Porsche Classic

1963. Esas son las unidades que se fabricaron de la edición limitada del 50 aniversario del Porsche 911. Y 1963 es también el año en que comenzaría la magia, el año en que nacería el mito.

La Pikes Peak International Hill Climb es también conocida como la Carrera hacia las nubes. Su recorrido no es otro que la subida a las montañas de Pikes Peak en Colorado Springs, en los Estados Unidos.

Durante el período en que Porsche dejó su hogar en Stuttgart para trasladarse a Gmünd, un pequeño pueblo al lado del parque natural Blockheide en Austria, fueron muchos los hitos históricos que marcaron un antes y un después en Porsche. 

El Taycan es el primer deportivo 100% eléctrico de Porsche.

El Porsche 911 GT2 es considerado el más salvaje de los Porsche y su nacimiento tiene que ver con la necesidad de adaptarse a la categoría GT2 que la FIA había creado a principios de los años 90.

A finales del año 1975, Porsche presentaba el nuevo Porsche 924, producto de una estrecha colaboración con Volkswagen y ensamblado en la vieja fábrica de NSU. El deportivo, que aunaba aerodinámica, ligereza y un extraordinario rendimiento, tuvo una gran demanda en el mercado.

El Porsche 993 se convirtió en un antes y un después. No solo por su majestuosa potencia y su tremenda velocidad, sino porque marcó un punto histórico para Porsche.

En el año 1965 Porsche se propuso un objetivo que marcaría la historia del 911.

Si buscáramos una experiencia de conducción única podríamos imaginarnos conduciendo un descapotable en alguna carretera sinuosa de la costa mientras cae la tarde. El sol acariciando la piel, el viento en la cara. Una imagen bucólica en la que las sensaciones se incrementan en cada curva.

Septiembre de 1973. Habían pasado 10 años desde que Ferdinand Porsche diseñó y presentó en el Salón de Frankfurt el primer 911. Una década más tarde llegaba una de las generaciones más longevas, la segunda. La gran serie G llegó para quedarse.

El Porsche 928 no solo es el famoso doble de sonido del Delorean de “Regreso al futuro”, o el coche de Al Pacino en “El precio del poder”, es también la semilla que dió lugar al Panamera más de treinta años después. 

La exclusividad se define como algo único y hasta como un privilegio al que solo unos pocos tienen acceso. En el mundo de los coches, contar con uno exclusivo es sin lugar a dudas tener un modelo que vale su peso en oro.