Compartir 
Porsche
Porsche Motorsport
24 Horas Le Mans

Porsche en Le Mans en cinco momentos únicos

La carrera de resistencia más importante del mundo comenzó en 1923 en el mes de mayo. Aún no era la que hoy es conocida como las 24 horas de Le Mans, pero fue la semilla que daría lugar a la que, 90 ediciones después, es considerada la carrera de resistencia más dura y famosa del automovilismo. 

La historia de amor de Porsche y Le Mans se remonta a 1951. Desde ese año se han vivido muchas carreras que han dejado en el historial de Porsche más de cien victorias. Porsche ha sido la única marca que ha competido sin descanso en todas las ediciones desde entonces. Siempre había al menos un Porsche situado en la parrilla de salida de las 24 Horas de Le Mans. 

Al pensar en Le Mans es inevitable que la nostalgia haga acto de presencia y recordemos cinco momentos míticos de la historia de Porsche en el Circuito de la Sarthe al norte de Francia.

El primer ganador: el 356 SL

Auguste Veuillet y Edmond Mouche se hicieron con la primera victoria para Porsche en su categoría, concretamente en la de 1.100 cm³. Un Porsche 356 SL gris cruzaba veloz la meta. Las siglas SL eran la abreviatura de “Super Leicht” (Súper Ligero). Su carrocería de aluminio conseguía reducir el peso hasta unos impresionantes 680 kilogramos.

El 917 y su hambre de victorias

En 1969 se construyó el primer 917. Se hizo para convertirse en una estrella que solo un año más tarde lograba la victoria en las 24 Horas de Le Mans. El Porsche 917 con la famosa livery "Salzburg Red" ganaba en manos de Hans Herrmann y Richard Attwood tras 343 vueltas. 

El 917 Cola Corta con el número 23 brillaba con en rojo y blanco gracias a un motor bóxer de doce cilindros refrigerado por aire y con 600 majestuosos caballos. Un año más tarde, Gijs van Lennep y Helmut Marko repetían la hazaña con un Porsche 917 KH.

Un cerdito corriendo en Le Mans

La culpa de que en 1971 hubiera un cerdito corriendo en las 24 Horas de Le Mans fue de Anatole Carl Lapine. El 917/20 al que apodaron “pink pig” fue la reina del baile en esa edición. Su conocida decoración acentuaba las curvas voluptuosas del coche a las que Lapine sacó el máximo partido con unas líneas punteadas en rojo sobre un color rosa que simulaban el mismo patrón que utilizan los carniceros para despiezar a los cerdos. 

Y aunque en esa ocasión no logró terminar la carrera por culpa de un accidente, la historia se reescribió en 2018 cuando Porsche celebró su setenta aniversario con un 911 RSR que revivía esta famosa decoración de cerdito. Lucía el número #92 y cruzó como campeón la línea de meta tras 344 intensas vueltas.

La triple victoria del Porsche 936 Spyder

Se hizo con tres victorias en las 24 Horas de Le Mans, la primera de ellas en 1976 cuando se convirtió en el primer Porsche turboalimentado que ganaba en la pista francesa. En 1977 Jacky Ickx, Jürgen Barth y Hurley Haywood repitieron la victoria con un motor turboalimentado que alcanza los 360 km/h. La segunda victoria consecutiva para el 936 Spyder que, de nuevo en 1981 y tras una espectacular remontada, volvía a ganar .

La década mágica del 956 y el 962 C

Solo un año más tarde se presentaba el 956, el primer deportivo de carreras de Porsche con monocasco de aluminio y una carrocería que generaba el efecto suelo. La velocidad que alcanzaba en las curvas, tan pegado al asfalto, era impresionante. Diseñado por Norbert Singer en 1981, el Porsche 956 era salvaje.

Un motor bóxer turbo de bajo consumo que pesaba 840 kilogramos y alcanzaba los 372 km/h. 630 CV de pura magia. En el año 1982, Porsche se hacía con una triple victoria con tres modelos del Porsche 956, el primero de ellos con Jacky Ickx y Derek Bell al volante.

En 1983 Porsche 956 conseguía en Le Mans nueve de los diez primeros puestos y en 1984, los siete primeros puestos fueron para siete Porsche 956. Y la racha continúa porque en 1985, Porsche conseguía su décima victoria con un 956 que había liderado 347 vueltas de las 373 de las 24 Horas de Le Mans. 

Tras varios cambios en la normativa de las carreras llegó el sucesor del 956, el 962 con el que Porsche repetía podio en el año 1986. El de Oscar Larrauri, Joël Gouhier y el piloto español Jesús Pareja quedaba en segunda posición, y el equipo oficial de Porsche con Derek Bell, Hans-Joachim Stuck y Al Holbert, quedaba primero no solo en ese año, también en 1987. Porsche llegaba así a la séptima victoria consecutiva. Ya era el rey de Le Mans. 

La carrera de las 24 Horas de Le Mans es sinónimo de lucha, resistencia y trabajo y en la 90 edición que se celebra el fin de semana del 11 de junio de 2022 se vivirá un momento histórico más, ya que será el último año que la división Motorsport compita solo en la categoría LMGTE con el 911 RSR. No es que vaya a desaparecer, algo impensable si hablamos de Le Mans y Porsche, sino que a partir de 2023 y tras los últimos cambios que ha vivido la carrera volará también en otra categoría, la conocida como Hypercars.

El flamante nuevo prototipo LMDh de Porsche competirá tanto en el Campeonato Mundial de Resistencia FIA WEC como en el Campeonato IMSA WeatherTech Sportscar. Y esta belleza ya ha dado sus primeros pasos para demostrar que la historia de Le Mans y Porsche solo acaba de empezar.

Otros artículos que te interesarán

Porsche / Porsche Digital

En un mundo en el que la transformación digital está omnipresente y afecta a las...

17/04/2020
Turbo carbon wheel
Porsche / tecnología / innovación

Porsche se ha convertido en el primer fabricante de vehículos del mundo en ofrecer...

23/08/2017