelta en 6:11.13 minutos. 

Con un motor bóxer biturbo de 2.6 litros y seis cilindros, el piloto sacaba el máximo partido a los 620 CV de potencia y el poco peso del vehículo de competición, apenas 800 kilogramos. Durante 35 años y 31 días, el récord de 6:11.13 logrado por Bellof no había podido superarse hasta que llegó un digno sucesor, el Porsche 919 Hybrid Evo.

El Porsche 919 Hybrid Evo, el más rápido del Infierno Verde

Timo Bernhard fue el piloto encargado de batir la barrera de seis minutos con el 919 Hybrid Evo en el Infierno Verde en el año 2018. El 29 de junio de 2018 el alemán Timo Bernhard recorría los 20,832 kilómetros del circuito de Nürburgring Nordschleife en 5:19.55 segundos. 

Con una velocidad media de 233,8 km/h, Porsche volvía a hacer historia después de que el Porsche 919 Hybrid Evo consiguiera rodar el 9 de abril del mismo año en el circuito de Spa-Francorchamps más rápido que un Fórmula 1, en aquella ocasión con Neel Jani al volante. 

El más salvaje, el Porsche 911 GT2 RS

El 16 de abril de 2018, la pista de Nürburgring ardió con los 520 CV del Porsche 911 GT3 RS que se convirtió en el tercer modelo de la marca alemana que lograba bajar de los 7 minutos en el circuito de Nürburgring. El nueveonce atmosférico y su motor bóxer de seis cilindros y 4.0 litros conseguía marcar un tiempo de 6 minutos y 56 segundos. Pero no es el coche de calle más rápido de Porsche en esta pista.

El Porsche 911 GT2 RS de Manthey Racing se convertía en el modelo de calle más rápido en Nürburgring, completando una vuelta en 6:40 segundos el 25 de octubre de 2018 en manos del piloto Lars Kern.

Gracias a un paquete de mejoras Manthey y una puesta a punto específica para el circuito  que los ingenieros de Porsche y expertos del equipo de competición Manthey Racing llevaron a cabo, se editó el chasis y la aerodinámica para conseguir una mayor eficacia hasta en las curvas más complicadas. 

Un año antes el Porsche 911 GT2 RS conseguía alcanzar los 6 minutos y 47.3 segundos y después conseguía demostrar que es el coche más eficaz, potente y salvaje de Porsche con sus 700 CV.

El Porsche Cayenne, el SUV más rápido del Infierno Verde

El gran logro del Porsche Cayenne ha sido muy reciente ya que es oficialmente el SUV más rápido en Nürburgring. Ha conseguido una vuelta al trazado en solo 7:38.925 minutos, demostrando que sea cual sea el vehículo de Porsche del que hablemos, lo haremos de un deportivo.

El pasado 14 de junio de 2021 el Cayenne hizo historia solamente modificando su asiento, que se convirtió en uno de competición, y añadiendo unas barras antivuelco para protección del piloto, de nuevo Lars Kern.

El último récord en Nürburgring: el Porsche 911 GT2 RS

El último y más reciente ha sido el del Porsche 911 GT2 RS que se ha llevado a casa un nuevo récord del Infierno Verde. Equipado con el Kit Performance de Manthey, el Porsche 911 GT2 RS se ha convertido en el nuevo rey de la pista al conseguir ser el vehículo de producción homologado para circular por carretera más rápido en dar una vuelta a Nürburgring, con un tiempo de 6:43.300 minutos.

En manos del piloto de pruebas de Porsche Lars Kern, este deportivo de altísima gama ha volado a una velocidad media de 185,87 km/h. Y es que la clave de su éxito ha sido la aerodinámica mejorada: aletas frontales en el spoiler, bajos de carbono, un difusor modificado y discos de freno aerodinámicos en las ruedas traseras entre otras mejoras, que consiguen aumentar la carga aerodinámica y por lo tanto, la velocidad. 

Para reducir aún más el peso se han incorporado llantas de magnesio de 20 y 21 pulgadas que consiguen reducir 11,4 kilos el peso porque en el Infierno Verde cada gramo es importante.

Este es solo un pequeño recorrido por la historia de Porsche en Nürburgring, y sin duda es solo el comienzo de todos los récords que aún están por batir. 

Compartir