Menú
Porsche 928: el Transaxle gran turismo

Porsche 928: el Transaxle gran turismo

El Porsche 928, es el segundo de los descendientes de la tecnología Transaxle, en este caso fue presentado en el Salón del Automóvil de Ginebra de 1977 y fabricado en serie desde 1978 hasta 1995.

El motor delantero era una de las prioridades de Porsche durante estos años en los que se buscaba surtir de una mayor variedad en los modelos, para así no depender toda la estratégica económica del buque insignia, el 911.  

Desde Stuttgart se buscaba la fabricación de un turismo que combinase lo mejor de un coupé con un turismo de lujo, equipado con un motor de gran cilindrada, que le permitiese recorrer grandes distancias con el confort y potencia suficiente; siempre teniendo en cuenta varios de los grandes factores desarrollados durante la historia por Porsche, la aerodinámica y el peso del vehículo.

Por eso, para el 928 se decidió darle gran importancia a la ligereza de la carrocería por lo que algunas piezas como las puertas, el capó y el spoiler delantero se fabricaron en aluminio en vez de chapa de acero galvanizado como el resto del chasis.

Otro detalle muy importante de este vehículo y que fue una gran novedad fue la completa integración de los parachoques en la carrocería. Además los faros redondos se activaban automáticamente hacia arriba.

Es innegable que el diseño del Porsche 928 marcó una época siendo claramente uno de los diseños más atrevidos y con gran personalidad. El amplio portón trasero, con su enorme luna le da el aspecto de un coche futurista, haciendo la trasera aerodinámica y redondeada.

La tracción de los modelos 928 corría a cargo de un motor V8 refrigerado por agua cuyos cilindros estaban dispuestos formando entre sí un ángulo de 90°, y que otorgaba 240 CV de potencia. La cilindrada del motor se amplió desde los 4,5 litros iniciales hasta alcanzar los 5,4 litros.

La transmisión se realizaba al igual que el resto de sus parientes según el principio Transaxle, es decir que por el reparto de pesos la caja de cambios se mantenía en la parte trasera del vehículo. Hay que decir que otra novedad del 928 es que fue el primer Porsche en añadir el eje trasero “Weissach” que permitía una mejor seguridad activa en las curvas, gracias a su capacidad estabilizadora.

La nueva creación de Porsche, pese a tener retractores, fue muy bien acogido por la crítica y por los usuarios. Tanto es así, que el Porsche 928 fue el primer modelo de la marca en ser galardonado con el premio al mejor coche de Europa en 1978, y el primer deportivo de la historia en conseguirlo.

Como es tradición y marca de la casa, se realizaron varias versiones del vehículo durante sus casi 20 años de fabricación.

El modelo de salida, todavía no incorporaba los característicos spoilers trasero negro ni frontal, pero si que incluía elementos y rasgos característicos como la luneta trasera o los intermitentes laterales.

El 928 S, ya añadió los spoilers delantero y trasero en poliuretano negro y el característico tubo de escape doble. Además se añadió el sistema de frenos de 4 émbolos con mordazas negras. A partir de aquí la cilindrada del motor aumentó hasta los 5 litros y la potencia se mantuvo entre los 300 CV y 288 CV dependiendo del año modelo.  

La versión 928 S4 añadió nuevos detalles como listones de protección laterales y revestimientos traseros del mismo color que el vehículo, además de aumentar la potencia del motor hasta los 320 CV.

En los últimos años de producción del vehículo se fabricaron las versiones Clubsport, GT y GTS, que fueron aumentando su potencia hasta unos increíbles 350 CV, con una acelaración de 0 a 100 en 5,7 segundos y una velocidad punta de 275 km/h.

El Porsche 928, vendió menos unidades que sus hermanos el 924 y el 944, algo extraño puesto que fue mejor recibido en general por los críticos durante la era Transaxle. En definitiva el Porsche 928 es un modelo muy querido y alabado por la marca y por los fans por su comodidad y potencia.

Compartir 

Otros artículos que te interesarán