Menú

Speedster, sinónimo de exclusividad

En un coche la exclusividad es una cualidad que resulta especialmente atractiva. Sentarte donde pocos pueden y conducir un deportivo que está al alcance solo de algunos afortunados es una experiencia única. Sentir ese lujo es un regalo y el 911 Speedster es uno de esos modelos que encuentra en su exclusividad una ventaja que lo hace mucho más especial.

Antes de que la versión speedster llegase al deportivo más reconocible de Porsche, nacía en 1954 con el Porsche 356. Ocurría cuando el importador de coches Max Hoffmann aseguraba a Ferry Porsche que para aumentar sus ventas en Estados Unidos necesitaban un diseño pensado para ese mercado. Un modelo más ligero y económico que fuera descapotable. Así, el 356 1500 Speedster se convertía en el primero de la marca. 

Su modesto motor de 4 cilindros desarrollaba una potencia de 60 CV. Como base se usó la carrocería del cabriolet, pero con un parabrisas más pequeño y con cierta inclinación, y una ligerísima capota para proteger el interior en días de lluvia. El éxito en el mercado estadounidense fue más que evidente cuando hasta estrellas de Hollywood como James Dean se enamoraron de él. Desde ese primer speedster de 1954 al último que se fabricó en 1958, rodaron por un mundo un total de 3.676 ejemplares.

Años más tarde, 31 después de que el último speedster saliera de fábrica, volvía a las andadas con el Porsche G-Model 911. En el año 1989 se presentaba la versión speedster de este deportivo que a diferencia del cabriolet, incorporaba un parabrisas más inclinado y una doble cúpula trasera. Debajo se escondía un techo de accionamiento manual. La generación del 930 daba la bienvenida de nuevo a uno de los conceptos más especiales de Porsche del que se fabricaron 2.103 unidades.

Después de él pudimos ver otro speedster cuando el Porsche 964 tomaba el relevo al 930. En 1994, se fabricaron 930 ejemplares del Porsche 964 Speedster. Para mantener ese espíritu que impulsó al primero de la historia de Porsche, se mantenía la ligereza evitando aire acondicionado y elevalunas eléctricos entre otros accesorios, con el fin de reducir al máximo su peso.

El más especial de todos los fabricados hasta el momento fue el 993 Speedster de mediados de los noventa, el último modelo refrigerado por aire y del que solo se hicieron dos unidades: uno para Ferdinand Alexander Porsche y otro para el cómico Jerry Seinfeld, conocido coleccionista de coches. Ambos fabricados bajo pedido, es sin duda el más exclusivo de la lista.

El Porsche 997 Speedster fue una edición especial pensada para homenajear al primero de los speedster, de ahí que solo se fabricaran 356 ejemplares para todo el mundo. Costaban más de 200.000 euros cada uno y conservaba la esencia de diseño de sus antecesores con el techo manual escondido bajo la doble burbuja trasera. Con un color creado exclusivamente para este modelo, el Pure Blue, un interior inspirado en el mundo del motorsport y más de 400 caballos, este modelo se trata de una auténtica joya digna de un museo. 

El último speedster fabricado narra también el final de la serie 991 pero continúa con la esencia del descapotable con parabrisas y ventanillas laterales rebajadas tan característico de este concepto. El techo retráctil continúa siendo manual en el más moderno de los speedster de Porsche y se esconde como antaño en dos enormes jorobas de fibra de carbono sobre el motor. 

Se presentaba en abril de 2019 en el Salón de Nueva York recuperando una exclusiva tradición que con este modelo alcanzaba su mayor potencia con un bóxer de seis cilindros atmosférico, 4.0 litros y 510 CV. Partiendo del chasis y el motor de los Porsche 911 GT3 y GT3 RS recupera el cambio manual entregando a los más puristas un objeto de deseo. El Porsche 911 Speedster fue de nuevo una edición limitada con una cifra de fabricación casi mágica: 1948 unidades que celebraban los 70 años de Porsche. 

La versión speedster es un concepto único que no está abocado al olvido. Es sin lugar a dudas parte viva de Porsche y gracias a su exclusividad, seguirá señalando momentos tan especiales como hasta ahora.

Compartir