Menú

Porsche 911 GT3 RSR, la pureza salvaje de un deportivo

El primer Porsche 911 GT3 se presentó en el Salón del Automóvil de Ginebra en marzo de 1999. Un deportivo que seguía los pasos del legendario 911 Carrera RS 2.7 de los años 70 y que nacía para encarnar todas las cualidades de un coche de competición. Era un coche de calle para circuito.

Lo diseñó un equipo muy cercano al motorsport. Walter Röhrl, bicampeón del mundo de rallyes desarrolló junto a Roland Kussmaul, ingeniero de competición y un equipo de especialistas de Porsche Motorsport. Juntos se encargaron de trasladar a la carretera las cualidades de las que presumían los coches de carrera en la pista, y convertirlo en una máquina pensada para los pilotos más exigentes.

En mayo de 1999 salía de Weissach el primer 911 GT3. Desde entonces, generación tras generación ha sido el deportivo más puro de Porsche, el que tiene los genes de competición más arraigados. Iba sumando años y mejorando. El modelo del año 2003, por ejemplo, aumentaba la potencia de su motor bóxer hasta los 381 CV y en 2006 hasta los 415 CV. 

Novedades en su tecnología, como la incorporación de la suspensión activa Porsche Active Suspension Management (PASM) en 2006 o el alerón trasero y los bajos carenados que acoplaron en 2009, hacían de este modelo de calle una auténtica bendición para amantes de la competición porque todo, desde su estética hasta su motorización, tenía alma de motorsport. Tal fue su éxito que suma ya más de dos décadas de historia.

El primer modelo del 911 GT3 se encargó de sentar las bases de los que serían futuros coches de competición, como el 911 GT3 Cup o el extraordinario Porsche 911 GT3 RSR, un deportivo que encuentra su hábitat natural en el mundo de la competición.

Rebelde, salvaje y con el alma más libre, el Porsche 911 GT3 RSR es la versión más agresiva del 911 GT3. Cuando un coche recibe en Porsche recibe la denominación RSR es porque presenta las máximas prestaciones en circuito, y este lo consigue. Aúna manejabilidad y eficiencia para el piloto, y busca el podio con su espíritu puramente deportivo.

Con características exclusivas para la competición, el 911 GT3 RSR de Porsche era una versión para que profesionales del motor pudieran hacerse con la victoria en diferentes competiciones. Porque esta máquina tenía la velocidad para ganar y la capacidad de soportar como pocos las exigencias de carreras de resistencia.

El Porsche 911 GT3 RSR de 2004 se desarrolló a partir de un 996 GT3 con un motor bóxer de seis cilindros, 3.8 litros y 331 kW, y una caja de cambios de seis velocidades. Al tratarse de un coche para competición se redujo su peso usando paneles de fibra de carbono para conseguir una mayor velocidad. De esta versión motorsport solo se fabricaron 37 coches y en manos del equipo Flying Lizard Motorsports ganó tres de los cuatro títulos de American Le Mans Series en la categoría GT2 entre 2005 y 2008.

En 2006 se lanzó el 997 GT3 RSR basado en el Porsche 997 GT3 y homologado para circuito. De nuevo un motor de bóxer de seis cilindros que un año más tarde incorporaba una nueva transmisión manual secuencial de 6 velocidades que también se utilizaba en el RS Spyder. Una carrocería más ancha que su predecesor pero con una mejor distribución del peso y usando más piezas de fibra de carbono, como las puertas o el alerón. Las ventanas se fabricaron esta vez de policarbonato para conseguir una mayor ligereza.

En 2006 y en 2007 debutó en Le Mans esta nueva generación del Porsche 911 GT3 RSR dentro de la categoría LMGT2. La aerodinámica fue mejorando con el paso de los años en un modelo que corrió en numerosas carreras y ganó varias competiciones como la Petit Le Mans 2011 y 2013. 

El motor boxer de seis cilindros aumentaba su potencia hasta los 455 CV en 2011 gracias a un nuevo tubo de escape y a la gestión electrónica de la inyección, y mejoraba una vez más su aerodinámica. Lo mismo ocurría un año más tarde cuando el motor volvía a aumentar su potencia hasta los 460 CV y la carrocería se ensanchaba de nuevo. 

Llegaba 2013 y Porsche presentaba una nueva versión del RSR basada en el modelo 991 que competiría en la categoría LMGTE. Contaba con una caja de cambios más ligera y una suspensión más baja, lo que mejoraba su aerodinámica. Esa temporada 2013 se conservó el motor Mezger del modelo 997 GT3 RSR y el equipo Manthey Racing consiguió en la categoría GT hacerse con la victoria en las 24 Horas de Le Mans.

Desde la victoria de 2013 el Porsche 911 GT3 RSR se hizo con cuatro victorias y ocho podios en la Copa Constructores de GT en el Mundial de Resistencia FIA de 2015. Y la historia no acaba aquí porque el Porsche 911 GT3 sigue siendo el deportivo más puro y la versión RSR se convirtió en leyenda, ahora sobre los circuitos disfrutamos con el 911 RSR que ya suma en su palmarés algunos de los trofeos más importantes del Motorsport, como las 24H de Le Mans.

Compartir