Menú

Porsche Challenge: pura potencia Boxster

A los amantes más nostálgicos de los videojuegos de coches no se les puede haber olvidado el Porsche Challenge, un juego nacido de la unión de Sony y Porsche lanzado en 1997, y, que a día de hoy, sigue en el imaginario de los verdaderos amantes de la marca.

Al volante de un Porsche Boxster, unos de los deportivos de alta potencia más aclamados de la casa, cada jugador podía elegir entre seis personajes diferentes para conducir el vehículo: Beats, un DJ inglés, Dan, un kickboxer americano, Taka-bo, un joven hacker japonés, Marco, un mecánico italiano, Rachel, una modelo sueca y Nikita, una periodista francesa. Como personaje secreto teníamos al misterioso "test driver", que aparecía de vez en cuando en el ciclo de 20 carreras. Cada piloto tenía sus propias interacciones con los demás, lo que causaba diferencias en las conversaciones durante la carrera, entre elogios y ofensas y que lo convertía en algo más dinámico que los habituales juegos del estilo.

El modo interactivo, para los jugadores más exigentes

El Porsche Challenge disponía de tres tipos de carreras: el clásico, el largo y el interactivo, así como un modo de pantalla dividida para dos jugadores. El modo clásico era solo eso: corto y dulce, donde los jugadores disfrutaban de una carrera de estilo arcade clásica. El modo largo contaba con accesos directos adicionales y extensiones de pista, y el modo interactivo o dinámico era, sin duda, el más interesante y completo de todos: cada pista se volvía a mezclar y extender para un nuevo desafío. También existía el habitual modo multijugador para dos jugadores, en pantalla dividida, donde se podía elegir entre un modo de carrera individual o de campeonato.

Antes de pisar el acelerador del Boxster se podía elegir el formato de los controles, como arcade o simulación, cambio automático o manual, y la dificultad del ordenador. La carrera empezaba con el piloto elegido en el sexto lugar, y dependía de el salir de esa posición y ser el primero. La interfaz gráfica era independiente de la elección de los ángulos de la cámara. Mostraba tu posición, el tiempo total de la carrera, el tiempo para el siguiente punto de control, la cantidad de vueltas completadas, un pequeño radar circular para identificar la aproximación de los oponentes y el velocímetro.

Potencia y elegancia 

Una particularidad del Porsche Challenge se encuentra en su banda sonora, un elemento en que no todos los jugadores se fijan pero que, en este caso, hacía su labor a la perfección. Era totalmente interactiva. Muy animada cuando el jugador corría bien, angustiosa si empezaba a quedarse rezagado.

Como curiosidad, Porsche Challenge ofrecía la View Boxster, donde teníamos acceso a un pequeño video de poco más de 2 minutos donde se veía un pequeño making-of del Porsche Boxster, un coche que respira ADN Porsche y que enseña toda su potencia al primer toque en el acelerador. Un verdadero bombazo para los apasionados de la velocidad y de la elegancia.


Escrito por: Iván Burgos Murillo

Compartir 

Otros artículos que te interesarán