Menú

Porsche GT3 pack Touring, el lobo con piel de cordero

Reserva o cautela para guardar un secreto o para no contar lo que se sabe y no hay necesidad de que conozcan los demás. Así se define la discreción según los expertos, aunque si hablamos de un Porsche la acepción correcta para discreción sería Porsche GT3 pack Touring. Un lobo con piel de cordero que esconde mucho más de lo que a priori parece.

La potencia del Porsche 911 GT3 y sus 510 CV están esta vez escondidos en un exterior mucho más comedido, sin el característico alerón con el que se identificaría en un primer vistazo al deportivo. El pack Touring también podía disfrutarse en la anterior entrega del GT3, el 991, y en esta última generación ha decidido regresar. Aunque sus inicios se remontan al año 1973 cuando se presentó como una variante de equipamiento del 911 Carrera RS, no fue hasta 2017 que se presentó oficialmente este acabado para el GT3 que llegó para quedarse. 

La clave de esta denominación es que se trata de un diseño clásico pensado para aquellos que no quieren llamar la atención pero que no están dispuestos a renunciar al más potente de los 911. El alerón fijo trasero desaparece con el pack Touring del Porsche 911 GT3, pero no pierdes agarre ni velocidad porque la carga aerodinámica se garantiza con un alerón desplegable, mucho menos llamativo que el original.

Esta fiera de Porsche es lo más parecido a un coche de competición que se fabrica en serie y que puede conducirse en la calle. Su motor bóxer de seis cilindros, 4.0 litros y 510 CV, por ejemplo, nace del que utiliza el 911 GT3 R, y los acabados buscan la ligereza al máximo para que no pierda velocidad. 

El capó de plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP) o el cristal ligero para las ventanillas, contribuyen a que este deportivo solo pese 1.418 kilogramos con la caja de cambios manual que viene de serie. Ligera y potente, es una bestia salvaje solo apta para valientes.

En este acabado prima la elegancia así que las molduras plateadas de aluminio anodizado de alto brillo que se dibujan en los marcos de las ventanillas y los tubos de escape pueden ir pintadas en negro satinado brillante. Sea en plata o en negro, los detalles le aportan un toque especial al deportivo, así como el frontal pintado en el color de la carrocería. Sobre la parrilla del capó trasero el emblema “GT3 Touring” escrito de una forma sutil y delicada.

Los clásicos nunca fallan y el negro siempre será el color de la elegancia por antonomasia. Por eso si nos vamos al interior del vehículo el pack Touring apuesta por el cuero negro y por un relieve en el salpicadero y la parte superior de los paneles interiores de las puertas, también en negro. Detalles de cuero salpican el interior del deportivo y visten el techo y los asientos, estos últimos con la zona central en tela negra. Los asientos con costuras también en negro y el escudo de Porsche en relieve, en ese mismo color. 

Todo el equipamiento opcional del 911 GT3 puede combinarse con el pack Touring. Así, el deportivo podrá llevar la caja de cambios manual GT de seis velocidades que trae de serie o elegir la transmisión automática de doble embrague PDK de 7 velocidades.

El nuevo Porsche 911 GT3 tiene ahora una versión más discreta y elegante pero no por ello menos potente. Un lobo con piel de cordero para los más puristas que buscan que tanta potencia pase desapercibida para todos. Menos para ellos, que disfrutarán de cada gramo de deportividad mientras conducen.

Compartir