Menú

Sostenibilidad: Porsche establece objetivos ambiciosos

Porsche es sinónimo de coches fascinantes, de fábricas que gestionan los recursos de forma eficiente, de puestos de trabajo seguros y, además, aspira a jugar un papel pionero en la movilidad eléctrica. La compañía de vehículos deportivos con sede en Stuttgart se ha impuesto el objetivo de ser no sólo el constructor de automóviles más rentable e innovador del mundo, sino también de establecer unos estándares de sostenibilidad. El nuevo Informe de Sostenibilidad de Porsche concreta lo que se ha conseguido hasta el momento y cómo centrará la empresa su estrategia futura en este terreno.

El informe se presentó el lunes en una conferencia de prensa virtual. Éste es el segundo Informe de Sostenibilidad que publica el fabricante de vehículos deportivos desde 2014. Ha sido recopilado de acuerdo con los reconocidos estándares internacionales de Global Reporting Initiative (Iniciativa de Informes Globales o GRI, por sus siglas en inglés). 

"La sostenibilidad siempre ha sido uno de los elementos importantes que han guiado nuestros principios de negocio", manifestaba el Presidente del Comité de Dirección de Porsche AG, Oliver Blume. "Porsche está comprometida en su responsabilidad con las personas, con el medio ambiente y con la sociedad. El uso sostenible de los recursos es también un factor clave a la hora de mantener la competitividad a largo plazo y garantizar la supervivencia de las fábricas y de los puestos de trabajo".

Porsche hace este informe para contar al público, de manera transparente, las actividades de la compañía relacionadas con la sostenibilidad. En estos temas se incluye el uso cada vez más respetuoso de las materias primas, el potencial de desarrollo de las opciones de propulsión alternativas o la cuestión de cómo pueden llegar a ser aún más eficientes los nuevos modelos.

Así, con cada nueva generación de modelos, Porsche se marca el reto de reducir el consumo de combustible y las emisiones medias en torno a un 10% en comparación con los vehículos anteriores. En el caso del Cayenne S E-Hybrid se consigue una reducción de casi el 60% en consumo de combustible, según el ciclo NEDC (New European Driving Cycle), en comparación con el Cayenne S Hybrid precedente.

Además, las plantas de la compañía son modernas y respetuosas con el medio ambiente en su producción. El fabricante de deportivos cuenta con una de las fábricas de automóviles más eficientes del mundo, la de Leipzig. Las emisiones de CO2 están unas 12.000 toneladas anuales por debajo de las de otras plantas convencionales.

Por otro lado, Porsche es un empleador orientado a conseguir un alto rendimiento y, al mismo tiempo, con una marcada cultura social corporativa. Por ejemplo, Porsche dedica parte de sus fondos anuales para ayudar en su carrera profesional a los jóvenes desfavorecidos. El programa tiene como objetivo permitir a los participantes completar con éxito un curso de formación.

El informe de sostenibilidad y otros asuntos sobre esta materia están disponibles en www.newsroom.porsche.com/en/sustainability.

Porsche Cayenne S E-Hybrid: Consumo medio de combustible 3,4­ l/100 km, consumo medio de energía eléctrica 20,8 kWh/100 km; emisiones medias de CO2 79 g/km

Compartir