Menú

“Ahora soy una jugadora más madura”

Enero 2018: la mejor versión de Julia Görges de todo los tiempos se encuentra entre victorias y torneos. En el Australian Open en Melbourne, la nueva embajadora de la marca Porsche fue entrevistada por nuestro corresponsal Ulrike Weinrich. Una conversación sobre el éxito, la experiencia, su relación con Porsche – y sus problemas con el examen de conducir.

Has mostrado tu mejor versión durante los últimos meses del 2018. ¿Qué papel desempeña la confianza en el camino hacia el éxito?

Julia Görges: Cuando participas en demasiadas competiciones y ganas, automáticamente te vuelves más competitiva, y te haces cada vez más fuerte e inmune a ciertas situaciones. Olvidas los nervios. Es agradable ir a Stuttgart tras un comienzo de la temporada 2018 exitoso.

En el Porsche Tennis Grand Prix, ¿cuáles fueron las diferencias entre la Jule de 2011 cuando ganaste y la Jule de 2018?

En cuanto a mi juego, no hay comparación. El tenis se ha desarrollado mucho en los últimos años. En 2011, todavía era una niña pero estuve en el lugar correcto en el momento correcto. Todo salió bien. Jugué un torneo muy bueno, pero no era tan consistente y no tenia la madurez necesaria para poder evaluar las situaciones adecuadamente. La Jule de 2018 es una jugadora más experimentada y más madura que sabe qué hacer en determinadas situaciones y sigue su propio camino.

Tu relación con Porsche también ha cambiado. Ahora eres embajadora de la marca.

Este puesto significa mucho para mí. Me identifico totalmente con la marca, es una de las mejores y más reconocidas del mundo. Además, amo conducir.

Ella ha ganado uno: Julia Görges ama el 911

Cuando hablamos de Stuttgart, ¿las palabras “partido en casa” tienen otro significado para ti?

Si, por supuesto. Es un honor tener la oportunidad de representar la marca Stuttgart en todos los lugares que visito. Siempre es especial jugar en Alemania, pero obviamente lo es más en Stuttgart. Cuando voy, es como regresar a mi hogar. Hemos jugado ahí bastantes veces con el equipo de la Copa Fed. Una vez jugué un partido contra la checa Petra Kvitova en el que perdí 10-8 en el tercer set. A pesar de perder, es un recuerdo positivo porque la atmósfera era única. Hay una atmósfera muy especial en la Arena Porsche. La multitud ama el tenis y es fantástico cuando puedo darles lo mejor de mí a los fans alemanes.

¿Tienes un modelo Porsche favorito?

Por encima de todos, el 911 que obtuve cuando gané en 2011 el torneo en Stuttgart. Me trae maravillosos recuerdos. Es especial conducirlo. Ese Porsche me recuerda lo que logré en 2011. Como estoy viajando constantemente, desafortunadamente no tengo la oportunidad de llevármelo. Lo guardo para buenos paseos. Cuando estoy de viaje y voy con muchas maletas, el Macan es la mejor opción.

¿Qué es lo que asocias con conducir?

Estoy convencida de que soy en realidad una buena conductora. Pero pasé mi examen de conducir al segundo intento. Mi primero no duró mucho, tal vez solo cinco minutos. Después fue algo parecido a: “Muchas gracias, pero ya puedes salir, Ms Görges.” No tuve tiempo de enseñar mis habilidades...

Julia Görges en su mejor forma

¿Qué sucedió?

Todo comenzó de una forma muy rara. Tuve que abrir el capó y luego mostrar las partes del motor, como el filtro de aceite. Yo estaba molesta porque todos los demás simplemente van y obtienen su licencia de conducir cuando les toca.

¿Qué sucedió después?

Comenzamos en una zona de 30 km/h. Extrañamente, estaba justo al lado de mi vieja escuela. Los semáforos estaban rojos y luego tuve que usar el freno de mano porque estaba un poco cuesta abajo. Paré el motor, rodé un poco hacia adelante y ya no podía ver los semáforos. En el momento en que quise alejarme, las luces se volvieron rojas de nuevo. Eso fue todo. Mirando hacia atrás, es bastante gracioso. Pero en aquel entonces…

¿Conduces como juegas – rápido?

Me gusta conducir rápido cuando tengo la oportunidad y no hay nada de tráfico en las calles. Pero cuando veo que están llenas y tengo que adelantar para ir rápido, es mucho más cansado para mí.

En tu trabajo, tienes que viajar bastante en avión. ¿Te sientes bien cuando estás volando?

Bueno. No me da miedo. Me gusta dormir en los aviones y además, duermo bastante bien. Apenas estoy en el aire, caigo dormida.

Compartir