Menú

Los otros Porsche I: Tanques, tractores y aviones

En artículos anteriores ya hemos hablado de la Harley-Davidson VR-1000, una innovadora moto cromada, moderna, revolucionaria y, además, con un revolucionario motor desarrollado de forma conjunta con Porsche. Y, de los poderosos tractores Porsche-Diesel agrícolas de finales de los 50 y principios de los 60. En este artículo vamos a hablar de 'los otros Porsche'. Esos que se salen del estereotipo de automóvil deportivo de diseño.

Así es, la marca automovilística alemana ha hecho sus incursiones en otros facetas de la locomoción alejadas de los grandes circuitos de carreras a los que nos tiene acostumbrados. Y es que hay algo más allá del emblemático Porsche 911, el coche más perdurable, más vendido y más deseado de los deportivos de la historia.
 

Los otros Porsche: una historia antigua
 

Tras construir en 1898 el P1, el primer Porsche, el primer coche eléctrico de la marca y el primer campeón de la casa en 1900, Ferdinand Porsche se vio envuelto en la Primera Guerra Mundial, que asoló el planeta entre 1914 y 1919. Y entonces desarrolló para el ejército austriaco un tractor-remolque para piezas de artillería Lohner, empresa con la que había construido el P1 o Lohner-Porsche Semper Vivus. Y gracias a ello obtuvo el galardón de Doctor Honoris Causa por la Universidad de Viena.

Luego, en 1934, diseñó 3 prototipos de tractores de gasolina que alrededor de 1938 dieron lugar a un motor diésel completamente refrigerado por aire. Se trataba de un pequeño, pero robusto, tractor agrícola de bajo costo, que necesitaba un mínimo mantenimiento y fácil de manejar. Además no tenían marchas y Porsche diseñó un acoplamiento hidráulico entre el motor y la transmisión para sustituir al embrague. Una innovación técnica muy avanzada para la época.

Después, en 1937, el propio Ferdinand Porsche diseñó el Volkswagen Tipo 1. Un innovador automóvil para aquella época que recibió el popular nombre de 'beetle''escarabajo' en castellano, debido a sus formas. Su popularidad se extendió por todo el planeta, y todavía a día de hoy sigue circulando por las carreteras de todo el mundo.

Pero los años dorados se truncaron con la llegada de la Segunda Guerra Mundial, solo 20 años después de concluir la anterior gran guerra, y la fábrica de Volkswagen se reacondicionó para la producción de tanques. En esta época fue cuando el mítico ingeniero diseñó el Jagdpanzer Elefant, un carro de combate pesado apodado 'Ferdinand' por su creador. Así como el Leopard Type 100, un carro de combate medio con sistema híbrido diesel-eléctrico y con 2 motores V10 refrigerados por aire.

Más tarde también desarrolló 2 vehículos militares derivados de Volkswagen: el Kübelwagen Type 82, competidor en prestaciones del icónico Jeep estadounidense, y el Schwimmwagen Type 166, una versión anfibia del anterior.

Y luego participó en el concurso para la fabricación de los carros de combate Tiger. Así desarrolló el Tiger Type 101, un tanque pesado de más de 50 toneladas. Sin embargo, fue el fabricante alemán de armamento Henschell quien obtuvo el contrato.

Incluso, en 1943, cuando ya la aviación se posicionó como el arma protagonista de la contienda, Ferdinand Porsche diseñó, en colaboración con Dimler-Benz, el Maus Type 205, un gigantesco carro blindado de 1.080 cv de potencia gracias a su motor de 12 cilindros en línea.

Sin embargo, no todos los vehículos que Ferdinand Porsche diseñó en esos años fueron para uso militar. También fabricó el Volkstraktor, Type 111 y Type112, un tractor agrícola con motor de 2 cilindros en V, refrigerado por aire, 1.700 centímetros cúbicos y 15 caballos de potencia.

Más de 20 años después de terminada la guerra, Porsche siguió colaborando con la industria militar. Así, a finales de los años 60, participó en el desarrollo del prototipo Vergoldeter Leopard, embrión del Leopard 2, un moderno carro de combate de servicio en las fuerzas armadas alemanas, en algunos de sus aliados de la OTAN y en otros países de todo el mundo.
 

Los otros Porsche: la historia continúa
 

Fuera de los grandes circuitos de competición, de las carreteras de todo el mundo y de la industria militar, Porsche diseñó y fabricó otros vehículos a la largo de su dilatada historia.

Así, a finales de los años 50 diseño y fabricó desde bombas de agua hasta tractores agrícolas. Entre ellos el Tractor Porsche para cosechar café del que se produjeron más de 120.000 unidades hasta 1963. Este destaca por su compacto diseño futurista, aunque también nos recuerda a las antiguas locomotoras de vapor. Además se le dotó de un motor de gasolina para que los vapores del diesel no impregnaran los granos de café.

Unos pocos años antes, a mediados de los 50, también desarrolló los Tractores Porsche-Diesel de los que ya hablamos con detalle en un artículo anterior.

Años más tarde, a principios de los 80, Porsche se introdujo en el mercado de la maquinaria industrial. Así, diseñó y desarrollo para Linde una nueva gama de carretillas elevadoras. Además de aplicar las modernas innovaciones de ergonomía, estos 'toros mecánicos', como se conocen en la jerga profesional, son también innovadores en su bella estampa. Y por lo que han recibido numerosos premios de diseño.

A destacar que la colaboración entre Linde y Porsche sigue vigente en la actualidad.

Al mismo tiempo, Porsche participó también en el desarrollo de unos de los modelos más innovadores del mundo de la aviación; el Airbus 310. Y es que Airbus Industrie, la compañía fabricante, solicitó al Centro Técnico de Weissach de la marca alemana que diseñaran la cabina de vuelo de su nuevo avión comercial.

En el diseño del Arbus 310, una de las grandes innovaciones de Porsche fue utilizar pantallas informativas digitales, en sustitución de los tradicionales indicadores analógicos. En la actualidad es un instrumento de uso generalizado en coches y aviones comerciales, pero en aquel momento representó una gran primicia.

Y, ya metidos en la industria aeronáutica, la cosa no quedo ahí. Porque el Porsche PFM 3200 Aero era un motor de 6 cilindros en oposición horizontal y refrigeración por aire desarrollado por Porsche desde su línea de producción del mítico deportivo Porsche 911. La designación PFM responde a las siglas en alemán del departamento que diseñó los motores: Porsche Flug Motoren.

El motor Porsche PFM 3200 Aero salió al mercado alemán en 1984  y 2 años después se vendió en los Estados Unidos. Destacaba por su casi silencioso funcionamiento, el control directo con un solo mando y su bajo consumo, 13 litros a los 100 kilómetros a velocidad de crucero de un Cessna 182 Skylane.

Fue un motor muy apreciado por los pilotos de acrobacias y por los fans de Porsche con licencia de vuelo que lo incorporaban a sus aviones privados.

En el sector de las maquinarias industriales, Porsche también participó en otros dos proyectos, además de las carretillas elevadoras. Desarrolló las cabinas de las gruas todo terreno de la empresa estadounidense Terex Cranes, uno de los mayores fabricantes de grúas del mundo con presencia en 80 paises y los 5 continentes.

¿Cabinas de grúa y Porsche? Pues sí, aunque puede parecer raro la realidad es que resultó ser una exitosa colaboración. Así, el desarrollo de este nuevo diseño por parte de Porsche Engineering  tuvo un gran impacto para la marca del fabricante de equipos pesados.

Las claves fueron ergonomía, función y movilidad. El objetivo era unir la funcionalidad con la estética, tanto en el exterior como en el interior. Asimismo, se optimizaron varios componentes para facilitar el manejo de la pesada grúa por un solo operario desde la cabina.

Para acabar, no podíamos dejar de lado otra notable colaboración entre 2 gigantes. Desde 2010, Porsche y Scania trabajan juntas en el diseño y desarrollo de las nuevas cabinas tractoras del fabricante sueco de camiones pesados, autobuses y motores diésel. Scania acudió a Porsche por su experiencia en el uso de materiales ligeros y rígidos, así como del embalaje. Y con el objetivo de reducir el consumo de combustible de sus camiones.

Pero no contento con estas mejoras, Porsche diseño y aplicó los procesos necesarios para una mayor eficiencia en la producción de la flota de camiones de Scania.

La historia continúa... ¡No te pierdas el próximo artículo!

Compartir 

Otros artículos que te interesarán